Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 INTERNACIONAL JUEVES, 21 DE MARZO DE 2013 abc. es internacional ABC Registran el domicilio de la directora del FMI por supuesto trato de favor Se investiga si Christine Lagarde, cuando era ministra de Finanzas, ejerció su influencia para favorecer al polémico empresario Bernard Tapie JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS E n Francia, los escándalos de Estado se ramifican y prolongan durante décadas, dejando tras sí un campo de minas políticas. Christine Lagarde, directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha sido atrapada por los penúltimos flecos del fabuloso escándalo Adidas- Tapie- Crédit Lyonnais, que fue la guinda de una catastrófica nacionalización bancaria de la doble presidencia de François Mitterrand (1981- 88 1988- 95) El registro policial del domicilio parisino de Christine Lagarde realizado ayer recordó a la opinión pública que la directora general del FMI, donde sustituyó a Dominique Strauss- Kahn, dimitido tras sus fabulosos escándalos sexuales, está acusada oficiosamente de varios delitos penales, entre ellos elaboración de documentos falsos y complicidad en la extorsión de fondos públicos en un caso de supuesto trato de favor. Tales acusaciones oficiosas son la consecuencia jurídica de dos instrucciones paralelas. En 2012, el consorcio de acreedores del antiguo Crédit Lyonnais (gran banco francés antes de su nacionalización en 1982) víctima de los escándalos que siguieron a su nacionalización, interpuso una querella contra Christine Lagarde, estimando que la intervención de la ministra en una guerra judicial que duraba más de una década fue muy lesiva para los acreedores de un banco hundido en la miseria. Acuerdo amistoso Un año antes, el Tribunal de Justicia de la República había abierto otra instrucción contra la misma Lagarde, sospechando que la ministra pudo infringir la legislación, cuando autorizó un acuerdo amistoso con el empresario Bernard Tapie, que ponía fin a largos años de querellas bancarias, y por el que se concedía a aquel 403 millones de euros de indemnización por unas operaciones rayanas en lo crapuloso del difunto Crédit Lyonnais. Años atrás, en 1996, el Tribunal de París había condenado a los responsables de la liquidación judicial y económica del Crédit Lyonnais a pagar a Tapie cien millones de euros, como compensación a las operaciones sospechosamente fraudulentas de la compraventa de la firma Adidas, que el banco compró en condiciones muy oscuras, para hacer millonarias plusvalías en detrimento del empresario y beneficiando a otros empresarios próximos al poder socialista de la época. El enfrentamiento judicial entre Tapie, el consorcio de acreedores y los responsables de la liquidación del Lyonnais se prolongó durante más de una larga década. Una tras otra, el empresario fue ganando todas las batallas judiciales, en detrimento del erario público, condenado a paFOTOS: AFP Domicilio parisino de Christine Lagarde (a la derecha)