Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 20.3.2013 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.512 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. 13123 8 424499 000013 VISTO Y NO VISTO IGNACIO RUIZ- QUINTANO RIGORES En puro rigor franciscano, Bono puede presumir de una escapada en Iraq y no deber su carrera a los libros E Gonzalo Úrculo y su representante británico, Tim Walker, con una partida de naranjas en Londres B. BERGARECHE EL PULSO DEL PLANETA Las naranjas del siglo XXI Los nietos de un agricultor de Bétera transforman su empresa en una tienda online que distribuye naranjas gourmet a toda Europa BORJA BERGARECHE CORRESPONSAL EN LONDRES n el patio de Federica Co de la calle Hermosilla, una de las iniciativas popup más exitosas del año pasado, cabía de todo. Pero la visión de cuatro hermanos sirviendo zumos de naranja en el ambiente cool de este espacio de comercio efímero madrileño le daba un genuino eco campestre poco habitual en las reuniones de urbanitas ávidos de tendencias. Esta familia madrileña decidió en 2008 asumir las riendas de la explotación de cítricos en Bétera (Valencia) de su abuelo fallecido. Aterrizaron en un mundo, la huerta valenciana, en el que hablar de venta online de naranjas les sonaba a chino nos explica Gonzalo Úrculo, la cara visible del clan. E Este joven de 27 años, licenciado en cado. Su tono mate y los arañazos del Economía por la Complutense de Ma- viento dan fe de la inversión en calidrid y master en Economía Interna- dad con que se producen, de una macional por la Technische Universität yor generosidad en el riego y un resde Berlín, vivió dos años in situ para peto a los tiempos de maduración de hacerse con los resortes del sector. la fruta. En España el pedido llega anDesde entonces, han transformado tes de las dos de la tarde del día siesta industria mayorista integrando guiente. Si el destino es Alemania tarlas nuevas tecnologías, la orientación da tres días, cuatro al Reino Unido. exterior y el toque personal en la pro- Tanto Gonzalo como su hermano mayor, Gabriel, de 29 años- -que dejó un ducción y relación con los clientes. Su objetivo, revolucionario en un estudio de arquitectura- -trabajan a sector apegado a la producción a es- tiempo completo para la empresa facala industrial, es acercarse en 2014 a miliar. Los pequeños aportan horas un 50 de venta online, a 1,45- 2,5 eu- mientras terminan sus estudios, Paros el kilo en función de la cantidad y tricia generando recetas para clientes, el transporte. Nos gusta vernos como Fernando con su know- how de inagricultores del siglo geniería agrícola. Todos Los hermanos XXI, nuestras naranjas han tenido experiencias Úrculo han son un producto gouracadémicas en el extranmet pero no caro ni exaterrizado con jero. clusivo explica Úrculo, sus naranjas en Por ahora, el 60 de están producidas con los bancos de la sus ventas son nacionacariño para quien le inpero Alemania City londinense les, ya casi un 30 ysupoterese conocer el origen ne otros de lo que come países europeos con ReiA comienzos de 2010 invirtieron no Unido o Francia el 10 En Londres, 6.000 euros en poner en marcha una tras una reciente gira de promoción, página web como canal de venta sus naranjas triunfan ya en algunos (www. naranjasdelcarmen. com) Las grandes bancos de la City como Goldnaranjas son recogidas en función de man Sachs o el Deutsche Bank, en el los pedidos de ese día. Cortan las de la estudio del chef británico Jamie Oliparte baja del naranjo, las de mejor ca- ver o en la barra del Ibérica, uno de los lidad. Y no les aplican el esmalte que restaurantes españoles más conociabrillanta las naranjas de supermer- dos de la capital británica. l corralito chipriota ha puesto sobre el tapete el rigor alemán. El rigor es alemán o no es. Los visitadores olímpicos de Madrid 2020 no son alemanes, y han ido al Bernabéu a tirarle penaltis a Íker Casillas, nuestro Jamie Oliver. Jamie, el yerno de Inglaterra, es un cocinero inglés que juega a llevar la revolución culinaria a los colegios de América, el país con treinta y dos religiones y un solo plato. Íker, el yerno de España, es un portero de fútbol que juega a llevar la revolución feminista al Real Madrid, el club con nueve copones y un solo hándicap: el piperío. A Jamie le ha salido un grano en la Red I hate Jamie Oliver miles de internautas unidos para odiarlo por el pelo, por el sobrepeso o porque siempre está llorando. A Íker le ha salido un señor de Lugo que se bebe sus birras en su sofá, que es el larguero, mientras él ha de atender a unos visitadores olímpicos que, como niños, sólo querían, en lo que se hacía la hora de almorzar, tirar unos penaltis en el Bernabéu. Unos visitadores alemanes, en vez de penaltis le habrían tirado córneres a Casillas. O le habrían probado por alto en Las Ventas, invitándole a sostener con sus brazos de Mazinger la cubierta para el baloncesto olímpico, imitación (en el diseño) de la cúpula de San Pedro, que diría Pepe Bono, último grito en teología tertulianesca. -Visto de espaldas- -escribe Bono del nuevo Papa- -se le intuye fortaleza y rigor, lo que Benedicto no tenía. ¡El rigor visto de espaldas! Porque un Papa, sostiene Bono (ahíto de bobas en la comunión laica de Entrevías) además de rezar y escribir, tiene que gobernar. -Una figura del toreo tiene que mandar- -dijo Curro Fetén- Fulano no manda nada. Y si manda, aquí no llega. Por Chesterton sabemos que la del Poverello que despreció los libros, fue una vida de apuros y escapadas. En puro rigor franciscano, Bono puede presumir de una escapada en Iraq y no deber su carrera a los libros.