Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 21 DE MARZO DE 2013 abc. es cultura CULTURA 47 El valor de la diferencia FEDERICO AYALA SÖRENSSEN Use Lahoz: Sé que es arriesgado escribir sobre la felicidad El escritor retrata a su generación en El año en que me enamoré de todas premio Primavera de Novela SUSANA GAVIÑA MADRID El Museo ABC exhibe una selección de 110 portadas de ABC. Reflejo de más de un siglo de cambios en una curiosa ventana vertical en la que caben reyes, políticos, Papas o premios Nobel, pero también toreros, cantantes, futbolistas o personas anónimas. Los grandes acontecimientos y los pequeños. Desde que el 1 de abril de 1908 apareció la primera portada de ABC con la fotografía ocupando toda la página, la imagen única, como mascarón de proa, singulariza a ABC frente al resto de periódicos. El valor de la diferencia, de ser único. ERNESTO AGUDO tas, estilo Art Nouveau, logotipos circulares con las iniciales B y N, orlas que enmarcan las páginas, colofones (ornamentos) que en ocasiones se convierten en la única decoración. La fotografía y los asuntos de actualidad, incluso el texto, se hicieron hueco en algunas portadas de los primeros años: la muerte de Gutenberg, la coronación de Napoleón, un accidente ferroviario en Guipúzcoa, la Guerra de Cuba... Pero con el nacimiento de ABC, en 1903, las ilustraciones gráficas monopolizaron las portadas de Blanco y Negro. Más tarde llegaría a ellas, y pese al nombre de la revista, el color. Integraron todos los estilos artísticos, fueron punta de lanza de las vanguardias, pero también el mejor reflejo de los cambios sociales. Hay divertidas y audaces portadas firmadas por Xaudaró, portadas que se cuelan en números posteriores a modo de cameo, portadas con anécdotas: Narciso Méndez Bringa dibujó en una publicada en 1898 a un anciano leyendo El Imparcial competencia de ABC. Pero las mujeres siempre fueron las grandes protagonistas en las bellas portadas de Blanco y Negro. Las hay tradicionales, pero sobre todo modernas: leen, esquían, juegan al tenis, visten a la moda, van a la playa y a fiestas... e incluso juguetean con un diábolo con forma de hombre. Toda una declaración de intenciones. Use Lahoz (Barcelona, 1976) asegura que sus novelas siempre hablan de lo mismo: el amor, la amistad, el exilio, los viajes, la relación con la madre... pero en distintas épocas. Habla de gente normal y sencilla que trata de conseguir su lugar en el mundo y su espacio de felicidad Mientras en sus dos libros anteriores, Los Baldrich (2009) y La estación perdida (2011) abordaba historias de una mayor crudeza y generacionalmente más distantes tienen más que ver con la memoria histórica Lahoz se ha sumergido ahora en una novela romántica en la que retrata las vivencias de su propia generación. Es por eso que El año en que me enamoré de todas (Espasa) con el que acaba de ganar el premio Primavera de Novela, ha sido su trabajo más difícil. Por primera vez he utilizado la primera persona indica. También porque en ella ha vertido algunas de sus experiencias y desnudado parte de su alma. Más de lo que el propio autor se atreve a confesar. Como dice Machado, yo he escrito lo que he perdido El protagonista de la historia es Sylvain Saury (periodista como Lahoz) que deja París para instalarse durante un año en Madrid donde vive Heike, una exnovia alemana a la que no ha logrado olvidar tras su separación. En ese viaje buscará respuestas a muchas preguntas y será también el tránsito definitivo, y necesario, de la juventud a la madurez. El descubrimiento de un manuscrito, en el que el autor vuelve El escritor Use Lahoz ERNESTO AGUDO Generación perdida Estamos sobrepreparados y hemos tenido tantas oportunidades que no encontramos nuestro sitio a mostrar sus dotes para retratar a una saga familiar, abrirá a Sylvain una nueva perspectiva y le servirá además para rendir un homenaje a la literatura Pero El año en que me enamoré de todas es sobre todo un libro luminoso, una novela de amor habitada por personajes luchadores y valientes que, a pesar de las adversidades, siguen adelante. La vida se divide entre los que arriesgan y los que no Una apuesta que, en los tiempos que corren, llama la atención. Sé que es arriesgado escribir sobre la felicidad pero la inercia de la historia me ha llevado a ser optimista Como el protagonista, el escritor catalán también hizo las maletas y se marchó a Francia, donde reside en la actualidad y donde ha escrito sus novelas. Me fui para encontrar mi sitio pero todavía no lo he encontrado confiesa. Un problema que afecta a una generación, situada en la treintena, que es víctima de una sobrepreparación. Hemos tenido tantas oportunidades para estudiar y viajar que no sabemos dónde está nuestro sitio ni nuestra identidad En la novela se aborda también la precariedad laboral, una situación hoy más vigente que nunca entre los jóvenes. Vivimos un momento muy complicado para el periodismo, para la cultura... se lamenta el escritor, que ve en ésta un bote de salvación frente a la crisis porque está a favor del individuo, la banca no. La cultura también es educación, y sólo con ella se puede salir de esta crisis moral y de valores En cuanto a su próximo libro, Lahoz tiene ya alguna idea, pero sobre todo que volverá al drama, porque sufro menos bromea. POR LA OBRA LA INVENCIÓN DEL AMOR José Ovejero gana el premio Alfaguara de Novela 2013 ABC MADRID Portadas. Dibujos de primera plana Museo ABC. Amaniel, 29- 31. Tf: 91 758 83 79. Horario: de martes a sábado, de 11 a 20 horas. Domingos, de 10 a 14 horas. Lunes, cerrado. Hasta el 9 de junio. El escritor José Ovejero (Madrid, 1958) fue ayer galardonado con el premio Alfaguara de Novela 2013, dotado con 130.000 euros y una escultura de Martín Chirino. Ovejero resultó premiado por la obra La invención del amor presentada bajo el título Triángulo imperfecto y con el seudónimo Doppelgänger. A juicio del jurado, pre- sidido por Manuel Rivas y compuesto por Annie Morvan, José María Pozuelo Yvancos, Jordi Puntí, Xavier Velasco, Antonio Ramírez y Pilar Reyes, la novela crece y se ramifica, a partir de la curiosidad por lo inmediato, llegando a tocar el misterio Samuel, el protagonista, nos hace cómplices hablándonos directamente sobre la soledad, el amor y la capa- cidad para reinventarse y autoengañarse Con elementos del thriller clásico, se trata de un libro romántico pero muy pegado a la calle, un relato generacional ubicado en Madrid José Ovejero vive entre Madrid y Bruselas, donde combina su pasión por la literatura con las colaboraciones periodísticas. Ha cultivado todos los géneros, siendo especialmente reseñable el libro de viajes China para hipocondríacos la novela Las vidas ajenas (premio Primavera 2005) y el ensayo La ética de la crueldad con el que logró el Anagrama de Ensayo en 2012.