Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN POSTALES VIERNES, 8 DE FEBRERO DE 2013 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS JOSÉ MARÍA CARRASCAL Artur Mas se parapeta tras el español Serán las cosas del bilingüismo, o del subconsciente, que es donde la cabeza trata de confinar las cosas del corazón. Pero el caso es que Artur Mas siempre utiliza el español para hablar de corrupción. Los escándalos del Palau, Pretoria, Clotilde y las ITV acumulan muchos apellidos ilustres de su propio partido, algunos tan cercanos a él como Oriol Pujol. Y puede que por eso, consciente ahora sí de que cuando habla de hacer limpieza sabe a quién se refiere, vuelva a parapetarse tras la lengua. Sánchez Gordillo ya tiene patente de corso Según el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía no es constitutivo de infracción penal insultar a quienes no secundan una huelga ni tampoco acudir en masa a los establecimientos abiertos sin más arma que la palabra, el ruido o la presencia física solo si se impide físicamente Una manera muy jurídica de conceder patente de corso a Sánchez Gordillo y sus sindicalistas del SAT para que sigan practicando su legalizado amedrentamiento de quienes no secunden sus iniciativas. LA HORA DE LA JUSTICIA En medio de la desolación que reina hoy en España, sólo la Justicia ofrece una luz, un alivio, una esperanza de salvación E N vez de aclararse el panorama, se enturbia a cada día que pasa y a cada declaración que se escucha. Hablo, naturalmente, del caso Bárcenas, que más bien debería llamarse caso de la política española. Estamos tratando con personajes y personajillos más interesados en que no se sepa lo que ocurrió que en que se sepa. En salvarse ellos, en vez de salvar el país o incluso su partido. Lo hacen con todos los medios a su alcance, la mentira incluida, aunque intercalada con alguna verdad, para ver si cuela. Son listos, pero no diría inteligentes. Si fueran inteligentes no se verían en la situación en que están. ¿Cómo puede llamarse inteligente a alguien que, para saldar sus deudas con Hacienda por una cuenta no declarada en Suiza, echa mano de otra cuenta también opaca? ¿Cómo puede decirse he cumplido con mi deber y, al mismo tiempo, admitir que se ha visto una contabilidad con pagos fraudulentos? Lo que tendría que haber hecho, si de verdad cumplía con su deber, era haberlo denunciado inmediatamente. ¿Cómo pueden los partidos dejar que los medios de comunicación muestren sus vergüenzas- -siempre con datos incompletos y a veces trucados- con lo que no consiguen otra cosa que hundirse en la ignominia de quienes les han traicionado y perder cada vez más prestigio, junto al de España? ¿Cómo puede invocarse el empobrecimiento injusto para recurrir el embargo de bienes de una familia que hasta ahora ha gozado de toda clase de privilegios, en medio de un millón de ellas en las que no entra ni un solo sueldo en casa? No, eso no es inteligencia. Eso es, en el mejor de los casos, cerrazón; en el peor, picaresca. En este batiburrillo de comportamientos turbios, declaraciones contradictorias, amargo descontento y escepticismo generalizado, sólo se ve una luz: la de la Justicia. Finalmente jueces y fiscales empiezan a actuar como se supone de esa dama con los ojos vendados, la espada en una mano y la balanza en la otra: sin hacer distingos, en busca de la verdad. Lo hace lenta, callada, meticulosamente. Como debe hacer, pues si es verdad que una Justicia morosa no es Justicia, menos lo es una apresurada. Tiene que analizar cada detalle, calibrar cada paso, sopesar cada palabra, explorar cada indicio, para averiguar lo que realmente ocurrió. Teniendo en cuenta siempre que se enfrenta a gentes sin escrúpulos, que hacen cualquier cosa, incluida la mentira y la traición, para salvarse ellos. Sin olvidar tampoco a los inocentes que pueda haber. Una labor tan ardua como delicada y trascendente. Suena, en fin, la hora de la Justicia para salvar a este pobre, en el sentido real y figurativo, país, para salvar su fragilísima democracia y, en último término, para salvarse ella misma, quiero decir a nosotros, de nosotros mismos, el último fin de la Justicia. Artur Mas INÉS BAUCELLS CARTAS AL DIRECTOR Aclaración La publicación en ABC, el 3 de febrero (pág. 16 de su edición de Madrid) de una nota, firmada por el embajador Martínez- Correcher, exjefe de Protocolo del Estado, referente al uso de la dignidad de Duque de Palma de Mallorca requiere una corrección, pues señala que el artículo 6 del Real Decreto 1368 1987, de 6 de noviembre, sobre títulos de la Familia Real, dice textualmente que el uso de títulos de nobleza, pertenecientes a la Casa Real, solamente podrá ser utilizado por el Titular de la Corona, cuando en realidad el real decreto dice autorizado lo cual cambia, evidentemente, el sentido de la frase. Esta aclaración me mueve, con el debido respeto al mencionado embajador, a manifestar mi discrepancia con su opinión acerca de una norma legal, el mencionado real decreto de 1987, en cuya gestación participó, no cabe duda, el señor Martínez- Correcher, pero cuya facultad de interpretación auténtica reside en quien la creó, es decir, Su Majestad el Rey, que la firmó al promulgarla y que, a través del uso consuetudinario seguido por la Casa de S. M. ha dejado claro durante años que la razón de atribuir el ducado de Palma de Mallorca a la Infanta tenía como fin, además de realzar a la capital balear con el digno uso de esta distinción, dotar de un estatus protocolario destacado al cónyuge de la agraciada, quien, mediante el uso compartido del ducado, adquiría, por tradición, el tratamiento de Excelen- Sobre dimisiones El diario El País no ha dudado en publicar anotaciones de miles de euros recibidas presuntamente por diversos políticos del PP. Pase que lo haga un periódico, pero ¿cómo puede el jefe de la oposición ser tan irresponsable como para pedir la dimisión del presidente sin pruebas fehacientes de algo que parece claramente cocinado Su afán de poder ha hecho disminuir la ya maltrecha confianza internacional en España y bajar la Bolsa. Resulta llamativo que el Sr. Rubalcaba pida, sin sonrojarse, la dimisión de Rajoy; alguien tan antiguo en el PSOE como para haber estado en casos tan graves como los GAL, Filesa, Roldán, Mariano Rubio o los soplos a ETA. Por no hablar del presunto uso fraudulento por parte del PSOE de los fondos de dinero público destinado a prejubilaciones en los famosos ERE de Andalucía, con un fondo de 647.869.157,45 euros. Pero debe de ser poca cosa para nuestro oscuro personaje, pues para nada pidió la dimisión de Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Eso sí, la izquierda sabe movilizar la calle mejor que nadie, y a río revuelto, ganancia de pescadores. Quizás haga falta pedirle a él que justifique las cuentas de su partido. IGNACIO AYALA DE LA PEÑA MURCIA tísimo Señor. Y tanto el uso del ducado como el tratamiento de Excelencia se ha dispensado durante años en programas de actos, comunicados y otros documentos de la Casa de S. M. en relación con el marido de la Infanta. Por todo lo expuesto, una fórmula para señalar públicamente que el señor Urdangarín fuera excluido del uso de esta merced podría ser un mero comunicado de la Casa de S. M. que indicara que tal uso quedaba reservado exclusivamente a su titular, es decir, a S. A. R. la Infanta Doña Cristina. Que el decreto de 1987 califique estas dignidades como personales, más que un error de redacción parece una aclaración de que el título no tendría carácter hereditario y, quizás, una excesi- va cautela tendente a subrayar que la titularidad del ducado se reservaba a la Infanta, evitando así que se reprodujese en España el caso de Lord Snowdon en el Reino Unido, que agraciado personalmente con el título de conde y miembro de la Cámara de los Lores, con motivo del nacimiento del hijo primogénito de su matrimonio con la Princesa Margarita, conservó estas dignidades una vez divorciado de la misma, dándose la paradójica situación de que su segunda esposa era conocida como condesa Snowdon, mientras que la propia Princesa, que no contrajo nupcias posteriormente, también conservaba oficialmente el dictado de condesa Snowdon. Por último, señalamos la con-