Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES VIERNES, 15 DE MARZO DE 2013 abc. es deportes ABC PARA ADMIRAR A Inventor de un ESPAÑA deporte inexistente 110 MOTIVOS Fernando Alonso y la Fórmula 1 Debutó en 2001 21 Fernando Alonso convirtió la Fórmula 1 clandestina en un espectáculo de masas JOSÉ CARLOS J. CARABIAS L 11 COMPAÑEROS ha tenido en la F- 1: Marques, Yong, McNish, Trulli, Montagny, Villeneuve, Fisichella, Hamilton, Piquet, Grosjean y Massa. Palmarés 30 VICTORIAS ha logrado. La primera fue en 2003, en Hungría, con Renault. La última, en Alemania, el verano pasado, con el Ferrari. En 2001, 2004 y 2009 no consiguió triunfos. Experiencia 197 CARRERAS ha disputado. Eso lo convierte en el decimotercer piloto con más participaciones de la historia. Este año puede colocarse octavo. Recorridos KM ha realizado a bordo de un coche en la F- 1. De ellos estuvo 8.056 en cabeza lo que equivale a 1.646 vueltas al mando de una carrera. 54.148 a generación de jóvenes españoles aficionados al deporte que nació con el cambio de siglo puede pensar, en la ensoñación de los éxitos, que Fernando Alonso, como la selección española de fútbol, Pau Gasol y sus anillos de campeón en la NBA o el ciclón Nadal en el tenis, siempre estuvo ahí, al pie de los títulos o las medallas de oro. Nada más lejos de la realidad en lo que se refiere a Fernando Alonso, el hombre que transformó las sobremesas dominicales en España a partir de un deporte reservado a minorías, semiclandestino en las parrillas de las televisiones y que nunca hubiera apostado a ganador en un país sin tradición ni vuelo. La Fórmula 1 no conoce otra cuna que el mundo anglosajón. Alonso pertenece a una estirpe reconocible al primer vistazo en la historia de España: los pioneros. Ángel Nieto introdujo las motos en nuestro país y dejó un legado para los pilotos de hoy (los 12+ 1 campeonatos) Severiano Ballesteros impulsó la industria de los campos de golf que, como océanos verdes, hoy pueblan los litorales y la meseta de España. Manolo Santana popularizó el tenis con su triunfo en Wimbledon. Fernando Alonso subió a su coche a un país. España acunaba en sus ancestros potentes representantes en otras disciplinas. En ciclismo primero fue Bahamontes, luego Ocaña, más tarde, Perico Delgado, Induráin o Contador. En tenis empezó Santana, siguió Orantes, Higueras, los Sánchez Vicario, Bruguera y al fin, el deslumbrante Rafa Nadal. A Nieto lo honraron Tormo, Sito Pons, Crivillé, Pedrosa o Lorenzo. Detrás de Ballesteros llegaron Olazábal, Piñero, Miguel Ángel Jiménez... Antes de Gasol había una base de enormes jugadores en España: Emiliano, Corbalán, Fernando Martín, Epi, Chicho Sibilio... Deportistas de primera línea mundial que activaron Fernando Alonso ha logrado 86 podios en la Fórmula 1 canastas, motos o palos de golf. Antes de Alonso, no había nada en la Fórmula 1. Solo unos cuantos precursores que no pasaron el tamiz de la victoria: Luis Pérez Sala, Emilio de Villota, Adrián Campos o el vigente Pedro Martínez de la Rosa. Autores de consumo interno para los fanáticos del motor. La irrupción de Alonso en la Fórmula 1 va más allá de la simple enumeración de sus conquistas. Dos títulos de campeón (2005 y 2006) su tránsito por las dos mejores escuderías del mundo (McLaren y Ferrari, el Madrid y el Barcelona de la F- 1) su colección de victorias (30 en once temporadas) o podios (86) En España no existían cimientos sólidos para consolidar a un piloto en un universo tan deslumbrante y en apariencia inalcanzable como la Fórmula 1. En Inglaterra residen la mayor parte de las escuderías. Su base de operaciones se concentra alrededor del circuito de Silverstone. Red Bull, McLaren, Williams, Lotus (antes Renault) y Force India construyen sus coches de competición en suelo británico, amparados en una tradición de años. Alemania disfruta de campeones (Michael Schumacher, Sebastian Vettel) y de marcas de solvencia mundial (Mercedes) Italia genera un entusiasmo sin comparación posible respecto a Ferrari, la selección nacional de todos los habitantes del país. Francia, ahora en días oscuros, proyectó a celebridades como Alain Prost y conoció días de abundancia con Arnoux, Lafitte, Alesi, Pironi o Tambay. España tiene a Alonso. Alrededor de este tipo tímido gira una imponente industria económica, deportiva, mediática, televisiva e incluso social. El asturiano aguanta todo sobre sus espaldas. La presión de las audiencias, el soporte y la imagen de los patrocinadores, la solvencia de los resultados y la proyección de un deporte que ha triunfado en términos de seguimiento. La Fórmula 1 es el segundo deporte más visto en España por la televisión. A bordo de ese milagro, Alonso siente los colores de España. Impenetrable en apariencia y demasiado duro de semblante desde la óptica de sus detractores, despliega un orgullo verdadero cuando se le habla de representar a su país. Alejado de postulados políticos que convierten los sentimientos en sectarismo, el ovetense expresa los valores de España cada vez que tiene oportunidad. Fue emocionante su discurso después de la Dos circuitos en España y un equipo El efecto Alonso generó negocio para España. Antes de la crisis había dos carreras (Barcelona y Valencia- -ahora se alternan- y una escudería de F- 1, HRT, desaparecida este año. victoria que consiguió en Valencia el año pasado. Recordó desde el podio, envuelto en lágrimas, a los parados que sufren sin trabajo, a la gente que hizo un esfuerzo económico por asistir a la carrera, a todos los que, como él, un día debieron construir su futuro sin el apoyo de un padre millonario. La familia de Alonso pertenece a una clase media de habitantes de Oviedo. Su padre, José Luis, trabajaba en una fábrica de explosivos y su madre, Ana, era dependienta en El Corte Inglés. Alonso dispone de un camerino privado en cada circuito del mundo. Una pequeña habitación en el campamen-