Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 8 DE FEBRERO DE 2013 abc. es ENFOQUE 5 Un grupo de vecinos trata de salvar un vehículo de las llamas de unos contenedores incendiados en las calles de Sevilla JUAN FLORES Toneladas de basura Un país de incendiarios JAIME GONZÁLEZ Anoche desconvocaron la huelga. Pero en Sevilla se acumulan 7.000 toneladas de basura, metáfora inmunda de un nivel de porquería que casualmente es idéntico al coste de la corrupción política en España: 7.000 millones de euros, según publicó ABC hace unos días. Dice el Ayuntamiento que el riesgo sanitario es bajo será porque han visto la mugre desde arriba y les falta perspectiva. 7.000 toneladas de basura no obstruyen las arterias, ni provocan cardiopatías ni accidentes cardiovasculares, como advierten las cajetillas de tabaco, pero su presencia en las calles de Sevilla sirve como retrato de época, como el bosquejo de la profunda decadencia de un país que corre el riesgo de quedarse sin defensas por un fallo del sistema inmunológico: ese conjunto de estructuras biológicas que protege al organismo contra las enfermedades. Peor que las 7.000 toneladas de basura que se acumulan en las calles de Sevilla y los 7.000 millones de euros hurtados de las arcas públicas es la falta de respuesta del sistema. ¿Dónde están los linfocitos, los anticuerpos, las células T que deberían activarse para combatir los virus y acabar con las células patógenas? El problema no es la porquería, sino la ausencia de un servicio de limpieza que purgue la mugre y los excesos. Las estructuras del Estado- -nuestro sistema inmunitario- -no responden con la eficacia que debieran y los demás contrapoderes- -entre ellos la prensa- -son víctimas de la misma decadencia. Ya lo dijo Joseph Pulitzer: Una prensa cínica, mercenaria y demagógica producirá un pueblo cínico, mercenario y demagógico Tal vez porque el apóstata del periodismo amarillo sabía como nadie que las naciones prosperan o decaen simultáneamente con su prensa Estamos como estamos: decayendo. Y, mientras tanto, como en Sevilla, algunos aprovechan las noches para quemar contenedores.