Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 AGENDA JUEVES, 21 DE MARZO DE 2013 abc. es ABC NECROLÓGICAS ROSARIO VALPUESTA (1953- 2013) JUSTICIA Y COMPROMISO ocos pasajes evangélicos más oportunos para despedir el alma de Rosario Valpuesta que el proclamado en la despedida de su alma: el Sermón de la Montaña (Mt, 5: 3- 12) A cualquiera de los cientos de asistentes que se hubiese preguntado cuál de las Bienaventuranzas la definía mejor, probablemente hubiera indicado que la cuarta: Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados La vida de Rosario Valpuesta fue una constante lucha por la justicia en todos los órdenes en que desarrolló su fecunda labor humana, académica y científica; una justicia cuyo sentido le fue inculcado en el seno de una familia culta y amplia que la ha arropado hasta el final. Deja dos hijos (Fátima y Alberto) muchos discípulos e innumerables amigos y admiradores. En su sed de justicia, Rosario Valpuesta halló una fórmula con que saciarla: el compromiso con los ideales de igualdad de todos, especialmente entre hombres y mujeres. Desde sus puestos de responsabilidad universitaria en Sevilla (primera vicerrectora, primera catedrática de Derecho Civil, primera rectora) luchó por llevar a la práctica una igualdad que reconociera de facto y de iure iguales derechos al hombre y a la mujer. No sólo conforme con ello, tuvo el mérito de elevar a categoría científica la investigación jurídica en este orden elaborar pensamiento gustaba de decir) abriendo así un camino seguido en buena medida por muchos de sus discípulos y colaboradores. Hasta el final de sus días, aun consciente de su estado de salud, quiso apoyar aquellas iniciativas en que concurrieran la protección de los derechos P Rosario Valpuesta Fernández nació en Sevilla el 6 de enero de 1953 y ha muerto en la capital andaluza el 13 de marzo de 2013. Fue una eminente catedrática de Derecho Civil y rectora de la Universidad de Sevilla y una de las grandes impulsoras de la Universidad Pablo de Olavide. humanos, la multiculturalidad y la igualdad de género. Su compromiso de vida. Particular mención merece su faceta de promotora de la Universidad Pablo de Olavide: surgida de la necesidad de aliviar la masificación de la Universidad de Sevilla a finales de los noventa, supo aprovechar esta oportunidad para ir más allá y perfilar una nueva institución que se ubicase a la vanguardia de la formación y de la investigación. En su frase de evitar repetir modelo se halló la esencia de la ingente obra capitaneada por Rosario Valpuesta que, quince años después, es una feliz realidad. Con ocasión del encargo de que fuera objeto por las autoridades políticas, supo demostrar extraordinarias dotes de organización, de innovación, de visión de futuro hasta el punto de que en no pocos aspectos es hoy esta joven universidad el modelo en que otros se fijan. Mucho se dirá y se escribirá estos días de Rosario Valpuesta. Y a todos los que lo hagan, a todos los que la conocimos y la quisimos, nos une algo en común: marcó un momento de nuestras vidas para siempre. No cabía la indiferencia ante una personalidad arrolladora, una luchadora infatigable, una lideresa natural, una mujer inteligente que transmitía la ilusión de quien había asumido la búsqueda de la justicia como compromiso de vida. Y aun después de ella, Rosario, como podrás comprobar desde la Casa del Padre en lo mucho que has sembrado en la tierra fértil que dejaste preparada antes de marcharte. Descansa en paz. ANDRÉS RODRÍGUEZ BENOT DECANO DE LA FACULTAD DE DERECHO UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE DE SEVILLA ORIOL M. DIVÍ COLL (1924- 2013) DIBUJOS DESDE EL ALMA DE MONTSERRAT J Oriol M. Diví Coll monje de Monserrat que nació el 12 de febrero de 1924 en Esplugas de Llobregat (Barcelona) y falleció el 20 de marzo en el monasterio de Montserrat. Referente espiritual para muchas personas y artistas, grabador de fama internacional por su dedicación a los ex libris. esucristo pasó dos veces por mi particular lago de Galilea. La primera cuando yo era un adolescente y su llamada a seguirle me condujo al seminario y a la vida sacerdotal. El segundo sígueme siendo ya adulto me llevó a Montserrat y a la vida monástica Quien hablaba así era el P. Oriol M. Diví cuando el 6 de agosto de 2007 celebraba sus bodas de oro de profesión monástica. El P. Oriol (Pere) Diví i Coll nació el 12 de febrero de 1924 en Esplugues de Llobregat (Barcelona) a los 16 años ingresó en el Seminario de Barcelona, en cuya diócesis recibió la ordenación sacerdotal en 1952, con ocasión del Congreos Eucarístico Internacional, y ejerció el ministerio parroquial hasta 1956 cuando entró en el Monasterio de Montserrat para abrazar la vida monástica benedictina. En el seno de la comunidad, el P. Oriol llevó a cabo diversos trabajos, entre los cuales destaca su estancia en el Instituto Ecuménico de Tantur (Jerusalén) Su quehacer monástico se puede agrupar en tres grandes ámbitos: el arte, la formación de jóvenes monjes y su presencia a menudo silenciosa y siempre discreta como padre espiritual. En el ámbito artístico el P. Diví orientó sus dotes naturales hacia el campo de la xilografía, lle- gando a destacar como ex librista con proyección internacional; destaca en este campo el precioso volumen de bibliófilo Oriol Maria Diví. Ex libris 1960- 2011 GranjaGràfica, Barcelona 2011, que recoge lo más destacado de su obra durante las últimas cinco décadas. En el campo de la formación, el P. Oriol enseñó latín, catalán, castellano y dibujo a distintas generaciones de monjes e incluso de escolanos, además de colaborar como socio del maestro de novicios en la iniciación de los candidatos a la vida monástica. El tercer ámbito, el del acompañamiento espiritual, es probablemente el más fecundo y al mismo tiempo el más escondido del P. Oriol. Con su palabra, con su amistad, con su oración, con su presencia, se convirtió en guía espiritual para numerosas personas tanto dentro como fuera de la comunidad. Seguía diciendo, en 2007, el P. Diví: La voz que me llamaba era siempre la misma: la de Jesucristo, mi querido Maestro, el cual lleno de perdón y de gracia, me encaminó hacia el silencio, la oración, la fraternidad, la acogida, al servicio de la misión de Montserrat y de toda la Iglesia P. IGNASI M. FOSSAS PRIOR