Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ABCdelOCIO VIERNES, 22 DE MARZO DE 2013 abc. es ABC C ine Que llegara una mujer a esa cocina lo revolucionó todo Amanecer marciano THE HOST Dirección: Andrew Niccol. Con: Saoirse Ronan, Diane Kruger OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE l cuerpo de los terrícolas suele ser un lugar goloso para que lo colonicen y habiten extraterrestres desesperados, esos ladrones de cuerpos que ya han protagonizado varias películas. The host (La huésped) trata ese preocupante asunto a partir de la novela de Stephenie Meyer, la autora de Crepúsculo que ha hecho del vampirismo un tema propio de tertulias de sobremesa. El argumento podría servir como metáfora de la idea del trasplante de órganos según Mariló Montero, y lo que realmente se trasplanta aquí es el alma alienígena; en el cuerpo de Melanie conviven dos almas, lo que queda de la suya y la de la marciana Wanderer, lo cual provoca una comprensible dicotomía propia de inconformistas y contestatarios, de modo que no se siente plena ni con las criaturas invasoras ni con la resistencia partisana de unos cuantos humanos que no están dispuestos a compartir su cuerpo con un alien. La adaptación la ha dirigido Andrew Niccol, a quien después de títulos como In time o Gattaca se le puede considerar como al alumno aventajado del cine replicante. A The host le falta algo de seriedad y solidez en el armatoste de la trama, que caprichosea en asuntos como la traición, el amor, la lealtad, los principios y otros así de tamaño más propio a Shakespeare que a Meyer o Niccol; pero no le falta cierta gracia en su juvenil y cándido modo de afrontar estos asuntos sobre pasiones, tríos y visiones ecológicas de un mundo mejor trasplantado. No aguanta la prueba del algodón, es cierto, pero resulta muy entretenida y divertida si uno decide no cortar el cable, y el secreto es ver a Saorise Ronan en todo su buenismo, a Diane Kruger en su diabólica rubiez y a William Hurt como una madre Teresa con coleta. E Un fotograma de La cocinera del presidente con la actriz Catherine Frot a los platos ABC La cocinera del presidente El Elíseo no funciona por candidatura, sino por enchufe Mazet- Delpeuch, la cocinera que se hizo cargo del menú de François Mitterrand, charla con ABC sobre gustos culinarios DAVID MARTOS anièle Mazet- Delpeuch, enjuta, inquieta, rechaza hablar de política e insiste en alejarse de la protagonista de la película. Asegura que el argumento de La cocinera del presidente está solo inspirado en ella, y que sus dos años en el Elíseo no fueron tan cinematográficos. Que el haber trabajado como cocinera privada del expresidente François Mitterrand fue solo una aventura más de las muchas que ha corrido en su vida. Y sin embargo, su increíble parecido físico con la actriz Catherine Frot y la energía que desprende llevan a pensar que hay más verdad en la pantalla de la que esta mujer de 70 años quiere admitir. Coincidimos con la chef en un restaurante especializado en pescado, a orillas de la bahía de la Concha. El pasado mes de septiembre viajó hasta San Sebastián para presentar en el festival la cinta que hoy llega a los cines, dirigida por Christian Vincent. Entre ra- D pes y rodaballos, y tras confesar uno de sus defectos culinarios a veces se me va la mano con la pimienta conseguimos arrancarle cómo se convirtió en la cocinera privada del presidente de Francia: Querían a una mujer de campo. El Elíseo no funciona por candidaturas, sino por enchufe... ¡y tuve suerte! La cinta retrata cómo unos funcionarios trasladan a la cocinera desde su granja hasta París, donde se le encarga recuperar para Mitterrand los sabores de la tierra, la cocina de las abuelas. Cuando llegué al Elíseo comencé a hacer la compra yo misma. Le pedí al presidente encargarme de todo, y ese fue el comienzo de mis problemas con la Gran Cocina la de los actos oficiales porque ya no iban a tener el control relata Mazet- Delpeuch. Entre respuesta y respuesta, degusta delicias de la cocina española. Confiesa que no la conoce bien... pero adoro el jamón de bellota dice sonriendo. De París a la Antártida El director conoció su historia a través de un artículo de prensa y le pareció rocambolesca. No tanto por los años en el palacio, sino porque tiempo después, harta de la presión de la cocina oficial viajó hasta una isla de la Antártida para hacerse cargo de los fogones de una base. Era otro gran reto. ¿Que por qué me fui? Porque vi un anuncio y pensé... ¡eso es para mí! Encima me dijeron que el puesto no era para una mujer, y menos de 60 años Asegura que no volvería a trabajar para un presidente, porque todo eso pasó hace 25 años, ahora soy una abuela feliz. Después del Elíseo, en Francia no puedo llegar más alto ni más lejos Y sin embargo reconoce la importancia de haber desempeñado aquel trabajo. Que llegara una mujer a aquella cocina lo revolucionó todo, y ha sido muy positivo. Al principio no entendía qué interés tenía mi historia, pero ahora sé que gracias a ella se han dado a conocer otras cocineras, también francesas y prestigiosas En la cinta, el personaje inspirado en Danièle invita a todos los trabajadores de la base a su granja... nosotros no conseguimos lo mismo: No es que no le quiera invitar, es que estoy tan ocupada con un libro de recetas que... ¡no sé lo que haré la semana que viene! La cocinera real. Danièle MazetDelpeuch, ayer en Madrid, junto al cartel oficial de la película.