Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 8 DE FEBRERO DE 2013 abc. es ABCdelOCIO 43 pretado a un nazi judío, a un asesino psicótico y, en general, todo tipo de personajes raros. Nunca pensé que podía convertirme en estrella de películas románticas. ¿Se esperaba todo lo que le ocurrió después gracias a ese filme? -Para nada, fui el primer sorprendido. En ese momento pensaba que mis registros como actor iban a ser muy limitados y, de pronto, Nick Cassavetes me abrió los ojos. Pensé que se había vuelto loco, porque jamás me consideré un tipo atractivo, pero las películas te lavan el cerebro y ahora, de pronto, todo el mundo me considera un sex symbol Es rarísimo. Viaje con ABC al lugar del crimen Nuestro periódico sortea un exclusivo viaje para dos personas a Los Ángeles. Para ello, solo hay que suscribirse a ABC Kiosko y Más por 9.99 y participar en un concurso cuyo premio incluye el vuelo de ida y vuelta, cuatro noches de hotel con desayuno, los traslados, seguro de viaje y un tour exclusivo de Gangster Squad para visitar los lugares donde se rodó la película, en una de las zonas más carismáticas y atractivas de la ciudad californiana. El periodo para poder apuntarse y entrar en el sorteo termina el 14 de febrero. Para más información sobre el sorteo: 902 041 770. Langostas y vodka ¿De veras no se considera un tipo atractivo? -Qué va, yo sigo siendo el mismo. Algo muy raro ha pasado. Me acuerdo de andar por la calle, ver los carteles que anunciaban tal o cual película, y muchas veces pensar en quién iba a comprar entradas para ese filme, con un actor tan poco carismático. Y ahora yo soy el protagonista de esos carteles, pero sigo creyendo que todo debe de ser un error (risas) ¿Tanto le sorprende verse como protagonista de una película? -Sí, es extraño, muy extraño. Pero es algo que yo he buscado y, como comprenderás, no voy a quejarme. Pondré un ejemplo que igual suena rocambolesco: tengo un amigo cuya abuela baña las langostas en vodka antes de hervirlas, luego las mete en la cazuela y, poco a poco, va subiendo el fuegom con lo que la langosta, borracha perdida, no sabe lo que le está pasando. Pero disfruta mientras pasa un suplicio. Es una analogía: yo me siento como la langosta y, de paso, como la buena señora al mismo tiempo (risas) Digamos que me hice esto a mí mismo. -Hablando de suplicios, a veces la fama le juega malas pasadas, como la foto suya publicada en Twitter que daba a entender que se había perdido en Nueva Zelanda, lo que dio el pistoletazo de salida a algo así como la cacería de Gosling ¿Qué opina de estas situaciones? -Fue algo de locos, pero lo que más me molestó fue que mis amigos en Nueva Zelanda se enfadaron conmigo porque pensaron que había viajado allí y no les había llamado. Me pasé mucho tiempo convenciéndoles de que no era yo quien aparecía en las fotos. Y creo que aún me la tienen guardada. La fama te afecta el día a día, es increíblemente surrealista, y vuelvo a la metáfora de la langosta: es algo que me he hecho a mí mismo, aunque es cierto que esta industria ha cambiado mucho desde que yo era un niño y empecé en esto, por culpa de los blogs, los paparazzi, los programas de cotilleos, los móviles... Ahora todo es más complicado, y casi nada romántico o aventurero. Contra la corrupción, leñazo GANGSTER SQUAD (BRIGADA DE ÉLITE) Dirección: Ruben Fleischer. Intérpretes: Sean Penn, Ryan Gosling, Josh Brolin, Emma Stone, Nick Nolte. OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE L El actor sigue sacando provecho de su cara de niño bueno a mayor gracia de este sucedáneo está, precisamente, en su originalidad a la hora de que cada actor esté bien ligado a su personaje y cada personaje suscrito a un tópico: el poli guaperas, Ryan Gosling; el poli tosco, Josh Brolin; el mafioso despiadado e insufrible, Sean Penn... lo cual facilita aún más las cosas a ese vigía que suele llevar dentro el espectador: ¡barro a la vista! La historia está espléndidamente enfocada a la época, el lugar y el género, un policíaco brutal en Los Angeles durante los años cincuenta, y muy llena del aire De Palma y sus Intocables o de aquella Brigada del sombrero que nos contó Lee Tamahori. Tanto el argumento como su estilo y personajes suenan en la pantalla como un eco, aunque podría considerarse como novedad el hecho de ver a Sean Penn mucho más desagradable, patán y despendolado de lo habitual en su encarnación del mafioso Mickey Cohen, alguien que le hubiera hecho vomitar a Edward G. Robinson, de puro feo y maquillado. No se busca y, por lo tanto, no se halla ni la menor sutileza en el desarrollo y giros del guión, aunque el director, Ruben Fleischer (dos ecos al tiempo de grandes cineastas) consigue una magnífica ambientación gansteril y negra en aquel Hollywood de technicolor, un ritmo de velocista en una carrera de fondo y unas escenas de acción llenas de ruido y metralla, y con cierta tendencia a la cámara relamida y lenta. La tesis es tan vieja como actual: o se le pone freno a la corrupción como sea (ese como sea suele aportar a la tesis su dosis de controversia) o poco a poco va devorando a todas las instituciones, desde la policial a la judicial. Aunque Gangster Squad no se preocupa en exceso en argumentar sus tesis, sino en que embadurnen la pantalla de violencia, venganza, degradación y un discutible sentido del valor (y de los valores) que relacionan el fin de la guerra (mundial) con el principio de la batalla (moral) Los dos protagonistas, Gosling y Brolin, son excombatientes y sus amarguras y desesperanzas los empujan a una huelga vital, que ellos hacen a la japonesa, una guerra persistente por el bien de la comunidad, de la familia, del amor.