Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 PRIMER PLANO Benedicto XVI renuncia Su nueva vida La futura residencia de Benedicto XVI Área religiosa De más reciente construcción. Inaugurada en 1994- Locutorio para los visitantes- Biblioteca- Capilla- Coro MIÉRCOLES, 13 DE FEBRERO DE 2013 abc. es sociedad ABC Azotea Ofrece una de las mejores vistas de la ciudad de Roma y de la cúpula de San Pedro Cúpula de la Basílica de San Pedro Vivienda Planta semisótano: -Lavandería- Almacén- Sala de usos múltiples Planta baja: -Refectorio- Cocina Plantas 2 y 3 -12 habitaciones Radio Vaticano Estación de Ferrocarril Jardines Museos Vaticanos Museos Gregorianos Monasterio Mater Ecclesiae Antigua residencia de los jesuitas que trabajaban en Radio Vaticano Monasterio Mater Ecclesiae L Osservatore Romano Basílica de San Pedro Capilla Sixtina Plano de situación de la Ciudad del Vaticano Casa Santa Marta Sala de Audiencia s Pablo VI Apartamentos papales Plaza de San Pedro S P. SÁNCHEZ- CG. SIMÓN ABC Fuente: El Vaticano Vivir en nuestro convento es un gesto de su sencillez Las hermanas salesas fueron las últimas en ocupar el convento Mater Ecclesiae, donde residirá Benedicto XVI LAURA DANIELE MADRID llo, incluso hay partes en que el suelo está desnivelado explicó la hermana, para quien la experiencia de vivir dentro de los muros del Vaticano a pocos metros de Benedicto XVI no se puede describir con palabras La última vez que vieron al Papa fue días antes de que las religiosas volvieran a España. Le fuimos a visitar al Palacio Apostólico. Se le veía cansado pero también fuerte y con una claridad de mente impresionante. Recuerdo que nos dijo: ¿Qué va a ser del Papa sin vosotras? Se notaba que ese año había envejecido mucho por todo lo que había sufrido relató la religiosa. Sin comodidades Durante los tres años que duró la estancia de las salesas en Mater Ecclesiae las hermanas no solo se dedicaron a rezar por el Papa y sus colaboradores, también le arreglaban sus sotanas, y de vez en cuando le llevaban tartas de ABC Las hermanas salesas junto al Papa en octubre de 2012 manzana y de chocolate que eran las que más le gustaban a Benedicto XVI. Dos vemanecido cerrado por obras. Cuando y ladrillo- -es mucho ces a la semana tamBenedicto XVI se instale allí después más pequeño y austebién enviaban al Pade pasar un periodo de tiempo en Cas- ro. No hay prácticalacio Apostólico las tel Gandolfo dejará de ser un monas- mente ninguna defrutas y verduras terio para convertirse otra vez en una coración, salvo una que recogían en el residencia privada. Con este gesto el vidriera con los espequeño huerto Es una casa donde Papa da un testimonio maravilloso de cudos de varias órque hay junto al prácticamente no hay humildad, sencillez y pobreza expli- denes monacales convento. comodidades, pero es có a ABC la hermana María Begoña, en la capilla, que se La parte antigua un lugar muy agradauna de las siete monjas salesas que encuentra en la pardel edificio consta de ble para vivir vivieron en Mater Ecclessiae te nueva del edificio, cuatro plantas muy luA diferencia del Palacio Apostóli- junto a la biblioteca y el minosas. En las dos úlco, el convento- -construido en piedra coro. Todo es muy sencitimas hay doce habitacio- No tiene las comodidades del Palacio Apostólico, pero el convento Mater Ecclesiae atesora el silencio y la sencillez con la que quiere vivir Benedicto XVI la última etapa de su vida. El edificio de cuatro plantas- -ubicado en los Jardines Vaticanos- -fue antaño la casa de los jesuitas que trabajan en Radio Vaticana. En 1992 Juan Pablo II decidió convertirlo en un monasterio para que residieran allí por periodos de cinco años diversas órdenes religiosas de vida contemplativa y pudieran rezar desde el corazón mismo de la Iglesia por las intenciones del Papa. La Orden de la Visitación de Santa María, conocidas como las salesas fueron las últimas religiosas en pasar por el convento. Regresaron a España a mediados de octubre del año pasado y desde entonces el edificio ha per- Austeridad