Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 DEPORTES SÁBADO, 23 DE MARZO DE 2013 abc. es deportes ABC España, relajación fatal El acoso continuo no bastó, y el empate de Finlandia obliga a la selección a ganar el martes en Francia JOSÉ MANUEL CUÉLLAR GIJÓN Santi Cazorla intenta superar la oposición del finlandés Pukki REUTERS a de milongas que nos cuenta el marqués antes de los partidos. O eso o que los finlandeses lo hacían con todos menos con nosotros, Ni presión arriba, ni bandas solitarias ni cuentos de Caperucita. Una línea de cuatro, cinco por delante y alguna ayudita de Pukki. El famoso cerrojazo de Georgia fue un juego de niños al lado de la muralla china que levantó Finlandia. Y es que esto de ser campeona del mundo y que todo el mundo te tema más que a un tornado es un rollo de tomo y lomo. Porque nadie sale a jugar, sino a meterse en una concha de tortuga, cuanto más dura y coriácea mejor, y ahí se las den todas. Ya se sabía algo así. Lo que no se entiende es por qué España regaló medio tiempo sacando extremos que no lo eran, que entraban por dentro sin abrir el campo, que es lo que requería el partido. No hubo manera de entrar en el 9 y medio- medio que plantó Finlandia en el partido. Es cierto que esta clase de partidos requieren paciencia, desgaste y muchas dosis de toque, pero el choque se tornó irritante por momentos, sobre todo porque los de Del Bosque parecieron contagiarse de la monotonía del encuentro, demasiado lentos, excesivamente previsibles, muy reiterativos en sus intentonas. Los únicos dientes que sacó España fueron tiros lejanos que pocas veces sorprendieron a Maenpaa. El monólogo fue tal que a veces dio un poco de vergüenza ajena, con los centrales españoles metidos muchos metros en la medular rival, embotellados los diez finlandeses achicando tanta agua que ni los numantinos llegaron a esos extremos de defensa. Y eso fue todo, un pestiño de encuentro, casi un partido de balonmano, de ir unos contra un muro, repeler el balón, volver a cogerlo los españoles y a intentar de nuevo la penetración. Como tantas otras veces, solo la banda izquierda logró entrar de vez en cuando porque ya se sabe que con Arbeloa por el lado diestro no se puede contar para esta clase de asaltos pues le falta daga y le sobra escudo. Estaba claro que ahí faltaban Navas y un acorazado rompedor que, ausente Llorente, debía ser Negredo pues se necesitaba talento para quebrar en el uno contra uno y habilidad para poner balones más precisos en la zona L