Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 1 DE FEBRERO DE 2013 abc. es ABCdelOCIO 43 Una ventana indiscreta HITCHCOCK Dirección: Sacha Gevasi. Con: Anthony Hopkins, Helen Mirren, Scarlett Johansson, James D Arcy, Jessica Biel. OTI RODRÍGUEZ MARCHANTE D Alma Reville (Helen Mirren) es cuestión de equilibrio, y yo soy un buen imitador, pero... Stanislavski dijo que uno no se puede convertir en un personaje, tienes que sugerir y dar una impresión de ese personaje, lo cual puede resultar un poco desconcertante. Pero no hay nada que puedas hacer para superar ese miedo. Simplemente, aprovechas esas inseguridades y esos impulsos. ¿Cuál es su opinión sobre Alfred Hitchcock? -La verdad es que ha sido ahora cuando realmente le he apreciado en toda su magnitud, aunque había visto de niño La ventana indiscreta y luego Con la muerte en los talones y Vértigo que me pareció una película extraordinaria. Psicosis la vi en 1960, cuando estaba en Manchester. Me dejó muy impresionado. Ahora he vuelto a revisar su obra y me he dado cuenta de que fue un hombre único. En Hollywood se maneja con demasiada ligereza el apelativo de artista, pero yo creo que Hitchcock sí que era un verdadero artista en el sentido más amplio, el de escritor y filósofo. El ingenio de La ventana indiscreta el romance de Vértigo la oscuridad de Psicosis Aunque también era un artista profundamente inseguro y lleno de miedos internos, que podía hacer la vida imposible a cualquiera. -Incluyendo a sus actores, a los que llamaba ganado -Bueno, concretamente él dijo que deberían ser tratados como ganado Haciendo honor a su nombre, fue el ángel de la guarda del genio durante sus 54 años de matrimonio. Helen Mirren logró una nominación al Globo de Oro por su gran trabajo como Lady Hitchcock. (risas) Tenía un gran sentido del hu- bién la conocía de pasada, aunque ahomor. A una actriz, Madeleine Carroll, ra estamos trabajando de nuevo en cuando estaban preparando la ilumi- Red 2 Está simplemente genial como nación y ella indicó cuál era su lado Alma. He disfrutado muchísimo con bueno, él le replicó: Querida, te estás este rodaje. sentando sobre tu lado bueno Y eso- ¿Incluso con las prótesis que tuvo que, aparentemente, dejaba a los ac- que usar? ¿No le resultaron molestas? tores a su aire, sobre todo a Anthony- -No, porque el maquillador Howard Perkins y también a Janet Leigh, HitBerger hizo un trabajo extraordinachcock estaba encantado con rio. Buscaba en todo momento Fue ella, era su preferida. No le un perfecto equilibrio. Por lo un artista agradaban en absoluto los tanto, nos circunscribimos actores del método, no poal mínimo maquillaje poinseguro y día soportarlos. Solía decir: sible, por debajo de la barlleno de Yo simplemente os enfobilla. En caso contrario, demiedos co con la cámara. Vosotros sapareces dentro del maquiinternos llaje y te conviertes en una os trasladáis de izquierda a derecha; eso es todo lo que tefigura del museo de cera. Tienéis que hacer Y creo que tenía ranes que tomar decisiones y, además, zón. De hecho, eso es lo que yo busco hicimos numerosas pruebas para oben un director. tener el adecuado tono de la piel, de- ¿Cómo fue el trabajo con actrices los ojos, de esto y de lo de más allá. tan distintas como Helen Mirren y Todo lo que yo hice fue afeitarme la Scarlett Johansson? cabeza y teñir el pelo que me queda- -Fantástico. El reparto es absoluta- ba en la coronilla, que era bastante homente maravilloso, todo un lujo. Con rrible. No podía acercarme al monitor Scarlett me divertí mucho, y me sor- y ver cómo quedaba, simplemente me prendió su capacidad para pasar de limitaba a hacer mi trabajo lo mejor ser una chica llena de glamour a con- posible, y no me preocupé mucho de vertirse en la mismísima Janet Leigh ese tema. Sé de buena tinta que ellos en el minuto siguiente. Y solo con una quedaron muy satisfechos con el resonrisa, o un leve gesto. A Helen tam- sultado, así que yo también. emasiado grande para embutirlo en una sola película, el director Sacha Gervasi ha preferido servir sólo un par de lonchas de Alfred Hitchcock: en su relación obsesiva con sólo una de sus obras maestras, Psicosis y en su relación interesantísima y llena de flecos con su mujer, Alma Reville, el reverso de sus rubias favoritas. Un corte transversal y esencial en la vida de Hitchcock que deja entrever al personaje y al hombre, al creador y al borrachín, al jugador y al juguete, aunque no deja de ser un retrato incompleto y puede que insatisfactorio del cineasta que mejor ha sacado la mano de la pantalla y agarrado al espectador por la pechera. Lo grande de la película está en los perfiles difusos con los que se trata la convivencia entre Hitchcock y su esposa, o tal vez en la capacidad de los dos actores, Anthony Hopkins y Helen Mirren, en expresarlos con sabia mezcla de sutileza y... ¿tosquedad? hasta el punto de que se aprecia toda la complejidad de los sentimientos que los unían y separaban. Tiene interés anecdótico la recreación de la época y de algunas escenas del rodaje de Psicosis aunque la personalidad de los protagonistas se impone a la de sus personajes: nunca dejas de ver a Hopkins y a Mirren, y desde luego nunca ves a Janet Leigh ni a Vera Miles, sino a Scarlette Johansson y a Jessica Biel, lo cual le ocasiona a la película una rara contradicción: lo que la hace más atractiva (sus estrellas en la carne de otras estrellas) le provoca su mayor impotencia, que más que vértigo te deja la sensación de ventana indiscreta. Y en el intento de crear, dentro de esta visión de Hitchcock, algo de ese clima sombrío, insano, con el que director perfumaba sus historias, Sacha Gervasi se sirve de un recurso de dudosa eficacia: la ensoñación de Hitchcock con la encarnación de Ed Gein, el asesino múltiple que le dio las claves para su Norman Bates y que encarna con fantasmal demencia Michael Wincott... Pero el intento también se le queda algo alicorto, o lacio, como si hubiera servido un macguffin sin levadura.