Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 PRIMER PLANO Papa Francisco La noche de la elección VIERNES, 15 DE MARZO DE 2013 abc. es ABC Que Dios os perdone por haberme elegido En sus primeras horas como Pontífice, el Papa Francisco da muestras a los cardenales de su humildad MANUEL TRILLO ENVIADO ESPECIAL AL VATICANO Después de aparecer en la Loggia por primera vez como cabeza de la Iglesia ante los ojos del mundo, Jorge Mario Bergoglio, ya como el Papa Francisco, se retiró a cenar con sus hermanos los cardenales a la Casa Santa Marta, el edificio de la Ciudad del Vaticano donde los electores residen durante el Cónclave y donde ayer permanecía el nuevo Pontífice a la espera de instalarse en el apartamento papal del Palacio Apostólico. Como si la responsabilidad que los purpurados le acababan de colocar sobre sus hombros no le pesara en absoluto, el nuevo Pontífice se siguió mostrando como uno más, con la sencillez y humildad que todos cuantos le conocen le atribuyen. Se subió en el autobús y regresó con ellos, a pesar de que podía haber empleado ya su coche oficial. Aunque algo más tarde por la votación, la fumata blanca y los ritos propios del nombramiento como pastor de la Iglesia universal, compartió la cena con los cardenales, como había estado haciendo los dos días anteriores. Empezó a servirse sobre las nueve de la noche y a las once todavía no habían terminado, como contaba ayer el cardenal español Antonio María Rouco Varela, que aseguraba que el nuevo Papa quiso subrayar la fraternidad con quienes había convivido en aquellos intensos días bajo llave Cuando dio las buenas noches a los cardenales, les sorprendió advirtiendo, con fino humor: Que Dios os perdone por lo que habéis hecho Para Carlos Amigo, esto no era sino un ejemplo más de la forma de ser con la que se había comportado desde que conoce Bergoglio, hace ya bastantes años Precisamente, dos días antes de que se encerraran en Cónclave, ambos estuvieron almorzando, junto con un par de arzobispos iberoamericanos, en una especie de último encuentro amistoso antes de tener que afrontar la grave decisión de escoger a un nuevo Papa. Según monseñor Amigo, a Bergoglio le gusta el gozo de las cosas sencillas, amables El propio nombre escogido para su pontificado, adoptado en recuerdo de San Francisco de Asís, es para monseñor Amigo un signo de lo que desea que sea su pontificado: ser el Papa que se preocupa de las criaturas más insignificantes hasta de lo más sublime Como un bonaerense más Los argentinos que celebran estos días por la plaza de San Pedro la elección del primer Papa americano y que lo han conocido como arzobispo de Buenos Aires en los últimos años lo saben bien, y coinciden también en la sencillez como su rasgo distintivo. Recuerdan su cercanía con los que menos tienen y los que más sufren, y cómo siempre rehuye de lo aparatoso, de la suntuosidad. De hecho, en la capital argentina no era extraño verle tomar el autobús, como cualquier boanerense que se dirigía a su trabajo. Es un hombre con los pies en la tierra aseguraba una compatriota a la que se le saltaban las lágrimas de emoción frente a la basílica de San Pedro la noche del miércoles cuando se anunció que Bergoglio era el nuevo Papa. El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, reveló otros detalles de las primeras horas de Bergoglio como Papa que ilustran esta personalidad alejada del boato y el artificio. Ayer, de regreso al Vaticano tras rezar en Santa María la Mayor, pasó por la Casa Internacional del Clero, donde se había alojado antes de trasladarse a la Casa Santa Marta y donde aún tenía su equipaje, lo que indica que él fue el primer sorprendido por la elección. Recogió su maleta y pagó la cuenta de su estancia, como cualquier huésped. Según Lombardi, el Papa Francisco ha llevado al Vaticano un nuevo estilo de cercanía El portavoz de la Santa Sede para Un nuevo estilo El tono de este episodio, contado por distintas fuentes, recuerda la parte de su primera intervención en el balcón de la basílica de San Pedro en la que ironizaba: Parece que mis hermanos cardenales han ido a buscarlo al fin del mundo, pero ya estamos aquí Por la mañana se despertó temprano para ir a rezar a la Virgen. Había dormido del tirón y se levantó relajado y tranquilo según el arzobispo emérito de Sevilla y también cardenal, Carlos Amigo, que recordaba ayer cómo fue a saludarle y, sin siquiera esperar que se acercara, el Papa le abordó primero para preguntarle qué tal había descansado. La Casa Santa Marta ha albergado a los cardenales durante el Cónclave los países de habla hispana, José María Gil Tamayo, mostró su convencimiento de que este Papa supondrá la llegada de aire fresco para la Iglesia y le pondrá las pilas a su misión evangelizadora. Seguramente esa forma de ser discreta, fuera del alcance de los focos, ha sido uno de los motivos que ha hecho que casi nunca apareciera en las quinielas de papables publicadas en la prensa y que su elección haya supuesto una sorpresa para el mundo. Carlos Amigo bromeaba ayer con los periodistas sobre lo inesperado del nombramiento: Como nosotros no nos enteremos de nada, porque estamos allí, parece que pensaban ustedes de otra manera. A ver si hablan más con el Espíritu Santo recomendaba.