Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 SOCIEDAD VIERNES, 22 DE MARZO DE 2013 abc. es sociedad ABC Nunca fuimos denunciados por el Papa Bergoglio El jesuita alemán Francisco Jalics fue secuestrado, junto con un compañero, por la dictadura argentina JOSÉ PABLO JOFRÉ JUAN VICENTE BOO BERLÍN VATICANO Estos son los hechos: Orlando Yorio y yo nunca fuimos denunciados por el padre Bergoglio Así comienza la declaración del jesuita alemán de origen húngaro Franz Jalics que acaba de publicar su orden religiosa en Berlín. Culmina la breve nota con que es erróneo pretender que nuestra detención haya ocurrido por iniciativa del padre Bergoglio Además, asegura que ya se reconcilió con Bergoglio celebrando misa juntos Jalics, actualmente de 86 años, fue secuestrado y torturado por agentes de la dictadura argentina en 1974 junto con su compañero de orden y sacerdote Orlando Yorio fallecido hace unos años en Uruguay mientras trabajaban en una villa miseria (chabola) de Buenos Aires. trabajó con nosotros y después ingresó a una guerrilla. No la vimos durante varios meses. Dos o tres días después de su detención fuimos nosotros también detenidos Por otra parte, señala que en los círculos de los jesuitas se difundió la información falsa de que habían sido detenidos porque pertenecían a la guerrilla En este sentido, afirma que estos rumores pudieron verse provocados por el hecho de que permanecieran encerrados varios meses, en lugar de ser liberados de inmediato. Encuentro entrañable El pasado de Bergoglio durante la dictadura argentina también afloró durante un encuentro en el Vaticano con el Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel. Gracias por venir fueron las afectuosas palabras con las que el Papa Francisco le recibió ayer en su biblioteca privada. Esquivel le respondió: Al contrario, tenía muchos deseos de verle Los dos hombres estaban emocionados por reunirse de nuevo en una situación que todavía les parecía un sueño. El Santo Padre estaba sonriente, pero sus ojeras revelan el peso del trabajo y las emociones de la primera semana de pontificado. Al término del encuentro, el premio Nobel invitó al embajador de Argentina ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, a entrar en la biblioteca privada y saludar al Papa. Pérez Esquivel lo presentó como un amigo de muchos años a lo que Francisco respondió y una buena persona El saludo y los elogios dejaban atrás una pequeña tormenta informativa de la pasada semana, desatada cuando un medio argentino acusó al embajador de haber hecho circular durante el pre- Cónclave un dossier para desacreditar al cardenal Bergoglio como cómplice de la dictadura. El embajador Juan Pablo Cafiero intentó que la Oficina de Prensa del Vaticano desmintiese tal maniobra, pero el tema se sale de las competencias del portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, por lo que el desmentido lo hizo público la embajada. Al término del encuentro, Pérez Esquivel manifestó que el periodista y el medio que publicó la información falsa habían cometido un error muy grave. Pero lo más importante de la visita del premio Nobel de la Paz con el Papa es que deja definitivamente claro que Jorge Mario Bergoglio nunca colaboró con la dictadura, sino que intentó ayudar dentro de las posibilidades que le permitía en cada caso su situación. Según el activista de derechos humanos, Bergoglio hizo una diplomacia silenciosa, y las palabras del presidente de Información falsa El actual Papa Francisco era entonces Provincial de la orden jesuita en la capital argentina y durante mucho tiempo se le ha acusado de haber entregado a Yorio y a Jalics a la Junta Militar. Jalics vive retirado en un monasterio de la pequeña localidad bávara de Wilhelmsthal consagrado a los ejercicios espirituales y la meditación. Jalics no deja lugar a dudas de que su detención no fue causa de una denuncia, como él mismo explica: Al principio yo mismo pensé que habíamos sido víctimas de una denuncia. Sin embargo, a fines de los noventa tras numerosas conversaciones me quedó claro que esta sospecha era infundada Según Jalics, fuimos detenidos por culpa de una catequista que primero El cardenal Bergoglio besa los pies a un toxicómano en Buenos Aires El Papa y Pérez Esquivel Hablaron de los retos que representa que haya un Papa latinoamericano por primera vez y del ecumenismo Cansancio El Santo Padre estaba sonriente, pero sus ojeras revelan el peso del trabajo y las emociones de estos días FRANZ JALICS JESUITA ALEMÁN Al principio pensé que habíamos sido víctimas de una denuncia, pero a fines de los noventa me quedó claro que la sospecha era infundada Pérez Esquivel atiende a los periodistas, tras el encuentro con el Papa Francisco