Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL MARTES, 26 DE MARZO DE 2013 abc. es internacional ABC OFICINA EN QATAR Hamid Karzai apuesta por la negociación con los talibanes M. AYESTARAN Soldados afganos extienden ayer una alfombra roja a las puertas de la cárcel de Bagram AFP Estados Unidos abandona su Guántanamo afgano La cárcel de Bagram, símbolo de la ocupación militar, pasa a manos de Kabul MIKEL AYESTARAN ron también su primer centro de detención de alta seguridad, un lugar comparable a Guantánamo, según los abogados afganos, debido al limbo legal de unos presos privados de derechos. Los más peligrosos Perdieron la batalla de los bis a bis con las autoridades estadounidenses, pero en 2008 el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) logró que se permitiera a los familiares de los presos de Bagram hablar con los suyos a través de videoconferencia. Gente llegada de todo el país, la mayor parte pastunes del sur, la zona más conflictiva, acudía a la oficina central del organismo en Kabul para escuchar y ver a través de un monitor a unos seres queridos a los que daban por desaparecidos. Nada más lanzar la invasión de 2001 los estadounidenses no dudaron en ocupar la antigua base soviética de Bagram, situada sesenta kilómetros al norte de Kabul, y diseñada para la llegada de suministro por vía aérea por lo que contaba con una pista de enormes dimensiones. Aquí establecieCon el paso de los años el número de prisioneros fue creciendo y se vieron obligados a construir un nuevo recinto junto a la base, pero hasta ahora se habían negado a transferir el control a las instituciones afganas. Después de más de un año de tiras y aflojas entre Kabul y Washington, Hamid Karzai ha logrado una de sus principales exigencias y los últimos 600 presos, los considerados más peligrosos, han quedado bajo responsabilidad exclusiva de Afganistán. EE. UU. ha accedido a dar este paso y ceder el control de la última prisión con la que contaba en suelo afgano el mismo día en que el secretario de estado John Kerry aterrizaba en Kabul en una visita sorpresa. Aunque la transferencia empezó el año pasado, algunos medios aseguran que Washington no ha dado la luz verde hasta que ha obtenido la garantía de que los líderes de la insurgencia no serán liberados. Afganistán tenía a 3.000 presos bajo su control y a partir de ahora también es responsable de los 600 restantes con lo que se cierra uno de los capítulos más oscuros de la invasión. En numerosas ocasiones organismos como Amnistía Internacional han criticado la falta absoluta de derechos de los presos y las autoridades afganas han denunciado torturas y malos tratos. La última denuncia la formuló el propio Gobierno afgano a comienzos de 2012 y entonces las autoridades de Kabul declararon que la existencia de cárceles dirigidas por extranjeros está absolutamente prohibida por nuestra Constitución Pero sin duda la mayor controversia se produjo después de que los soldados americanos quemaran varios ejemplares del Corán que pertenecían a los presos en febrero del año pasado lo que desató protestas en todo el país. Los profesionales del CICR atendían a los recién llegados y les ponían ante los monitores. Muchos llegaban de zonas donde no tenían televisión ni teléfonos. Sus caras al conectar con sus familiares eran de absoluta sorpresa. Mientras la OTAN cumple con los plazos marcados para su repliegue de Afganistán, previsto para 2014, Hamid Karzai trata de llevar adelante la agenda de reconciliación nacional donde la negociación con los talibanes es el primer punto. El presidente afgano viajará a lo largo de la semana a Doha para hablar del proceso de paz y negociar los detalles de la apertura de una oficina para los talibanes señaló el portavoz de Exteriores, Janan Mosazai. Como en el caso de la prisión de Bagram, en los contactos con la insurgencia Karzai también insiste en la necesidad de que el liderazgo sea totalmente afgano y por eso no dudó en criticar los intentos pasados de Washington de establecer negociaciones con los talibanes. Estos intentos acabaron en fracaso y ahora el dirigente pastún tratará de reconducir la situación. Arabia Saudí y Turquía fueron las otras dos opciones para la apertura de esta oficina talibán, pero finalmente se eligió Qatar. Karzai hizo pública esta decisión diciembre a través de un comunicado en el que por primera vez abría las puertas diálogo sin exigir a los insurgentes que primero detuvieran la lucha armada. La gran incertidumbre es conocer cuál será la respuesta del otro bando. El presidente Karzai AFP