Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 15 DE MARZO DE 2013 abc. es españa ESPAÑA 53 El asesino de Tenerife tras el crimen: ¡Ya los maté, se acabó! El hombre, de 42 años, siempre había sido tranquilo de los que van del trabajo a casa B. SAGASTUME LAS PALMAS DE GRAN CANARIA SEVILLA Condenan a 17 años al expolicía que robó 137 kilos de droga en comisaría M. BENÍTEZ SEVILLA Todavía sin poder salir de la sorpresa, el pueblo tinerfeño de Guía de Isora amaneció ayer sin encontrar explicaciones a un crimen que ha consternado a este municipio normalmente apacible, que vive ahora tres días de luto. José Antonio G. S. gritó a quien quisiera oírlo su crimen, al salir de la casa de la calle Basalto cuchillo en mano, aún ensangrentado, el miércoles poco después de las ocho de la tarde. Ya los maté, ya se acabó todo dicen los vecinos del barrio de Piedra Hincada que vociferó, todo ensangrentado en plena vía pública, después de haber terminado con la vida de su propio hijo, de cuatro años, y de su suegro y la compañera sentimental de este, de 54 y 50 años, respectivamente. Tras ser detenido de inmediato por agentes de la Policía local, fue entregado a la Guardia Civil, que lo derivó, bajo custodia, a un centro hospitalario, donde permanecía ayer ingresado por heridas en los tendones de los brazos, que supuestamente se habría infligido después del ataque perpetrado contra sus familiares. El motivo de la sorpresa de este barrio, a unos 90 kilómetros por carretera de la capital de la isla, Santa Cruz, se basa en que era una persona de natural tranquila, que solía jugar con su hijo en la plaza. Parecía buena gente de vida tranquila, de los que van del trabajo a casa según la explicación de una vecina del lugar, María del Carmen Hernández a la agencia Efe, que se sobresaltó, mientras se encontraba fregando su casa, cuando, de repente, oyó un alarido fuerte algo Personal municipal de limpieza se encarga de las manchas de sangre EFE Heridas por autolesionarse no consta que existieran denuncias previas por violencia en el hogar. El agresor permanecía ayer ingresado en un hospital De copas en el bar por las heridas que se Los camareros de un bar cercano a la infligió después del crimen escena del crimen vieron al hombre horroroso que llegó a sus oídos a pesar de tener la puerta de su vivienda cerrada. El autor del crimen, nacido en Cabo Verde, llevaba siete años viviendo en el pueblo. En ese tiempo, jamás había habido ningún problema, aseguran los testigos. Esta idea se refuerza con los registros de la Guardia Civil, en los que bebiendo en las horas previas al suceso, si bien ninguno aseguró que pareciera encontrarse bajo los efectos del alcohol, una circunstancia que no han confirmado los investigadores. El pleno del Ayuntamiento de Guía de Isora, por su parte, emitió una declaración institucional en la que califica de miserable el triple asesinato y recoge la enorme consternación y tristeza del pueblo isorano. En re La Audiencia de Sevilla condenó ayer a los cuatro procesados por el robo de 138 kilos de cocaína en la Jefatura Superior de Policía de Sevilla. La sección séptima impone al exagente Lars diecisiete años de cárcel, tres por un delito de robo, nueve por tráfico de drogas y cinco por blanqueo de capitales y le impone multas de 6.600.000 euros. Su socio Manuel A. N. fue condenado a quince años y medio de prisión. Dos años y medio por robo, ocho por tráfico de drogas y otros cinco por un delito de blanqueo de capitales. Además le impone sendas multas de 500.000 y 1.500.000 euros. Las esposas de ambos también han sido condenadas. Mientras que Violeta, la mujer del socio, fue condenada a seis años y medio de prisión por robo y blanqueo de capitales y multa de 1.500.000 euros, la del exagente, Teresa, deberá cumplir dos años y medio por robo y pagar 300.000 euros de multa. Los jueces consideran probado que el exagente, su socio y la esposa de éste participaron en el robo de cocaína así como la confección de los paquetes para cambiarlos por otros falsos. La sentencia señala que Lars y su socio planearon en 2006 apoderarse de la mayor cantidad que pudieran de la droga que se almacenaba en el calabozo de la Jefatura Superior de Policía Así, el entonces agente Lars logró hacerse con una copia de las llaves y acordó con su socio y la esposa de éste hacer paquetes similares con azúcar, yeso y excrementos. Luego Lars realizó las sustracciones. Después vendieron la droga y lograron un importante incremento de su patrimonio.