Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 ABCdelOCIO VIERNES, 15 DE MARZO DE 2013 abc. es ABC C ine La infelicidad de los otros ANA KARENINA Otros estrenos Este fin de semana llega a los cines la romántica Amor y letras segunda película de Josh Radnor, que esta vez actúa junto a Elizabeth Olsen. Estará acompañada en cartelera por el notable Dirección: Joe Wright. Con: Keira Knightley y Jude Law. FEDERICO MARÍN- BELLÓN Mundo pequeño un documental sobre la discapacidad del catalán Marcel Barrena. También habrá lugar en las pantallas para el largo de animación colombiano Pequeñas voces que aborda el conflicto con la guerrilla. l menos una vez por década, alguien tiene la osadía de adaptar el clásico de León Tolstoi, de principio y final tan conocidos que a la fuerza hay que encomendarse a la riqueza y profundidad de los personajes. La tentación es demasiado grande para tipos osados, como el dramaturgo Tom Stoppard Shakespeare in Love y el director Joe Wright Expiación Ambos imprimen a su Karenina un aire teatral, con una renuncia exagerada a los exteriores y cuidado primoroso por los detalles. La puesta en escena es exquisita, la cámara parece bailar y los actores están a punto de ponerse a cantar ópera en cualquier momento. Todo es perfecto, sí, y a la vez artificial. El humor del texto no es contrapeso suficiente ante el cúmulo de circunstancias que confluyen en una falta de naturalidad que anestesia el drama. Greta Garbo emocionaba con el mismo traje sin mediar palabra. Keira Knightley está irreprochable y sin embargo no alcanza la emoción, no libera su pasión del corsé de un montaje milimétrico. Como en esos equipos de fútbol que tienen las líneas demasiado separadas, entre la alta sociedad rusa del XIX y las pasiones más bajas del homo sapiens media un abismo que la alineación de virtudes que esgrime la película no logra salvar. Y sobre el duelo entre el marido Jude Law y el aspirante Aaron Johnson, cabe destacar la inestimable ayuda del primero, que aporta matices y sacrificio, sobre todo capilar. A A puerta fría. Dechent, junto a Valverde Del éxito al exit A PUERTA FRÍA Dirección: Xavi Puebla Con: Antonio Dechent, Nick Nolte, Héctor Colomé y M. Valverde OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE Antonio Dechent Los actores matamos por papeles de verdad Es el protagonista de A puerta fría, que le hizo ganar la Biznaga de Plata en Málaga DAVID MARTOS C uenta Antonio Dechent, divertido por la ocurrencia, que la única vez que se ofreció a un director para interpretar un papel fue con Libertarias Escuchó que Vicente Aranda dudaba entre él y otro intérprete, y no dudó en vestirse como un miliciano de la Guerra Civil, con cantimplora y correajes, y grabar un vídeo doméstico en un descampado. Aranda lo vio y lo contrató. Como también lo contrató Zambrano para Solas o Chus Gutiérrez para Retorno a Hansala Casi siempre como secundario, en decenas de películas. Pero la que Dechent estrena este viernes es novedosa en dos dimensiones: primero, porque el actor es su protagonista absoluto; segundo, porque retrata la podredumbre moral que nos ha conducido a la crisis. Cuando Xavi Puebla -el director- la escribió, la película era premonitoria, era demasia- do exagerada, y ahora es un espejo de lo que se está viviendo dice durante su entrevista con ABC. Los actores matamos por un papel escrito desde la verdad, que los personajes sean esféricos y tengan humanidad explica. A puerta fría rodada casi íntegramente en un hotel de Sevilla, nos sitúa en las tripas de una feria de productos electrónicos, en la que los comerciales camelan a los clientes. Antonio Dechent es un vendedor venido a menos, que utiliza a María Valverde para acceder al jefe de compras de una multinacional, interpretado por Nick Nolte: Lo conocí cuando me iba a tomar una cerveza, y le dije: I m going to drink a beer. Do you want? Voy a tomar una cerveza. ¿Quiere? Le vi un brillo en los ojos diciendo... sí pero en ese momento tenía que rodar Dechent, que ganó la Biznaga de Plata al Mejor Actor en el Festival de Málaga, asegura que ha firmado una decena de proyectos de cine... pero que no confía en que vean la luz. El otro día le dije a alguien que no había hecho ninguna película desde el año pasado, y me contestó: Ahora me creo lo de la crisis del cine español. Si Antonio Dechent no ha hecho ninguna película... Claro que lo noto. Ahora mismo, proyectos no llegan lamenta. a puerta fría es un lugar, una sensación, una evidencia que le espera al ser humano tras su largo camino en lo laboral y lo vital, esa confusión o depresión que acaba mezclando los carteles de éxito y exit Un mundo tan lejano como la punta de la propia nariz y que el notable director Xavi Puebla detecta y retrata en un congreso de vendedores en un hotel sevillano. El foco de la historia se concentra en el personaje que interpreta Antonio Dechent, un veterano comercial que apesta a whisky y a puerta fría, un comisionista a la vieja usanza, que domina la barra del bar pero no el inglés, tan granuja como honrado y que lleva su dignidad mal envuelta en papel albal. El cuadro que pinta Puebla es magnífico, y deprimente, un boceto del alma en crisis y de la crisis en el alma del mundo laboral, coloreado en blanco y negruzco (Héctor Colomé está magnífico como termómetro moral y claustrofóbico del paisaje del cuadro) donde al mismo tiempo sobran las palabras (magistral escena entre Dechent y Nick Nolte, igualados en ruina en una silenciosa barra de bar) y se hacen necesarias las palabras (las confidencias entre ese vendedor ya gastado y la joven azafata que clava en drama y encanto María Valverde) La historia es dura, seca, sin resquicios para la mirada ingenua (nadie la tiene) y la cámara del director la atrapa con sobriedad, con precisión y con sentimiento. El trabajo de Antonio Dechent es soberbio, de una negrura llena de matices, pero también lo es el de cada uno de los que asoman la jeta a la pantalla, Nolte, Colomé, Valverde, García Pérez, José Ángel Egido, y también de cada uno de los que forman ese fondo terrible de ambiente de congreso, de jungla donde la competencia es un tigre de caza. En fin, una película de tal lucidez que te deja tan aporreado como si hubiera salido en ella Bruce Willis. L