Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 21.3.2013 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.513 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO Terapia a base de libros Cada vez más psicólogos recetan determinadas lecturas para luchar contra las depresiones causadas por la crisis JUAN P. QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS IGNACIO RUIZ- QUINTANO CALLEJEO Las revoluciones, en efecto, nunca son un heroísmo de los que llegan, sino una dejadez de los que se van nos industriales de la memoria quieren aprovechar el Madrid 2020 para limpiar de franquistas (es decir, de gente de derechas) el callejero de Madrid. Castellani, el otro jesuita argentino, tiene dicho que eso de los nombres de las calles puede considerarse en filósofo o en humorista. En filósofo hay que decir, dice, que antes de la democracia el que bautizaba las calles era el pueblo, y sus nombres suponían aciertos absolutos. Con la democracia, las calles son rebautizadas, ya no por el pueblo, sino por sus representantes, que quitan a un santo para poner a Jean Jaurés, vulgarizado en Juan Juárez. Algo aprende el pueblo de ese modo sobre Historia Universal. Y en humorista cuenta el caso del chófer que lo citaba en la parada Lupe Vele. ¿Calle de Lupe Vélez, la estrella (hija de un generalón de la Revolución) mexicana? No. Calle de Lope de Vega, el poeta español. Lo de nuestros logreros de la memoria y su plan olímpico para el callejero madrileño también es humorismo, pero del negro, pues la cosa ya no se queda en cambiar la placa de los muertos fachas de Paracuellos por la de Carrillo el filántropo, ocurrencia al alcance de cualquier seguidor de Hegel, que hizo del totalitarismo una expresión filial. Ahora se trata de eliminar (mandar a paseo) a unos cuantos franquistas anteriores a Franco (franquistas preventivos) y reemplazarlos con atlantes de nuestro sport Nadal, Gasol, Torres, Ramos, Casillas y así. En la lista de franquistas preventivos figuran Calvo Sotelo, asesinado por la escolta de Prieto el 13 de julio del 36; Maeztu, ensacado hacia Paracuellos en octubre del 36; Muñoz Seca, monárquico sin más, paseado a Paracuellos por leer el ABC; o el Cerro de los Ángeles, afusilado y volado a lo Buda de Bamiyán en agosto del 36, que pasaría a ser calle de la Ciudad del Fútbol de Villar. Las revoluciones, en efecto, nunca son un heroísmo de los que llegan, sino una dejadez de los que se van. U n bibliocoaching una nueva técnica para combatir los estragos psicológicos de la crisis y las nuevas enfermedades psicológicas, que comienzan a aplicar psiquiatras y terapeutas convencidos de que la lectura puede ser más eficaz que la quimioteria, para combatir muchas crisis que no se arreglan con los recursos de la medicina tradicional. Emilie Devienne, bibliocoach y autora de un ensayo consagrado a nuevas técnicas terapéuticas, explica su trabajo de este modo: Hay crisis, enfermedades, que no pueden resolverse tomando pastillas, que alivian el problema, pero no lo cortan en su raíz. En muchos casos, un buen libro, un libro adaptado a los problemas del paciente, puede ser muy eficaz ¿Cómo puede curar un libro las crisis de una víctima de la crisis, cuyos nervios sufren un calvario insoportable? Sirviéndole de espejo, para devolverle una serenidad indispensable, ayudándole a reconquistar su vida interior, ganando fuerzas para seguir luchando. U Los best sellers no sirven Charles Cungi, psiquiatra y bibliocoach comenta a Le Parisien A una paciente víctima del alcoholismo, como su esposo, le pedí que leyese una novela célebre, La taberna de Emile Zola. Cuando volvimos a vernos, los pacientes se habían reconocido en las crisis y personajes de la novela. Ese reconocimiento les fue muy útil para comprender sus problemas íntimos y comenzar a alejarse de la espiral infernal del alcoholismo No todos los libros sirven para curar todos los problemas. Cada persona, cada crisis, cada enfermedad, requiere un tratamiento especializado. La taberna puede ayudar a salir del alcoholismo. El viejo y el mar de Hemingway, puede ser eficaz en los casos de hombres aquejados por el paro prematuro a una edad avanzada. La trilogía barojiana de La lucha por la vida La busca Mala hierba y Aurora roja permitiría combatir los problemas adolescentes de no integración en los suburbios. Algunos te- Un libro para cada problema DESEMPLEO JUVENIL: La isla del tesoro R. L. Stvenson PREJUBILADOS: El viejo y el mar de Ernest Hemingway. ALCOHOLISMO: La taberna de Emile Zola. ADOLESCENCIA: trilogía La lucha por la vida de Baroja. PESIMISMO: Poema Si de Rudyard Kipling. EFE rapeutas han utilizado con éxito las novelas de Jane Austen para tratar problemas amorosos de señoritas de edad avanzada. El poema Si de Kipling ha sido considerado como un arma muy eficaz para combatir el pesimismo de padres e hijos acosados por la crisis. La isla del tesoro de Stevenson se utiliza de manera recurrente para dar a los jóvenes en el paro razones para creer y seguir luchando. No hay un secreto ni un libro milagroso Cada bibliocoach trata las crisis de sus pacientes con los libros que considera más oportunos. Sí hay reglas elementales. El doctor Cungi comenta: De entrada, el libro aconsejado como recurso terapéutico debe permitir al paciente reconocerse o reconocer algunas de sus dolencias. A partir de ahí, las personas depresivas, por ejemplo, tienden a verlo todo en negro. Parece sensato aconsejarles libros que les ayuden a descubrir nuevos horizontes No todos los libros son eficaces como recursos terapéuticos. La literatura basura, los best sellers- -comenta Ariel Decoin, psicólogo- puede ser muy contraproducente, ya que esos libros tienen algo de droga que ataca al sistema nervioso de los pacientes, destruyendo sus defensas naturales, agravando sus crisis íntimas, a través del consumo de basura perniciosa para la salud mental