Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA 14 11 2012 16 3 2013 VIERNES, 22 DE MARZO DE 2013 abc. es españa ABC ABC ABC Ataques a sedes en Cataluña en la huelga general En Cataluña, las sedes del PP suelen ser blanco de ataques vandálicos, como sucedió durante la huelga general del pasado 14 de noviembre. En la imagen, tal y como quedó ese día la sede del PP en El Prat de Llobregat. Ataque a la casa del diputado Antonio Gallego El pasado sábado, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca acudió al domicilio del diputado en el Congreso y concejal del PP en El Prat de Llobregat (Barcelona) Antonio Gallego. Ni él ni su mujer estaban en casa. El acoso callejero al PP se multiplica La Plataforma de Afectados por la Hipoteca protagoniza el nuevo asedio contra los populares Los ataques llegan a las viviendas de los diputados JANOT GUIL BARCELONA H an cruzado la frontera del espacio privado, la de la familia. Un hito que llama a la puerta de la Justicia para exigir responsabilidades. Después de lograr que el pasado febrero el Congreso- -de forma unánime y con un viraje a favor de última hora del PP- apoyara la toma en consideración de su Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en favor de una nueva ley hipotecaria, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) que ahora podrá percibir hasta 400.000 euros por ello ha puesto la diana en los populares. Su objetivo, que ya es campaña en multiplicación constante, presionar a los diputados de esa formación para que en la tramitación de la nueva ley hipotecaria se respete íntegramente la ILP. Y para defender sus casas, la PAH, con la antigua okupa Ada Colau al frente, han optado por perseguir a los populares hasta las suyas. Y por la ca- ABC Jorge Moragas y el ministro de Interior, acosados El 15 de marzo, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) llevó a cabo un escrache ante los domicilios, en Barcelona, del ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz y del diputado del PP Jorge Moragas. Repartieron pasquines con sus fotos, les dedicaron insultos y consignas y colgaron el vídeo de la protesta en internet. lle. Es el escrache, protesta copiada en nombre y forma de la hecha en Argentina para denunciar a los cómplic es de la dictadura. Convocados desde su web, los manifestantes se plantan, megáfono en mano, delante de la casa de un diputado. No importa si sus hijos están dentro. Aporrean la puerta, destrozan timbres, reparten octavillas con el nombre y cara del diputado, empapelan la fachada con pegatinas y vocean que allí vive fulano. Luego cuelgan un vídeo en internet donde se ve perfectamente la dirección y la casa del diputado. Entre los agraviados ya se cuentan los ministros Alberto Ruiz- Gallardón y Jorge Fernández Díaz, o Esteban González Pons, entre otros. Como diputado, estábamos acostumbrados a una cierta presión popular. Pero esto del escrache es intolerable. Porque a quien le duele es a la familia se lamenta Antonio Gallego, otra víctima de estos crecientes episodios acometidos en Cataluña, junto al ministro de Interior, el diputado Jorge Moragas o la concejal de Barcelona María Ángeles Esteller. Gallego es diputado en el Congreso y concejal popular en el Prat de Llobregat, en Barcelona. Su caso resume la situación que viven los políticos del PP ahora, y la que de siempre han sufrido en Cataluña por partida doble: de los movimientos antistema- indignados anticapitalistas, anarquistas, okupas etc. -y de los colectivos independentistas. Basta recordar incidentes remotos, como los disturbios que tuvieron lugar en 1999 con la visita de Aznar a la Universidad Autónoma, o los más re-