Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 1 DE FEBRERO DE 2013 abc. es españa ESPAÑA 29 secesionista Don Juan Carlos escogió ayer su semblante más sobrio e institucional para recibir al político catalán El rostro más serio de la Corona ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID El Rey escogió ayer su rostro más serio, sobrio e institucional para recibir al hombre que hace apenas un mes tomó posesión de su cargo como presidente de la Generalitat con el retrato de Don Juan Carlos tapado por un telón negro. El semblante del Monarca contrastaba ayer con el de Artur Mas, que llegó sonriente y anunciando que era su cumpleaños (57 años) al Salón de Audiencias del Palacio de La Zarzuela, abarrotado de cámaras y periodistas. Curiosamente, la anterior visita de Mas al Rey también coincidió con su cumpleaños 55 en aquella ocasión pero el presidente de la Generalitat debió echar de menos ayer el efusivo abrazo, la felicitación y la cordialidad con la que Don Juan Carlos le recibió hace dos años. Por entonces, el político catalán que se estaba estrenando como presidente de la Generalitat aún no había llegado tan lejos en su reto separatista ni había hecho desplantes a la Corona. Ayer no hubo abrazo ni enhorabuena. El Rey apenas pronunció palabra durante el saludo ante los medios, pero su rostro lo decía todo. Tras un breve saludo y el clásico ¿cómo está? muy bien me alegro Don Juan Carlos pasó a su despacho para hablar en privado con el presidente de la Generalitat que ha ERNESTO AGUDO lanzado la amenaza separatista más osada de la democracia y que, según ha venido anunciado estos días, acudía a explicársela al Rey, que es el símbolo de la unidad y permanencia de España según la Constitución. Era la primera vez que ambos se reunían tras la manifestación separatista del 11 de septiembre y la respuesta del Rey en una carta en su web. El frío saludo a Mas nada tuvo que ver tampoco con el afectuoso abrazo que el Rey dio a Alberto Núñez Feijóo el pasado 18 de enero, cuando abrió con el presidente de la Xunta de Galicia la ronda de contactos con los nuevos presidentes autonómicos que ayer cerró el mandatario catalán. Reunión de 45 minutos Don Juan Carlos y el presidente de la Generalitat estuvieron 45 minutos hablando en el despacho del Rey, pero a la salida ni La Zarzuela ni la Generalitat comentaron el contenido de la audiencia. Mas tampoco quiso hacer declaraciones en la puerta del Palacio y rectificó su intención de hacer un comunicado sobre la reunión, como había anunciado la víspera y como hizo tras la audiencia de hace dos años. Un portavoz de la Generalitat se limitó a anunciar a los periodistas que Mas haría una declaración por la tarde en un acto al que iba a asistir en Barcelona. De camino al despacho El Rey dejó tiempo a los fotógrafos y cámaras para que tomaran las imágenes y se dirigió, con el rostro serio, a su despacho, al que Mas le siguió, para la reunión privada Don Juan Carlos recordaba que estamos en un momento decisivo para el futuro de Europa y de España y para asegurar o arruinar el bienestar que tanto nos ha costado alcanzar Políticas rupturistas Posteriormente, el Rey reclamó en su discurso de Navidad respeto mutuo y lealtad recíproca entre instituciones, mientras que en la entrevista que concedió el 4 de enero a TVE, con motivo de su cumpleaños, expresó su preocupación por las intransigencias que conllevan maximalismos y, a lo mejor, políticas que no nos convienen mu- cho, que son políticas rupturistas En la misma intervención, Don Juan Carlos añadió que en estos momentos especialmente España necesita mantener la unidad La postura firme de la Corona y los sucesivos mensajes del Rey han sido muy mal recibidos, obviamente, por el independentismo catalán. Tras la audiencia de ayer con Don Juan Carlos, Artur Mas, en un encuentro aún sin fecha, se reunirá con el presidente Mariano Rajoy, a quien, como sucedió ayer, explicará lo que pasa en Cataluña es decir, su plan para romper con España. Toma de posesión de Mas con el retrato del Rey tapado INÉS BAUCELLS