Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 CULTURA LUNES, 25 DE MARZO DE 2013 abc. es cultura ABC Se publica en España Mi vida querida colección de cuentos en los que la escritora canadiense escribe, de forma inédita y excepcional, sobre su propia vida INÉS MARTÍN RODRIGO MADRID Alice Munro Primera y última confesión as cuatro últimas piezas de este libro no son exactamente cuentos. Forman una unidad distinta, que es autobiográfica de sentimiento, aunque a veces no llegue a serlo del todo. Creo que es lo primero y lo último y lo más íntimo de cuanto tengo que decir sobre mi propia vida Así describe Alice Munro (Ontario, 1931) la parte final de Mi vida querida el último libro de la escritora canadiense que Lumen publica estos días en España. Se trata de una excepcional colección de cuentos, ese género literario que los más ilustres ignorantes se empeñan en definir como menor y en el que la narradora de Wingham se desenvuelve con una maestría que roza la genialidad, pues cada uno de ellos es un libro en sí mismo (Sarah Polley llevó al cine uno de sus relatos en Lejos de ella su debut como directora) El talento de Munro se condensa en estos catorce relatos (diez cuentos más las cuatro piezas a las que ella se refiere como unidad distinta y autobiográfica hasta destilar la brillantez a la que nos tenía acostumbrados en grandes obras como Escapada colección de cuentos que RBA publicó en 2005. Pero la excepcionalidad de Mi vida querida no solo reside en la pureza de sus personajes, almas huérfanas en la inmensa soledad del siglo XX, testigos impenitentes de su propia vida querida sino en que Munro se pone, por vez primera, frente al espejo de su propia narrativa. L Brillante sencillez A lo largo de las poco más de sesenta páginas que conforman el Finale de Mi vida querida Alice Munro rememora su infancia en una granja al oeste de Ontario, pocos años antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial. Habla de sus padres (granjero él, maestra ella) del ambiente de austeridad en el que se crió y que años después definiría, en gran medida, la brillante sencillez que define su obra, de sus sueños, sus esperanzas, sus miedos... No era que mi madre me impusiera realmente lo que tenía que sentir. Era una autoridad sin necesidad de cuestionar nada explica sobre la pe- La escritora canadiense Alice Munro ABC