Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 PRIMER PLANO Papa Francisco Atmósfera en Argentina MIÉRCOLES, 20 DE MARZO DE 2013 abc. es ABC Miles de argentinos reunidos en un acto de vigilia recibieron del Papa una llamada que disparó la emoción Lipotimias y taquicardias en la Plaza de Mayo tilo Bergoglio. La expresión, gráfica por sí misma, significa que no le saquen la piel a tiras con las críticas al a madrugada era cálida. No tan prójimo. Odios, peleas y envidias fría como estaba previsto. El fueron las palabras que el Papa instó padre César y los pecadores a borrar del vocabulario de los argenhabían animado la noche con tinos que estaban en vela y a la intemsu hit Yo quiero un Papa Latinoame- perie. Dialoguen, que este deseo de ricano También Axel, con la camise- cuidarse crezca en el corazón. Y acérta de San Lorenzo de Almagro, el club quense a Dios pidió el hombre que de fútbol del Pontífice, había termina- solo pide para sí oraciones. Recen por do de cantar Celebra la vida Las ho- mí es la expresión con la que termina siempre sus intervenciones el Papa ras pasaban y la multitud mataba el Francisco. hambre en los puesto de hamburAbel Martínez, coordinador de guesas y panchos (perritos caCruz Roja, tuvo que asumir los lientes) efectos de la sorpresa de esa En el interior de la Catevoz en la noche desde Roma: dral Metropolitana una delipotimias, desvanecimiencena de sacerdotes escutos y taquicardias. El sochaba los pecados ajeponcio, de la emoción, dejó nos. Había cola en todos su huella en medio cenlos confesionarios. La tenar de personas. Dos cuenta atrás para que tuvieron que ser trasempezara la ceremoladadas en ambulannia de entronizacia a un hospital ción de Francisco cercano. estaba en marcha. Que su deseo de Las hermanas de Era lo previsto. cuidarse unos a otros la Misión Gran Río Para eso estaban crezca, y acérquense estaban felices. Haconcentrados, desa Dios bían llegado de las de las diez de la noche, en esta emblemáprimeras a la plaza y colocado sus mantas tica Plaza de Mayo, más frente a una de las cuatro acostumbrada a recibir manifestaciones políticas de adhepantallas gigantes que flanqueasión a la presidenta o, en otros tiempos ban los laterales de la catedral. Todas no tan lejanos, a miles de argentinos de blanco, como el Pontífice, eran y golpeando con rabia y dolor sus cace- parecían misioneras de las de antes. rolas. En la espera estaban todos cuando la megafonía advirtió de la llegada de una voz conocida. Gracias por haberse reunido a rezar y por las oraciones... Era él, el Papa, Bergoglio... CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL EN BUENOS AIRES L Mensaje Una de ellas, Lidia, es colombiana, tiene 33 años, como Cristo dice con una sonrisa. Están contentas, esta noche es historia murmura después de contar con detalle todo lo que hacen en esta orden. La austeridad es una palabra que, como al Papa, les va como anillo al dedo. Estampitas bendecidas En una esquina de la catedral un camión con un tráiler larguísimo recoge la comida de los manifestantes. Juan Caar, coordinador de la ONG Red Solidaria, organizó la colecta con la Iglesia. Algunos famosos se dejan ver entre una multitud ordenada. Los reflejos comerciales de los argentinos se aprecian en los manteros Tazas con la imagen del Papa, banderas con su escudo, lla- No le saquen el cuero a nadie Los argentinos aún no se acostumbran a referirse al exarzobispo de Buenos Aires como el Papa La llamada telefónica del Pontífice, la gran sorpresa de la noche, despertó a los que permanecían con los ojos medio cerrados por el sueño. Cuidemos los unos a los otros, cuídense entre ustedes, no se hagan daño. Cuiden la vida, la familia, la naturaleza, a los niños y a los viejos La gente sonreía, aplaudía, escuchaba. No le saquen el cuero a nadie siguió el Pontífice en el más puro es- La expectación se disparó cuando apareció el Papa en la pantalla REUTERS veros, colgantes, calendarios, chapas Como en el Rastro, hay de todo y se paga por todo lo que lleva el rostro del Papa. Una excepción confirma la regla: Las estampitas están bendecidas por Bergoglio. No cuestan nada dice mientras las reparte una mujer que solía acompañar al Pontífice a las zonas miserables de Buenos Aires. El padre José Pepe Di Paola trabajó codo a codo en las villas miserias (barrios de chabolas) con el Papa. El personaje de Ricardo Darín en la película Elefante Blanco está inspirado en él. Como el resto de la gente de la plaza, está sin dormir. No esperábamos este momento espiritual. Hay que aprovechar para ver en el otro un hermano y no un adversario comenta. Es uno de los veintidós curas villeros que trabajan en uno de los trece barrios de miseria que avergüenzan a la ciudad de Buenos Aires. En ellas habitan, según datos oficiales, más de 180.000 personas, pero los curas villeros están convencidos de que la población de estos enclaves supera los 250.000. Cuando arrancó la homilía en el Vaticano, la Plaza de Mayo se emocionó. Cuando terminó estalló en un aplauso. Eso sucedía en la capital federal. En el norte, en la Quiaca, frontera con Bolivia y altiplano andino, el párroco tiritaba de frío desde las cuatro y media de la mañana. A esa hora Jesús Olmedo, el cura español, se reunía con los vecinos. La mano de Dios se ha visto en la elección del Papa. Lo digo con humor, pero lo creo le confesó más tarde al canal 13 de televisión.