Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 20 DE MARZO DE 2013 abc. es PRIMER PLANO 17 MÁS DÉBILES Francisco anuncia que el verdadero poder es el servicio El Papa expone su programa en la Misa de Inauguración bajo un sol radiante y con la presencia de 132 delegaciones oficiales de todo el mundo JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL EN EL VATICANO uando pasaba con el todoterreno descubierto en medio de los fieles, antes de comenzar la misa, el Papa Francisco vio a un anciano enfermo, sostenido por dos personas junto a la valla. Ordenó parar el vehículo, se bajó y se acercó a la valla para besar y acariciar al enfermo, débil y de rostro demacrado. Era un gesto del valor de una homilía. Cuatro horas más tarde, después de la misa y de saludar a la última de las 132 delegaciones oficiales, el Santo Padre se acercó todavía a saludar a los empleados de la basílica, que le recibieron absolutamente emocionados. Sus gestos y su homilía daban ya una idea clara de lo que va a ser el Pontificado. El programa del nuevo Papa presentado al mundo en una jornada radiante es ponerse al servicio de los cristianos y de toda la humanidad siguiendo el ejemplo de San José, custodio de María y de Jesús, cuya fiesta se celebraba ayer. C Sin temor Vigilemos nuestro corazón, porque de ahí salen las buenas y malas intenciones. No debemos tener miedo de la bondad ni de la ternura El ejemplo de San José Para el Santo Padre, José ejercía su tarea protectora con discreción, humildad, fidelidad y silencio Materia de examen Al final nos juzgarán por el modo de tratar al enfermo, al hambriento, al sediento, al desnudo, al encarcelado mo tiempo muestra cuál es el centro de la vocación cristiana: Cristo Francisco invitaba a todos a mirar a ese centro: Custodiemos a Cristo en nuestra vida, para custodiar a los demás, para custodiar la Creación Es necesario custodiar la naturaleza como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra San Francisco de Asís Pero, sobre todo, a las personas: Custodiar a la gente, preocuparse por todos, por cada uno, con amor; especialmente por los niños, los ancianos, los más frágiles de modo especial en el marco de la familia. La obra de cada uno Por desgracia, según Francisco, el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque de ahí salen las intenciones buenas y malas Su visión no era maniquea. Cada uno puede hacer el mal o el bien: No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura Tan sólo al final mencionó su tarea de nuevo Obispo de Roma, Sucesor de Pedro, que comporta también un poder. Jesucristo ha dado un poder a Pedro, pero ¿de qué poder se trata? La respuesta, para Francisco, es clara: El verdadero poder es el servicio. Y también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz Concretamente, el Papa debe poner sus ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe, de San José. Y como él, abrir los brazos para custodiar a todo el Pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad, especialmente los más pobres, los más débiles, los más pequeños Esto es lo que indicó Jesús y esa va a ser la materia de examen en el juicio final: el modo de tratar al hambriento, al sediento, al forastero, al desnudo, al enfermo, al encarcelado El programa del Papa para su Pontificado no es más que el programa de Jesús, de cuya Compañía forma parte desde muy joven. Es un programa de continuidad con su predecesor, a quien recordó cariñosamente con motivo de la fiesta del día. Ayer era el santo de Joseph Ratzinger, y los fieles le dedicaron un gran aplauso. Quizá para subrayar su conciencia de Obispo de Roma el título con que Ornamentos sencillos Custodiar era la palabra clave. Según el Santo Padre, José ejercía esa tarea con discreción, con humildad, en silencio, pero con una presencia constante y una fidelidad total Era una buena descripción del estilo del nuevo Papa, vestido con ornamentos sencillos en una ceremonia simplificada al máximo. José, continuó comentando, estaba junto a María, su esposa, tanto en los momentos serenos de la vida como los difíciles; en el viaje a Belén para el censo y en las horas temblorosas y gozosas del parto; en el momento dramático de la huida a Egipto y en la afanosa búsqueda de su hijo en el Templo; y después en la vida cotidiana en la casa de Nazaret, en el taller donde enseñó el oficio a Jesús Según el Papa, José enseña a responder a la llamada de Dios y al mis- Benedicto XVI lo vio por televisión El Papa emérito Benedicto XVI siguió estos días con intensa participación los eventos y, en particular, la celebración de esta mañana (la misa de inicio de Pontificado) y expresó a su sucesor su cercanía a través de las plegarias aseguró ayer el portavoz vaticano, Federico Lombardi. Además, Francisco telefoneó a Joseph Ratzinger para felicitarle en su onomástica, informó el Vaticano. El Santo Padre le manifestó una vez más su gratitud y la de la Iglesia por su servicio. El coloquio fue largo y cordial añadió Lombardi. REUTERS