Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA VIERNES, 22 DE MARZO DE 2013 abc. es españa ABC PARA ADMIRAR A Aquí empieza esa ESPAÑA cosa llamada España 110 MOTIVOS Cantabria, radiografía en cifras Superficie 27 Puso Dios en mis cántabras montañas auras de libertad afirmó Menéndez Pelayo PEDRO CRESPO DE LARA S antander, eres novia del mar... ¡Cuántas veces, y con qué gusto, hemos cantado este bolero de Andalucía y regresaban acaudalados y rumbosos. Los indianos cruzaban el Atlántico y tenían más difícil la vuelta. Volvían ricos, los más afortunados, y construían escuelas y hospitales, restauraban iglesias, casonas y palacios, partían montes, horadaban minas, botaban barcos y, si se terciaba, ganaban títulos de marqueses, como Comillas, Manzanedo y Valdecilla. Que Santander, la Montaña o Cantabria ha sido más insigne en armas que en letras es una afirmación sin fundamento. Digan si no es razón para presumir de abolengo literario la impresionante nómina de escritores gloriosos que empieza con Beato de Liébana en el siglo VIII y sigue, hasta hoy, con dos sillones en la Real Academia Española, correspondientes a Eduardo García de Enterría y Álvaro Pombo, perdidos los que ocuparon Gerardo Diego y José Hierro, por muerte de ambos. Del marqués de Santillana, el de las Serranillas, vinculado a los Laso de la Vega: Mozuela de Bo- 5.321 Población KM que hacen de ella la decimoquinta más extensa de España. Ocupa el 1,05 por ciento del territorio nacional. 593.121 HABITANTES que la colocan en el puesto decimosexto en población entre las distintas Comunidades. La densidad de población es de 111,47 habitantes por km. PIB 13.115 MILLONES DE EUROS Equivalente al 1,23 del Producto Interior Bruto Nacional, que alcanzó los 1,06 billones de euros en el último trimestre de 2011. Renta per cápita 22.680 EUROS Un 98,6 por ciento de la media nacional en 2011. Jorge Sepúlveda! Santander o la Montaña, que así se llamaba Cantabria cuando era Castilla la Vieja, es la tierra materna, o nido o seno donde viven tan a su placer los cántabros, entre la montaña y el mar, en aldeas, pueblos, villas y pequeñas ciudades, envueltos en los infinitos verdes de prados, montes, bosques y valles, en azules celestes y marinos, y grises melancólicos los días de lluvia. Cantabria se hizo inmortal por su resistencia heroica frente a las legiones romanas. Más tarde, sirvió de refugio a los desplazados por la invasión musulmana, y con ellos protagonizó el movimiento de la repoblación de Castilla en el siglo IX. Recuerda esta gesta, bautizada de los foramontanos, un impresionante cartel, grabado en piedra en la Hoz de Santalucía, en el término municipal de Mazcuerras, donde el poético atrevimiento de Víctor de la Serna acertó a situar la Malacoria de los Anales Castellanos; el cartel alerta al viajero Aquí empieza esa cosa inmensa e indestructible que se llama España Ya vas comprendiendo, lector, que el cántabro o montañés tiene un alto aprecio de sí mismo. Las viejas casonas montañesas, con sus portaladas y sus impresionantes escudos tumores de la vanagloria, los llamó Ortega hablan del apego al El solar y al linaje. Aquí, decántabro cía Manuel Llano, todos tiene un alto somos hidalgos. Y sagraaprecio de sí dos los ríos y las crestas. En aquellos solares mismo no reconocemos superior a nadie sostenía el solariego de Bejorís, Francisco de Quevedo y Villegas. Y don Íñigo López de Santillana: Que en esta nuestra España, era muy peregrino o muy nuevo el linaje que en la Montaña no tenía solar conocido Tierra siempre hermosa y pobre durante siglos, Cantabria padeció el dolor de la emigración de muchos de sus hijos. Jándalos se llamaban los que iban a