Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 DEPORTES ARBELOA, inofensivo Providencial al impedir un remate de Nolito. No aprovechó la banda DOMINGO, 3 DE FEBRERO DE 2013 abc. es deportes ABC ASÍ JUGARON D. LÓPEZ, tranquilo De nuevo titular, el Granada no llegó ni a ponerle a prueba VARANE, valiente Rápido y atento, ganó el duelo a Aranda. De lo poco salvable en el Madrid RAMOS, ausente Regresó tras cumplir su sanción y se contagió del tono gris de su equipo COENTRAO, gris Correcto en defensa, pero volvió a mostrar sus carencias ofensivas ALONSO, incómodo La falta de frescura física le nubló las ideas. Errores de pase raros en él Tono rutinario en un Madrid demasiado caótico y gris El Granada le superó con disciplina, orden y gran sacrificio. Los de Mourinho presionaron mucho, pero sin ideas ni elaboración en su fútbol JOSÉ MANUEL CUÉLLAR n partido indescifrable, lleno de enigmas y de extrañas idas y venidas. Nadie acertó a poner orden en un encuentro donde el que dominaba, el Madrid, no tiraba; y el que reculaba, el Granada, creaba más peligro con ocasiones dispares, absurdas, originadas más por errores defensivos de los de Mou que por aciertos propios. Resultó extraño que el claro dominio del Madrid, rodeando la fortaleza granadina no se viese reflejado en ocasiones de gol pues lo que es tirar a puerta el Madrid no tiró. Obuses fuera, disparos desviados, centros a los que nadie llegaba y caos, mucho caos en todas las líneas. Mou metió a Modric pero sacrificó a Ozil y el Madrid lo notó, vaya si lo notó. Sin el alemán, al equipo le faltó el último pase, ese que crea las ocasiones de gol. El Madrid llegaba al área y ahí se difuminaba, no existía, nadie veía agujeros ni huecos. Mucho más cuando el Granada marcó en el enésimo gol que le meten al Madrid a balón parado. Y esta vez no estaba Casillas para echarle la culpa con el manido sambenito de que no sale bien. Fue un córner que peinó Cristiano... a su propia red en medio de un mar de cabezas que buscaban el esférico. El Madrid se espesó. Fue como un torito ciego, sin pausa, perdido Xabi Alonso en un sinfín de entregas erradas y de despistes que casi cuestan más goles. Si no tienes a Ozil y Alonso anda en una mala noche, el Madrid se queda sin brújula, sin coordinación entre líneas, desconectado todo el mundo. Di María apenas apareció, Higuaín no paró de correr para no encontrar U GRANADA Toño Nyom Iñigo Mainz Siqueira Recio Rico Torje (86) Aranda (74) Nolito Ighalo Buonanotte (74) J. Ortiz (86) Iriney (90) 1 REAL MADRID D. López Arbeloa Varane S. Ramos Coentrao (68) Khedira (46) X. Alonso Di María Modric C. Ronaldo Higuaín (46) Callejón (46) Benzema (46) Marcelo (68) 0 GOL 1- 0, m. 21: Cristiano Ronaldo, en propia meta. EL ÁRBITRO Mateu Lahoz (C. valenciano) Amonestó a Iñigo, Ighalo, Xabi Alonso, Modric y Marcelo. LA FIGURA Rico Partido muy completo del centrocampista, tapó, distribuyó y auxilió a su defensa. LO MEJOR Disciplina y orden del Granada. El doble pivote local. Esfuerzo del Madrid. LO PEOR Escasas ideas del Madrid para superar la defensa granadina. Desgaste local. el balón y Modric aparecía y desaparecía con la misma facilidad pues en su contacto con el balón no se creaba más que aire. Con dos laterales que cuando suben no sucede nada, el Madrid se perdió en una primera parte insulsa, con el Granada haciendo su partido: bien ordenado atrás, aprovechando su ocasión e intentando buscar la espalda de los defensores blancos para sentenciar el choque. Se le nota al Madrid en esta clase de choques su posición en la tabla, no tiene el hambre ni la ilusión suficientes como para ir a machacar al rival y hacerle morder el polvo. Va arriba pero lo hace con un tono un tanto rutinario en su quehacer y eso le resta efectividad y mordida arriba. Escasa elaboración El Madrid no lo tuvo claro en ese intento de levantar la cabeza. Cuando tiene que irse arriba ante grupos ordenados lo pasa mal porque elabora poco y tiene poca paciencia, como los tenistas golpeadores en terreno de arcilla. Prueba es que los de Mou no tiraron entre los tres palos hasta el minuto 75 de partido con un disparo de CR que sacó Toño. Empujaba el Madrid por inercia, por dignidad, pero con escasa cabeza y muy pocas ideas. El Granada, no obstante, se fue apagando en el esfuerzo defensivo y también porque la presión del rival le obligaba a un desgaste excesivo. Es cierto que el Madrid mereció más por dominio e insistencia, pero no tuvo las luces suficientes para nivelar un partido en el que se mostró muy gris.