Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA VIERNES, 22 DE MARZO DE 2013 abc. es españa ABC De izquierda a derecha, Patxi López, Óscar López, Elena Valenciano, Rubalcaba y Griñán, ayer, durante la reunión de la Ejecutiva OSCAR DEL POZO Rubalcaba avisa a los críticos que no dimite ni convoca primarias Por contra, reforzará su presencia social e internacional y deja el PSOE a Valenciano GABRIEL SANZ MADRID Los cambios en el PSOE Valenciano gana poder orgánico Se opuso a la moción de censura con el alcalde condenado por acoso, va a asumir el poder orgánico por encima de Óscar López, que ha asumido personalmente el error Carmen Montón y María Chivite Portavoz la primera y vocal la segunda en las Comisiones de Igualdad de Congreso y Senado, se integran en la Dirección del Grupo parlamentario para potenciar las políticas de género. Lejos de dimitir, Alfredo Pérez Rubalcaba reiteró ayer que piensa cumplir su contrato de cuatro años con el PSOE y dio señales de que quiere reforzar su figura pública. De entrada, va a delegar lo orgánico en la vicesecretaria, Elena Valenciano, y va a echar mano del valor de la experiencia de Ramón Jáuregui para reflotar a un partido fuertemente deteriorado por la crisis soberanista del PSC, el desafío gallego de las primarias para elegir a su secretario general y, por último, el escándalo interno producido por la moción de censura en Ponferrada (León) con un exalcalde, Ismael Álvarez, condenado por acoso sexual. Reforzado por el apoyo clave de la federación andaluza de José Antonio Griñán, el líder socialista no va a atender las opiniones que en privado han venido expresando esta semana varios barones en el sentido de que esto no aguanta y debería dimitir para dar paso a un congreso extraordinario o bien convocar primarias para elegir candidato a la Presidencia del Gobierno. Lamento desilusionar a la parroquia, no va de este tema por más que algunos se empeñen dijo en alusión a voces como la de Tomás Gómez y otros. Todo lo contrario, Rubalcaba explicó en rueda de prensa que dejar el partido en manos de Valenciano le va a permitir aumentar su agenda social e internacional para ganar proyección pública. Y no va a someter estas consideraciones al Consejo Territorial o el Comité Federal que, cuando se convoquen será para hablar de la Conferencia política que coordina Jáuregui, y no de los líos internos. De hecho, los retoque en la Dirección no necesitan el refrendo del Comité Federal. Jáuregui entra como delegado federal una figura incluida en el artículo 47 de los Estatutos que permite incorporar a alguien a las reuniones de la dirección adscrito a una secretaría concreta. Y la asunción por parte de la vicesecretaria general, Elena Valenciano, de todo el poder orgánico no se hace en detrimento del secretario de Organización, Óscar López, que, según dijo Rubalcaba anoche, va a seguir dedicándose a dirigir el partido. Óscar López, el gran damnificado Aunque Rubalcaba dijo anoche que va a seguir llevando la organización del partido- -de hecho, no le aceptó la dimisión, que muchos sectores piden- ha salido muy tocado de la crisis. César Luena Secretario general de La Rioja, este joven diputado se va a ocupar de la coordinaciòn territorial del grupo parlamentario. Vuelve Jáuregui El exministro, que ya estuvo en la Ejecutiva antes de la época Zapatero (1997- 2000) vuelve para dar peso político a la misma en calidad de coordinador de la Conferencia. Comisión de Igualdad La presidirá Amelia Valcárcel y la forman: Carmen Alborch, Francisca Sahuquillo, Amparo Rubiales, Rosa Conde, Ángel Gabilondo, Antonio Camacho y Mireia Ruiz. Desgraciado error El secretario general socialista aseguró que el error gravísimo de Ponferrada ocurrió desgraciadamente porque, hasta ahora, las funciones entre él y Valenciano no estaban bien definidas. Dicho lo cual intentó pasar página a toda prisa intentando vender un principio de acuerdo con el PSC que supone, en realidad, que ambas partes están de acuerdo en no romper. Luego, ya negociarán los flecos, sobre los que no quiso hablar. Ni siquiera para aclarar si la simetría y reciprocidad que pide el PSOE va a suponer que miembros de la Ejecutiva socialista formen parte de la del PSC como ocurre al contrario. José Zaragoza se limitó a escuchar el discurso a puerta cerrada de Rubalcaba y luego no se quedó al debate. El PSOE, dijo, tiene que salir al ataque contra un Gobierno que crea sufrimiento cada día que pasa y no enredarse en líos internos que no llevan a ningún sitio. Su calendario y su línea de trabajo siguen siendo los mismos por más que muchos de los barones del partido reclamen un cambio radical ya. Y en un gesto hacia su ahora aliado, José Antonio Griñán, Rubalcaba señaló que en el caso de los ERE, pediría al PP un poquito de prudencia sobre lo que uno debe de saber, que es la misma que el PSOE tiene con lo que sabía quien dirigía el PP en la turbia época de Gürtel dijo en alusión a Mariano Rajoy. Rubalcaba insistió en que errorres como los de Ponferrada no volverán a pasar nunca más en su partido porque se han reforzado los mecanismos de toma de decisiones