Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 22.3.2013 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.514 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. VISTO Y NO VISTO IGNACIO RUIZ- QUINTANO LA MARSELLESA La Bastilla, una gamberrada, comparado con las cárceles que podría echar abajo Estrasburgo con la doctrina Parot E Recreación del 56 Leonard Street que se levantará en el sur de Manhattan EFE EL PULSO DEL PLANETA No tan altas y más cool Los nuevos rascacielos de Nueva York, como el 56 Leonard Street ya no pugnan por elevación, sino por exclusividad MARÍA G. PICATOSTE CORRESPONSAL EN NUEVA YORK C uando las malas lenguas dicen que en Nueva York es muy sencillo triunfar si se tienen las ganas y la energía suficientes, lo que omiten es que ese vigor inquebrantable no va a ser precisamente necesario para perseguir nuestras metas, sino para imponerse a las hordas de otros pequeños y ambiciosos pececillos a los que te enfrentarás en esta gran pecera. La Gran Manzana se caracteriza por la competitividad exacerbada, un ansia que va mucho más allá de las carreras de sus habitantes y que también se puede apreciar en su conocido skyline Si bien parece que Nueva York se ha retirado dignamente de la pugna por tener el edificio más alto del mundo- -apabullada por las capitales asiáticas y sus megaconstrucciones- -la ciudad de los rascacielos ha optado por centrarse en el diseño de vanguardia. Para confirmar esa nueva mentalidad, en pocos meses comenzará a emerger en el sur de Manhattan el edificio 56 Leonard Street, un rascacielos de 253 metros de altura llamado a convertirse en el inmueble más moderno de la cara oeste de la isla. Ubicado exactamente donde su nombre indica, este rascacielos aspira a ser una escultura en el horizonte de Manhattan como señala Izak Senbahar, director general de una de las empresas involucradas en el proyecto. Su diseño ha corrido a cargo del estudio de arquitectura suizo Herzog de Meuron, también responsable del Estadio Nacional de Pekín, conocido como el Nido de Pájaros; o del CaixaForum de Madrid entre otros. En palabras de sus diseñadores, las 58 plantas del 56 Leonard Street parecerán casas apiladas en el cielo ya que cada planta tendrá una estructura diferente, con voladizos y terrazas de distintos tamaños, que conformarán una silueta abigarrada de formas rectangulares. Tanto es así que la prensa neoyorquina ha apodado al edificio Jenga estimulados por su similitud con el juego de mesa en el que se forma una torre a base de cubos de madera que hay que ir retirando poco a poco sin demoler la estructura. La mayor diferencia con el robus- to bloque del susodicho juego es que el 56 Leonard Street contará en su base con una de las icónicas esculturas en acero inoxidable del artista inglés de origen indio Anish Kapoor. Biblioteca y teatro Entre las comodidades con las que contará el edificio, además de su ubicación en el popular barrio de Tribeca, se encuentran una biblioteca, un centro de fitness, una piscina, un teatro y un centro de conferencias. En 56 Leonard Street habrá 145 residencias, entre las cuales hay 10 áticos de abrumador lujo que conforman una corona de casas de cristal Este mes han comenzado a salir a la venta los primeros apartamentos. Un ejemplo es uno de esos opulentos áticos. Con cerca de 500 metros cuadrados de superficie, cuatro habitaciones y vistas panorámicas de la ciudad, el precio de esta propiedad ronda los 19 millones de euros. En poco más de tres semanas, la inmobiliaria a cargo de la venta de estos apartamentos ha vendido ya el 50 por cien de las residencias disponibles y recibido reservas por cerca de 350 millones de euros. l futbolista francés de origen argelino Karim Benzemá no despega los labios al sonar La Marsellesa en los partidos del equipo de Le Coq y en Francia le llaman poco menos que traidor, y en España, sin más, tonto. Ayer eché la tarde, porque vino así, hablando en Casa Salvador de Manuel Benítez El Cordobés que era un tío que al ir a coger el capote para parar al toro acostumbraba escupirse en las manos, que era una cosa que gustaba mucho, porque recordaba a los labriegos con el azadón. ¿Por qué hacías eso de escupir? preguntaron un día a Benítez. Porque los otros dos no tenían saliva. A la hora del himno, los futbolistas españoles cuentan con la disculpa de no tener letra. Sin letra, unos miran al suelo, como Piqué, el novio de Shakira, y otros al cielo, como el novio de Pilar Rubio, Ramos, erigido en el Chávez del vestuario del Real Madrid, con su prosodia, su prosopopeya y su agit prop Pero ¿y La Marsellesa En Madrid han abierto una tienda de guillotinas y ya podemos asegurar que no ha sido Benzemá, que propende a la lírica más que a la épica. Benzemá no tiene saliva para acometer La Marsellesa antes de un partido. Chesterton todavía recordaba los tiempos en que La Marsellsa sonaba como la voz humana de un volcán, haciendo temblar a los reyes de la tierra. Pero La Marsellesa se oye hoy en las comidas aristocráticas, donde monarcas sonrientes se juntan con grandes millonarios, y es ya menos revolucionario que el Hogar, dulce hogar La Marsellesa ya sólo asusta a Benzemá. La Marsellesa tiene sentido en el bar de Rick en Casablanca donde no tiene sentido nada, y da para asaltar, como mucho, la Bastilla, donde, por cierto, no había más de media docena de delincuentes comunes. Una gamberrada, si lo comparamos con las cárceles que podrían echar abajo en España los togados de Estrasburgo con el folio de la doctrina Parot en la mano. El Ábrete Sésamo de Battiato.