Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 MADRID MIÉRCOLES, 13 DE FEBRERO DE 2013 abc. es madrid ABC Una madriguera de delincuencia en Parla Butroneros, traficantes de drogas, aluniceros, matones y mafias de la okupación operan desde el edificio de la calle Toledo, 15, una Cañada Real en vertical según la Policía TATIANA G. RIVAS MADRID Ya en febrero de 2012 apuntaba a 15 ocupaciones. A día de hoy, la inacción política y judicial ha hecho que la cifra alcance las 220 ocupaciones, la práctica totalidad del edificio. La técnica de la extorsión Los okupas comenzaron a echar a la gente legal con amenazas, extorsiones y alguna paliza, según explica la Policía Nacional. Estos se fueron marchando por temor, muchos con niños pequeños. Cada vez tenían más libertad para operar las mafias de la ocupación, cobrando hasta 1.000 euros por entrar en un piso a los nuevos. En menos de un año, la Policía Nacional realizó más de 700 intervenciones en este lugar tras las decenas de denuncias interpuestas por particulares. Pero finalmente, la inoperancia institucional ha hecho que este foco de la okupación se convierta en una cuna de la delincuencia. ace un año que el edificio de viviendas sociales situado en la calle Toledo, 15 comenzó a convertirse en un foco de problemas. Este inmueble, asentado sobre suelo municipal, terminó de construirse en 2010 con 270 viviendas distribuidas en 15 portales. La empresa Unifo recibió la concesión. Rápidamente adju- H dicó legalmente 210 pisos, de entre 50 y 40 metros cuadrados, a familias necesitadas. Pero en cuestión de meses comenzaron a hacerse con los pisos vacíos okupas de etnia gitana. Este diario ha tenido acceso a un informe policial que en verano de 2012 se remitió a la Delegación del Gobierno, al propio Ayuntamiento de Parla (PSOE) a la Jueza Decana del municipio y a la Fiscalía. Este contaba la trayectoria decadente de la finca desde noviembre de 2011 a julio de 2012. Es como una Cañada Real en vertical apuntan fuentes policiales. Gitanos, magrebíes y búlgaros se reparten el negocio orquestado desde el interior de las ocupaciones. Pero además de esta actividad, en verano de 2012 la Policía tenía constancia de que en Toledo, 15, se alojaba parte del clan de los Fernández- Fernández históricos delincuentes dedicados al tráfico de drogas. Por otra parte, los búlgaros que allí residen están especializados en el cobro de deudas por encargo. La gente identificada en este foco de problemas lleva a sus espaldas un amplio historial delictivo. El 9 de abril de 2012, el subinspector jefe en funciones de la Policía local, Antonio Aguado que actualmente está al frente de este Cuerpo remitió al concejal delegado especial de Seguridad Ciudadana y Movilidad un escrito que alertaba sobre la creciente inseguridad que se viene produciendo de forma continuada en Toledo, 15, un verdadero problema de orden público En este documento detallaba Aguado que ocasionaba altercados e inseguridad manifiesta y creciente en toda la zona con vecinos a los que a cualquier hora les intentan acceder a su edificio Culminaba dicha comunicación con la siguiente