Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 ECONOMÍA VIERNES, 15 DE MARZO DE 2013 abc. es economia ABC Los jueces podrán paralizar los desahucios si hay cláusulas abusivas El Tribunal de Justicia de la UE cree que la ley española vulnera las normas europeas El Gobierno aprobará antes del verano los cambios en la legislación hipotecaria ANA I. SÁNCHEZ ENRIQUE SERBETO MADRID BRUSELAS esde hoy mismo, cualquier juez español podrá paralizar el desahucio de una vivienda si considera que las cláusulas incluidas en el contrato hipotecario firmado con el banco pueden ser abusivas. La paralización podrá mantenerse hasta que el magistrado resuelva el abuso cometido por la entidad y dictamine las consecuencias del mismo. Es el efecto automático de la sentencia dictada ayer por el Tribunal de Justicia Europeo que considera que la normativa española, que impide al juez que es competente para declarar abusiva una cláusula de un contrato de préstamo hipotecario suspender el procedimiento de ejecución hipotecaria iniciado por otra vía, es contraria al Derecho de la Unión puesto que podría causar daños irreparables a una persona que sea declarada posteriormente víctima de esos abusos. Los jueces de Luxemburgo reprochan a la legislación española que no permita que un juez pueda adoptar medidas cautelares, como la suspensión del procedimiento de ejecución de una hipoteca, cuando sean necesarias para garantizar la plena eficacia de su decisión final sobre si la entidad bancaria aplicó cláusulas abusivas en el contrato hipotecario. Actualmente, los desahucios se ejecutan en caso de impago y en eso los jueces aplican las cláusulas de la hipoteca tal como se firmaron, aunque otro tribunal pueda declarar posteriormente que esas eran abusivas y por tanto no válidas. La sentencia considera que una indemnización no puede compensar siempre los daños causados por la pérdida de la vivienda. Aunque los jueces pueden acogerse al dictamen europeo, el Gobierno está obligado a adaptar la legislación hipotecaria española y recoger el dictamen europeo. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz- Gallardón, explicó ayer que las modificaciones se introducirán a través de enmiendas al proyecto de ley para la protección de deudores hipotecarios que se encuentra D Mohamed Azid, ayer, en Martorell, donde recibió la noticia del fallo judicial INÉS BAUCELLS EL PROTAGONISTA DE LA SENTENCIA Espero que esto sirva para parar el drama À. GUBERN BARCELONA El de Mohamed Aziz sería un caso entre muchos si su nombre no estuviese ya asociado para siempre a algo así como la lucha de David contra el Goliat hipotecario. Soldador de profesión, la crisis le dejó sin trabajo en 2009. Para entonces estaba embarcado en una hipoteca con la que compró su piso en Martorell (Barcelona) 138.000 euros de préstamo que su sueldo de entonces le permitía afrontar sin quebrantos. Pero con tres hijos y sin trabajo se vio con el agua al cuello. Dejó de pagar cuatro cuotas. La entidad que le dio la hipoteca Caixa Tarragona, ahora parte de CaixaCatalunya aplicó la ley, y en 2011 Mohamed Aziz estaba en la ca- lle: desahuciado, endeudado con la entidad (a la que debe 40.000 euros) y con la sensación de haber sido estafado por un sistema que considera injusto. Ahora, tras la sentencia del Tribunal de Luxemburgo, dice confiar en que su caso sirva para parar el drama por el que están pasando muchas familias según señalaba ayer a ABC después de pasar un día agotador pero lleno de felicidad atendiendo a medios de comunicación Atrapado por la hipoteca Al quedarse en el paro dejó de pagar cuatro cuotas: se vio desahuciado y endeudado con el banco sin descanso. Ahora alojado en un piso de alquiler de los servicios sociales del Ayuntamiento de Martorell, Aziz desconoce el alcance real de la sentencia, confiando en que lo que es una victoria moral se traduzca en la posibilidad de recuperar su vivienda, lo que parece difícil. Dionisio Moreno, el tenaz abogado que contra viento y marea, y sin cobrar honorarios, ha llevado el caso de Aziz cree que debería ser así, y que la sentencia, sin efectos retroactivos, pierde toda su fuerza. Moreno y Aziz, junto al juez Fernández Seijo, que decidió trasladar el caso a la justicia europea, son los protagonistas de una historia que se parece a la de muchas otras víctimas de la crisis, atrapadas en hipotecas que creyeron que podrían pagar. A diferencia de otros desahuciados, a Mohamez Aziz le han dado la razón, y ayer lo celebraba, aunque con el punto de prudencia de quien, a los 52 años, en el paro, asume que la crisis le ha pasado por encima.