Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 22 DE MARZO DE 2013 abc. es ABCdelOCIO 51 G ourmet La dolce vita Regreso al crematorio POR FERNANDO R. LAFUENTE Palmarés de los galardonados en la edición de este año ABC Bacchus 2013 Acento español Cinco de los ocho grandes premios son obtenidos por elaboraciones nacionales, como Cueva del Pecado, Stratvus y Pago Valtarreña JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA asi mil seiscientos vinos a concurso, cuatro días de cata y ocho premios especiales, que se denominan Gran Bacchus de Oro. El Concurso Internacional de Vinos Bacchus, organizado por la Unión Española de Catadores, ha contado esta vez con muestras procedentes de 18 países, como Australia, Brasil, Eslovaquia, Francia, Italia, Portugal, Suráfrica y, por supuesto, España. Vinos españoles procedentes de toda nuestra geografía y que han conseguido cinco de los ocho grandes premios gracias a elaboraciones de Andalucía, Canarias, Castilla y León, Cataluña y Comunidad Valenciana. Cueva del Pecado 2009, un tinto valenciano elaborado por el enólogo Pablo Ossorio y de Bodegas Murviedro, y el también tinto Pago de Valtarreña 2009, de Bodegas Rodero y perteneciente a la D. O. Ribera del Duero, son dos de los ocho vinos escogidos como los mejores. Los otros tintos premiados han sido el español Finca Malaveina 2009, el uruguayo Amaneceres del Dayman 2010 y el portugués Casa del Santar 2009. Junto a ellos, dos vinos españoles de la categoría licorosos, Pedro Ximénez Tradición Vos y Moscatel Licor 2006, y un champagne: Palmés d or brut vintage 2002. Además, se ha concedido un premio especial al mejor vino de la Comunidad de Madrid, que ha recaído en el tinto Manu 2007, un magnífico vino elaborado en Villarejo de Salvanés por Vinos Jeromín. Reconocido y bendecido tanto por la Organización Internacional de la Viña y el Vino como por el Ministerio de Agricultura, Bacchus ha dado a luz en su edición 2013 un total de 467 galardones. El jurado, compuesto por más de ochenta catadores, ha tenido que catar C durante cuatro días y en sesiones matinales, un total de 934 muestras de tintos, 393 de blancos, 104 de espumosos, 85 rosados, 28 vinos de licor, 13 elaborados con uvas sobremaduras y 12 con uvas pasificadas. Se trata de cata a ciegas, con las botellas enfundadas en bolsas negras y los miembros del jurado deben valorar los aspectos visual, olfativo y gustativo de cada una de las muestras, más un último apartado en el que se valora la apreciación global. Los cinco vinos españoles mejor puntuados en este concurso participarán en la primera edición del Premio Alimentos de España al Mejor Vino 2013, convocado por el Ministerio de Agricultura como nueva categoría dentro de los Premios Alimentos de España. on éstos tiempos de penuria, de miseria moral, de hundimiento económico, de parodia política. Tiempos en los que buena parte de la literatura pasa de lado, oculta, ausente. Y pocos son los que poseen el carácter y el talento de llevarlos a las páginas de una novela. Después de la magistral Crematorio Rafael Chirbes publica En la orilla para describir y descifrar una geografía desoladora. Nadie como Chirbes, tal vez Manuel Longares, escribe en relieve la realidad más cercana; nadie logra atrapar al lector y dejarlo sin aliento ante la emoción, la tensión, el desgarro, la denuncia. Con un estilo poderoso, cifrado, torrencial, las historias que cada una de las voces narra o confiesa forman una enciclopedia de la desolación, una fotografía de una época y de un lugar hasta lograr que se descubra que, también, la vida humana es el mayor derroche de la naturaleza: cuando parece que podrías empezar a sacar provecho a lo que sabes, te mueres, y los que vienen detrás vuelven a empezar de cero Sí, los personajes viven la realidad como una monumental mentira que, sin embargo, refresca desoladoramente los días. Literatura en estado puro, sentido de las palabras y relato de cosas que suceden, no el limbo, sino S Gran Bacchus de Oro Categoría Vinos tintos tranquilos. Amaneceres del Dayman 2010. Bodega: Vinos de Autor, S. A. (Uruguay) Finca Malaveina 2009. Bodega: Castillo de Perelada. D. O. Empordá (España) Pago de Valtarreña 2009. Bodega: Rodero. D. O. Ribera del Duero (España) Casa de Santar reserva 2009. Bodega: Sociedade Agricola de Santar (Portugal) Cueva del Pecado 2009. Bodega: Murviedro. D. O. Valencia (España) Categoría Vinos espumosos. Palmés d or brut vintage 2002. Bodega: Centre Vinicole Champagne Nicolas Feuillatte (Francia) Categoría Vinos de licor. Pedro Ximénez Tradición Vos. Bodega: Tradición. D. O. Jerez (España) moscatel licor 2006. Bodega: D. O. Lanzarote (España) En la orilla Rafael Chirbes. Anagrama, Barcelona, 2013. 437 páginas. 19,90 euros. Las flores de la guerra Director. Zhang Yimou. Intérpretes. Christian Bale, Ni Ni, Zhang Xinyi, Tong Dawei. China- Hong Kong. 2011. 146 minutos. La cocina de María Luisa Jorge Juan, 42. 91 781 01 80. Madrid. aquí mismo, hacen de esta novela la historia íntima y brutal de las naciones. Mil veces soberbia. Otro crematorio fue la ciudad china de Nanjing en 1937 tras el asalto a sangre, fuego y violaciones en masa de las tropas japonesas. Ya conocíamos una versión en la estupenda, y dura, Ciudad de vida y muerte pero ahora el gran Zhang Yimou ajusta una vuelta de tuerca más con Las flores de la guerra No hay flores en las guerras, pero, a veces pueden florecer. Es el caso de la película. La historia de una redención. Formidable Christian Bale en el papel de un tipo que cae en el lugar menos apropiado y en el momento más peligroso: un convento de jóvenes alumnas, en donde se refugian, ante al avance japonés, las prostitutas de un local cercano. A partir de ahí, la emoción, la rabia, la tristeza se mezclan y saltan en las fantásticas imágenes del director, porque, y aquí se recuerda, el cine es la mirada del director. Y la mirada de Zhang Yimou revela en cada imagen una intensidad, una fuerza y una melancolía excepcionales. Como excepcional es el festival de setas, hongos y demás maravillas de la tierra soriana que ofrece La cocina de María Luisa (Banzó) antigua parlamentaria y hoy, eso hemos salido ganando los visitantes, singular cocinera de productos tan exquisitos como el trato que a uno le dispensan. Pero, cuando le acercan las manitas de cerdo rellenas, entonces los ojos se iluminan no en vano, uno está dispuesto a engullirse una creación tan rotunda que le obligará a volver a esta cocina tan próxima y excelente, o el caldo de níscalos, o la sopa de trufa o el carpaccio de boletus. De crematorio en crematorio hasta el cementerio final, pero mientras tanto, un soplo de vida, una voluntad irremediable por contar cuanto se ve, y lo que no se ve, más. Las flores de la guerra recrea el asalto japonés a Nanjing en 1937 ABC