Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES SUCESIÓN EN ROMA PRESIDENTA- EDITORA: MIÉRCOLES, 13 DE FEBRERO DE 2013 abc. es opinion ABC CATALINA LUCA DE TENA Director Bieito Rubido Ramonde Director adjunto Luis Ventoso Subdirectores José Ramón Alonso Manuel Erice Mayte Alcaraz Montserrat Lluis Adjuntos al Director Ramón Pérez- Maura Alfonso Armada Ana Isabel Sánchez ABC Cultural Fernando R. Lafuente Áreas Sergio Guijarro (Información) Jaime González (Opinión) Manuel Marín (España) Alberto Sotillo (Internacional) Yolanda Gómez (Economía) Adolfo Garrido (Madrid) Nuria Ramírez (Sociedad) Jesús G. Calero (Cultura y Espect. David Álvarez (Deportes) Sebastián Basco (Cierre) Jesús Aycart (Diseño e Infografía) Matías Nieto König (Fotografía) Alexis Rodríguez (Suplementos) Laura Revuelta (ABC Cultural) María Jesús Pérez (Empresa) Fernando Rojo (Fin de semana) Isabel Gutiérrez (Gentestilo) Julián de Velasco (Infografía) Archivo Federico Ayala Delegaciones Isaac Blasco (C. Valenciana) María Jesús Cañizares (Cataluña) Antonio González (C. -La Mancha) José Luis Martín (Castilla y León) Roberto Pérez (Aragón) Bernardo Sagastume (Canarias) Pablo Alcalá (Galicia) Directora General En vísperas del cónclave, se recuperan tópicos que fueron totalmente inútiles con el propio Benedicto XVI, presentado entonces como el nuevo inquisidor y considerado ahora como una víctima de los inmovilistas del Vaticano OS cónclaves para la elección de un Papa constituyen, por su carácter histórico y su escasa frecuencia, uno de los acontecimientos de mayor interés informativo. En ninguno de ellos han faltado las quinielas sobre los papables los rumores sobre alianzas internas en la Curia y, por supuesto, las inevitables teorías conspirativas sobre el pontificado que toca a su fin. Con Benedicto XVI no iba a haber una excepción, alimentada por la peculiaridad de que la sucesión en la Sede de Pedro se deberá a su renuncia voluntaria. No habían pasado veinticuatro horas desde que el Santo Padre anunciara su decisión y la vaticanología se había puesto en pleno funcionamiento para analizar el derrotero del cónclave que se celebrará en marzo. Como era previsible, no faltan los análisis de geoestrategia, que enfocan la sucesión de Benedicto XVI como una pugna entre los eurocentristas, más bien italianistas, y los partidarios de un candidato africano o americano, opciones que en el seno de la Iglesia no se plantean con esa división territorial ni como una pugna de poder regional, sino como la expresión del nuevo rostro de la Iglesia católica, cada vez menos eu- L ropeo. También abundan ya los esquemas que organizan el colegio electoral de los cardenales con derecho a voto entre conservadores y progresistas, para lo que se utilizan tópicos que fueron totalmente inútiles con el propio Benedicto XVI. Algunos de los que en 2005 presentaban a Ratzinger como el nuevo inquisidor ahora lo consideran como una víctima de los inmovilistas del Vaticano. Ni acertaron entonces ni aciertan ahora. Y tampoco podían faltar las teorías de la conspiración, según las cuales Benedicto XVI ha arrojado la toalla ante la incomprensión de las élites jerárquicas hacia sus avances en la unificación conciliar de la liturgia, la aceptación de culpas por los casos de abusos a menores o la voluntad de reformar el entramado vaticano. Parece que lo más difícil es aceptar lo más sencillo, es decir, que el Papa renuncia por los motivos que ha expuesto, que su edad y su salud no lo acompañan para desempeñar su labor de Vicario de Cristo en la Tierra y que ha optado por aceptar sus limitaciones con humildad, antes que convertirlas en un sacrificio ejemplar pero inadecuado para la dirección de una Iglesia convocada a una presencia activa y, si hace falta, polémica en el mundo moderno. La Iglesia se ha enfrentado antes a estas situaciones con la seguridad de saber que es una institución creada para una misión universal. Y desde esa seguridad, las opiniones publicadas por quienes, además, no pertenecen a ella difícilmente condicionarán la decisión del cuerpo cardenalicio. Si lo hubieran hecho en 2005, no habría sido elegido Joseph Ratzinger como Papa. EN DEFENSA DE LA FIESTA NACIONAL Ana Delgado Galán Gerente Javier Caballero Control de Gestión José Antonio Ansede Recursos Humanos Raquel Herrera Marketing José María de la Guía Comercial Juana Estévez Publicidad Eduardo Real Distribución Maite Corral ABC en Kioskoymás Pilar Sainz Negocio Abc. es Beatriz Lizarraga Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7 28027 Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Att. al cliente 902 334 555 G RACIAS a la mayoría absoluta del PP, el Congreso aprobó ayer la admisión a trámite de la iniciativa legislativa popular en favor de la Fiesta de los toros. La tauromaquia es un arte de honda raigambre histórica y los festejos taurinos forman parte con toda naturalidad de la realidad sociológica en todas las regiones españolas; de ahí la inquina de los nacionalistas hacia un espectáculo que conjuga la cultura y la tradición, como reflejo del espíritu de una comunidad que se siente vinculada por unas mismas costumbres y pautas de comportamiento. La prohibición de la Fiesta en Cataluña y los esfuerzos del nacionalismo vasco radical para impedir los toros en las localidades donde gobierna han generado una reacción social abrumadoramente mayoritaria. El Congreso ha sido sensible al clamor de los ciudadanos y pone ahora en marcha un procedimiento que culminará con su declaración como Bien de Interés Cultural y que, según los informes jurídicos más solventes, levantará la prohibición ahora impuesta de forma artificial. Es lamentable la posición de los diputados socialistas, negándose a apoyar una iniciativa que sin duda está bien vista por millones de votantes del propio PSOE. Los extraños complejos del PSC ante el nacionalismo y un falso progresismo antitaurino son la mejor prueba de la triste realidad de un partido sin rumbo y sin liderazgo. Al margen de las decisiones personales, los toros son el símbolo de una gran nación histórica que se reconoce a sí misma en una Fiesta admirada por literatos y artistas de todos los tiempos como expresión de cultura al más alto nivel. El acuerdo aprobado ayer por el Congreso de los Diputados marca un rumbo nuevo en la defensa de la Fiesta nacional. Protagonistas Pere Navarro Primer secretario del PSC Alberto Garzón Portavoz económico de Izquierda Plural A. Ruiz- Gallardón Ministro de Justicia y exalcalde de Madrid La frase del día Mario Draghi Presidente del Banco Central Europeo Precio ABC 1,30 euros Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.477 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid España va por el buen camino. Tienen que felicitarse por ello Con seis millones de parados, España podría estar ardiendo. Pero no ha sucedido. Hemos apretado los dientes como nadie en Europa y, gracias a las reformas asumidas, la macroeconomía se reequilibra y Morgan Stanley nos señala como la próxima Alemania Ahora queda que esa credibilidad que la banca financiera y el BCE nos conceden de nuevo se traslade a la microeconomía, donde demasiados españoles no ven aún los frutos de su colosal esfuerzo. ÍNDICE La Tercera 3 Editoriales 4 Enfoque 5 Opinión 14 Cartas 16 Primer plano 20 España 32 Internacional 42 Economía 48 Sociedad 55 Familia 58 Cultura 61 Madrid 64 Agenda 70 Deportes 76 Gentestilo 82 Tiempo 84 TV 85 Otra vez se evidencia su incapacidad para poner orden en el PSC. Ahora ha sido el pleno del Ayuntamiento de Gerona, con el voto de sus ediles, el que ha ratificado una declaración de soberanía No por armar una idea con descalificaciones esta cobra más valor. Su invectiva contra el presidente del BCE estuvo fuera de forma y de lugar. No es el Congreso el sitior para increpar a un mandatario institucional En el pulso con las asociaciones profesionales por las tasas judiciales, ha acabado dando su brazo a torcer. Como le pasará con la exconsejera delegada de Madrid 2016 y su vinculación con el caso Nóos