Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 PRIMER PLANO Papa Francisco Su labor pastoral VIERNES, 15 DE MARZO DE 2013 abc. es ABC ¿Dónde está tu hermano esclavo? Algunas intervenciones del excardenal de Buenos Aires levantaron ampollas a las autoridades F. DE ANDRÉS MADRID Tratante, ¿para qué hacés esto? No te vas a llevar las manos preñadas de sangre por el mal que hiciste La voz tronante del cardenal Jorge Bergoglio, en septiembre del año pasado, en su misa al aire libre en la Plaza Constitución de Buenos Aires, resonó en la conciencias de los porteños. Como en otras ocasiones, el arzobispo de Buenos Aires denunciaba el sistema de trata de personas, ese crimen mafioso y aberrante que empuja a la desaparición de muchas chicas, con frecuencia sólo adolescentes, y a la explotación clandestina de sin papeles en talleres ocultos de la capital argentina. Dónde está tu hermano esclavo? ¿El que estás matando todos los días en el taller clandestino, en la red de prostitución, en los grupos de chicos que usás para mendicidad, para distribución de droga, para rapiña y para prostituirlos? ¿Dónde está tu hermano, el que tiene que trabajar casi de escondidas de cartonero porque todavía no ha sido formalizado Por quinto año, el cardenal presidía una misa junto a las costureras de La Alameda, los cartoneros del Movimiento de Trabajadores Excluidos, las familias que buscan a sus hijas atra- padas por las redes de la prostitución. Señor decía con fuerza el cardenal pero sin elevar la voz te pedimos que mires esto, cámbiales el corazón a estos esclavistas. Estos que entran en la ciudad abierta a ver qué pueden saquear, qué vida pueden anular, qué ni- ños pueden vender, que familia pueden destruir, qué mujer pueden explotar El hoy Papa Francisco hablaba sin papeles, con la habilidad del ladrón que sabe robar el corazón, y la rapidez del pastor de almas que enseguida busca la conversión del pecador. Sus últimos años al frente de la Iglesia en Buenos Aires, y en toda la Argentina en su calidad de cardenal primado, desmienten el perfil bajo que falsamente se le atribuyó en el precónclave romano. El cardenal Bergoglio no tuvo desencuentros con la pre- sidenta Cristina Fernández de Kirchner por razones personales, sino porque su conciencia de pastor le empujó a hablar alto en favor de la grey. La denuncia de la esclavitud en Buenos Aires fue una de las muchas intervenciones que levantaron ampollas en las instancias oficiales. Otras homilías fuertes fueron la pronunciada después del accidente de la estación Once, en la que denunció el mal estado de los ferrocarriles porteños, o las intervenciones contra la ley del matrimonio homosexual, finalmente aprobada. Misa al aire libre celebrada por el cardenal Bergoglio en una parroquia de Buenos Aires en 2004 EFE Cruzando el umbral de la fe Extracto de la carta publicada el 1 de octubre de 2012 por el hoy Papa con motivo del Año de la Fe CARDENAL BERGOGLIO Q ueridos hermanos: Entre las experiencias más fuertes de las últimas décadas está la de encontrar puertas cerradas. La creciente inseguridad fue llevando, poco a poco, a trabar puertas, poner medios de vigilancia, cámaras de seguridad, desconfiar del extraño que llama a nuestra puerta. Sin embargo, todavía en algunos pueblos hay puertas que están abiertas. La puerta cerrada es todo un símbolo de este hoy. Es algo más que un simple dato sociológico; es una realidad existencial que va marcando un estilo de vida, un modo de pararse frente a la realidad, frente a los otros, frente al futuro. La puerta cerrada de mi casa, que es el lugar de mi intimidad, de mis sueños, mis esperanzas y sufrimientos así como de mis alegrías, está cerrada para los otros. Y no se trata sólo de mi casa material, es también el recinto de mi vida, mi corazón. Son cada vez menos los que pueden atravesar ese umbral. La seguridad de unas puer- tas blindadas custodia la inseguridad de una vida que se hace más frágil y menos permeable a las riquezas de la vida y del amor de los demás. La imagen de una puerta abierta ha sido siempre el símbolo de luz, amistad, alegría, libertad, confianza. ¡Cuánto necesitamos recuperarlas! La puerta cerrada nos daña, nos anquilosa, nos separa. Iniciamos el Año de la fe y paradójicamente la imagen que propone el Papa es la de la puerta, una puerta que hay que cruzar para poder encontrar lo que tanto nos falta. La Iglesia, a través de la voz y el corazón de Pastor de Benedicto XVI, nos invita a cruzar el umbral, a dar un paso de decisión interna y libre: animarnos a entrar a una nueva vida... Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida mientras avanzamos delante de tantas puertas que hoy en día se nos abren, muchas de ellas puertas falsas, puertas que invitan de manera muy atractiva pero mentirosa a tomar camino, que prometen una felicidad va- cía, narcisista y con fecha de vencimiento; puertas que nos llevan a encrucijadas en las que, cualquiera sea la opción que sigamos, provocarán a corto o largo plazo angustia y desconcierto, puertas autorreferenciales que se agotan en sí mismas y sin garantía de futuro. Mientras las puertas de las casas están cerradas, las puertas de los shoppings están siempre abiertas. Se atraviesa la puerta de la fe, se cruza ese umbral, cuando la Palabra de Dios es anunciada y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Una gracia que lleva un nombre concreto, y ese nombre es Jesús. Jesús es la puerta. (Juan 10: 9) Él, y Él solo, es, y siempre será, la puerta. Nadie va al Padre sino por Él. (Jn. 14.6) Si no hay Cristo, no hay camino a Dios. Como puerta nos abre el camino a Dios y como Buen Pastor es el Único que cuida de nosotros al costo de su propia vida. Jesús es la puerta y llama a nuestra puerta para que le dejemos atravesar el umbral de nuestra vida. No tengan miedo... abran de par en par las puertas a Cristo nos decía el Beato Juan Pablo II al inicio de su pontificado. Abrir las puertas del corazón como lo hicieron los discípulos de Emaús, pidiéndole que se quede con nosotros para que podamos traspasar las puertas de la fe y el mismo Señor nos lleve a comprender las razones por las que se cree, para después salir a anunciarlo...