Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL MARTES, 26 DE MARZO DE 2013 abc. es internacional ABC Los insurgentes centroafricanos de Seleka se disputan el poder Dos jefes de la alianza rebelde reclaman la presidencia en medio de saqueos y pillajes EDUARDO S. MOLANO CORRESPONSAL EN NAIROBI Pillajes y saqueos generalizados. Un binomio que, de momento, es la única herencia del golpe de Estado orquestado el pasado domingo en la República Centroafricana por la alianza rebelde Seleka. La situación en los últimos días es crítica. No hay ningún tipo de autoridad en las calles y la gente tiene miedo de salir de sus viviendas aseguraba ayer a ABC en conversación telefónica Anthony N zengué, residente en la capital, Bangui. En la actualidad, el movimiento Seleka- -un paraguas rebelde formado en agosto pasado por facciones disidentes de la Unión de Fuerzas Democráticas para la Integración (UFDR) la Convención de Patriotas para la Justicia y la Paz (CPJP) y el Frente Democrático de los Pueblos de África Central (FDPC) -cuenta con una base operativa cercana a los 3.000 miembros. Desde el principio, los amotinados exigieron el respeto por los acuerdos de paz de 2007 que implicaban la reintegración de los rebeldes en las fuerzas armadas (en una fórmula similar a la utilizada en 2009 al este de la República Democrática del Congo) así como la liberación de los presos políticos. Es precisamente, la excelsa motivación de los rebeldes su principal ventaja sobre las impagadas fuerzas estatales. Su oposición tampoco es que ayude a impedirlo. Ayer, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, confirmaba la muerte de al menos 13 soldados del destacamento desplazado a la capital (200 miembros) Mientras, el paradero del presidente oficial de la República Centroafricana, Francois Bozizé, continúa siendo una incógnita tras abandonar del país el pasado domingo. De un posible exilio hacia el Congo anunciado en los primeros momentos, se ha pasado a Camerún como posible destino. Sin embargo, y a pesar de sus victoria en el campo de Marte, entre los insurgentes comienzan a surgir ya las primeras fricciones. Solo unas horas después de que Michel Djotodia, líder del Sekela se autoproclamara presidente del país, Nelson N Jadder, portavoz de la Convención Patriótica de Salvación, otro grupo rebelde también perteneciente a la coalición amotinada, aseguraba que sus combatientes no reconocían al nuevo liderazgo. Tengo suficientes soldados leales a mí para atacar a Djotodia reconocía el portavoz rebel- de, quien aseguró que su intención es llegar a la capital el próximo miércoles. Precisamente, el autoproclamado presidente Djotodia anunció que disolverá la Asamblea Nacional, suspenderá la Constitución y legislará por decreto para liderar la transición del país En estos momentos, el mayor temor entre los insurgentes es que se repita la tendencia innata del Estado: desde su independencia en 1960, se han producido cuatro asonadas exitosas (cinco, con esta última) Y en todas ellas el protagonista militar extendió su poder durante años. Seleka no tiene ningún programa o estructura política, tampoco ideología clara ni exigencias precisas advertía el analista Alain Lamessi. Para el experto, en su forma actual, Seleka no puede ser considerada una alternativa creíble al régimen Bozizé Soldados rebeldes de la coalición Seleka custodian la entrada al Palacio Presidencial en Bangui AFP El doble juego de Francia en África es vergonzoso ENTREVISTA José Carlos Rodríguez Soto Consultor de la ONU en la Rep. Centroafricana MANUEL VALIÑO MADRID José Carlos Rodríguez Soto lleva casi treinta años en África. Llegó a Uganda como misionero en 1984. Desde el año COVEAL S. A. Anuncio de reducción de capital La Junta General Universal de 13 de marzo de 2.013 acordó por unanimidad la reducción del capital social en sesenta y dos mil quinientos ochenta y seis euros, para la restitución de aportaciones a los socios, en cuantía de 0,45 euros por cada acción, mediante la reducción del valor nominal de cada acción del actual de 6,10 euros a 5,65 euros. Lo que se comunica a los acreedores sociales, a fin de que puedan hacer uso de su derecho de oposición, en el plazo de un mes. Madrid, 13 de marzo de 2013. El Administrador Único: Don Alejandro Díez Gálvez. pasado trabaja para la ONU en Obo, al este de la República Centroafricana. Logró salir de la capital, Bangui- -en la que se encontraba desde enero- horas antes de la entrada de los rebeldes. ¿En que situación quedaba el país? -El viernes fui a la oficina y mi jefe me dijo: Sal de la casa donde estás. Los rebeldes pueden entrar en cualquier momento Me impresionó la desbandada general, gente corriendo en todas direcciones, taxis con hasta ocho personas... Nos llevaron a un hotel, a la espera de ser evacuados. Al día siguiente, yo dudaba si esperar o ir al aeropuerto. Me arriesgué, cogí un coche y llegué al que posiblemente fue el último vuelo comercial. Mis compañe- ros llevan dos noches sin poder lavarse y durmiendo en el suelo, en la oficina, de la que no han podido salir. ¿Cuáles son los acuerdos que, según los rebeldes, ha incumplido el Gobierno? ¿Qué reivindican? -Los acuerdos de paz firmados en enero se cerraron en tres días. Fueron algo ficticio; negociar algo así lleva meses. La alianza Seleka la forman, además, cuatro grupos distintos, por lo que se teme que puedan producirse luchas de poder. El problema es que, en cuanto sales de Bangui, el Estado no existe. No hay carreteras, ni centros de salud, ni seguridad. A muchachos que no han ido a la escuela les dan un kalashnikov y 200 dólares y se alistan. ¿Debe intervenir la comunidad internacional? -Francia ha jugado un papel vergonzoso. En Malí sí actúan, pero aquí no. Quizás no quieran tener dos frentes abiertos en África, pero si hubieran querido, lo habrían podido solucionar. También es necesario que se impli- quen más los países del África Central. Solo las tropas sudafricanas y la Guardia Presidencial han opuesto resistencia a los rebeldes. -El autoproclamado nuevo presidente, el rebelde Michel Djotodia, prevé celebrar elecciones en tres años. ¿Cree que aguantará todo ese tiempo? -La gente allí, en general, es bastante pacífica. Cristianos y musulmanes han convivido sin problemas durante generaciones. Pero en los últimos meses se ha empezado a identificar al Seleka con lo musulmán. La radio oficial ha hecho mucha propaganda contra los musulmanes. Y en diciembre, el Gobierno repartió miles de machetes entre sus seguidores. A Bozizé nadie lo va a echar de menos: no ha hecho nada por el país, salvo enriquecerse. Pero los rebeldes solo han traído más miseria a los territorios que han ocupado, destruyendo todo lo que encontraban y atacando incluso a las ONGs, violando, matando y saqueando. Hay miedo a que sigan haciendo lo mismo.