Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES EL COSTE DE LA CORRUPCIÓN PRESIDENTA- EDITORA: LUNES, 28 DE ENERO DE 2013 abc. es opinion ABC CATALINA LUCA DE TENA Director Bieito Rubido Ramonde Director adjunto Luis Ventoso Subdirectores José Ramón Alonso Manuel Erice Mayte Alcaraz Montserrat Lluis Adjuntos al Director Ramón Pérez- Maura Alfonso Armada Ana Isabel Sánchez ABC Cultural Fernando R. Lafuente Áreas Sergio Guijarro (Información) Jaime González (Opinión) Manuel Marín (España) Alberto Sotillo (Internacional) Yolanda Gómez (Economía) Adolfo Garrido (Madrid) Nuria Ramírez (Sociedad) Jesús G. Calero (Cultura y Espect. David Álvarez (Deportes) Sebastián Basco (Cierre) Jesús Aycart (Diseño e Infografía) Matías Nieto König (Fotografía) Alexis Rodríguez (Suplementos) Laura Revuelta (ABC Cultural) María Jesús Pérez (Empresa) Fernando Rojo (Fin de semana) Isabel Gutiérrez (Gentestilo) Julián de Velasco (Infografía) Archivo Federico Ayala Delegaciones Isaac Blasco (C. Valenciana) María Jesús Cañizares (Cataluña) Antonio González (C. -La Mancha) José Luis Martín (Castilla y León) Roberto Pérez (Aragón) Bernardo Sagastume (Canarias) Pablo Alcalá (Galicia) Directora General La corrupción no sólo tiene el coste de lo malversado, sino también el efecto negativo sobre la recaudación tributaria, la generación de actividad productiva y de empleo A sucesión de escándalos por corrupción pública y privada está marcando, junto a la crisis económica, el estado de ánimo de los ciudadanos, quienes tienen la percepción de que existe una falta generalizada de ética en la gestión de lo público y en la separación de los intereses privados frente a los generales. Un juicio tan indiscriminado es, por supuesto, injusto y erróneo, pero la realidad se impone y lo que importa en la construcción de la opinión pública es el sentimiento de los ciudadanos. Es indudable, en cualquier caso, que la corrupción golpea a diario la confianza de la sociedad en las instituciones públicas y siembra de sospechas toda actividad económica que dependa de la contratación o adjudicación por administraciones del Estado. Y también es cierto que, puestos en conjunto los principales escándalos de comienzos de este siglo, la cifra de la corrupción, calculada por aproximación, resulta abrumadora. En la información que hoy publica ABC, esa cifra ronda los 7.000 millones de euros, y comprende los principales casos imputados a funcionarios públicos, altos cargos y personas particulares. Podría parecer demagógica o L populista una comparación de ese precio de la corrupción con algunas cifras de recortes en la financiación de servicios públicos o de ayudas a la maternidad y a la dependencia; con el impacto de la congelación de pensiones en el poder adquisitivo de los jubilados o de las consecuencias de la austeridad en las becas o en los proyectos de I+ D. En efecto, podría parecerlo, pero es puramente realista, porque la corrupción no sólo tiene el coste de lo malversado, sino también el efecto negativo sobre la recaudación tributaria, la generación de actividad productiva y de empleo; y, por supuesto, genera una distorsión de las reglas de juego limpio en el mercado y en la relación con las administraciones públicas. La corrupción causa un daño multiplicador que sólo en una pequeña parte se remedia a través de los Tribunales de Justicia, cuya actuación en estos casos es lenta, compleja y con resultados muchas veces frustrantes, que ni recuperan lo defraudado ni sancionan ejemplarmente por falta de pruebas. La lucha contra la corrupción es legal, evidentemente, pero también política, con la inhabilitación de por vida del corrupto y del corruptor; social, con la exigencia de ética en las esferas pública y privada de la vida cotidiana; y educativa, con una formación de los jóvenes en el aprecio por la honradez. La marginación del corrupto es tan importante como el repudio a sus prácticas, sin tener que esperar a que una crisis económica excite la intolerancia hacia todo ello. CASTA Y ORGULLO ESPAÑOL EN BARCELONA A selección española de balonmano consiguió ayer un brillante triunfo sobre Dinamarca y se proclamó por segunda vez campeona del mundo. Hay que celebrar como se merecen los éxitos de nuestros deportistas, motivo de alegría para millones de españoles y buena prueba de que el trabajo bien hecho se traduce en resultados positivos. Los gritos de ¡España, España! en el Palau San Jordi demuestran el espontáneo sentimiento de orgullo de muchos catalanes tras la gesta del conjunto nacional y dejan en evidencia a quienes se empecinan en una absurda estrategia de división y enfrentamiento. La crisis económica ha motivado un ambiente de derrotismo que provoca una pérdida de confianza y de autoestima. Los éxitos deportivos contribuyen a recuperar esa sensación que deriva del esfuerzo colectivo de nuestros campeones, capaces de llevar al terreno de juego los valores de excelencia y solidaridad que a veces se Ana Delgado Galán Gerente Javier Caballero Control de Gestión José Antonio Ansede Recursos Humanos Raquel Herrera Márketing José María de la Guía Comercial Juana Estévez Publicidad Eduardo Real Distribución Maite Corral ABC en Kioskoymás Pilar Sainz Negocio Abc. es Beatriz Lizarraga Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7 28027 Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Att. al cliente 902 334 555 L echan en falta en la vida política y social. La presencia del Príncipe de Asturias refleja también el apoyo de la Corona a todas las manifestaciones que proyectan una imagen positiva de España en el mundo. Una vez más, la España real deja en evidencia los dogmatismos nacionalistas. Barcelona, sede de la final, ha prestado un apoyo entusiasta al equipo que nos representa a todos, porque la realidad está muy por encima de los falsos prejuicios que manejan los políticos oportunistas. Los agoreros de una fractura social entre Cataluña y el resto de España deberían tomar buena nota de que, a la hora de la verdad, todos compartimos las mismas emociones para apoyar a los jugadores que representan al conjunto de la nación española. La selección, dirigida por Valero Rivera, ha contribuido a lo largo del campeonato a generar ilusión y reforzar la moral colectiva que hace más fuerte a una sociedad. Protagonistas Mariano Rajoy Presidente del Gobierno Manuel Valencia Vicepresidente de Técnicas Reunidas Cristiano Ronaldo Delantero del Real Madrid La frase del día Silvio Berslusoni Ex primer ministro de Italia Precio ABC 1,30 euros Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.461 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid Las leyes raciales fueron el peor error de Mussolini, pero hizo bien otras Decir en una ceremonia por las víctimas del Holocausto que Mussolini hizo algunas cosas buenas es levantar un monumento al despropósito. Miles de judíos italianos fueron deportados a los campos de exterminio, cierto que por los nazis que ocuparon Italia tras la caída del Duce, pero utilizando los campos de concentración levantados por este para complacer a Hitler. Que también construyese carreteras y puentes, no lava su parte de culpa. ÍNDICE La Tercera 3 Editoriales 4 Enfoque 5 Opinión 12 Cartas 14 España 16 Internacional 24 Economía 30 Deportes 33 Sociedad 52 Cultura 55 Madrid 60 Agenda 66 Cartelera 69 Pasatiempos 73 Gentestilo 74 El Tiempo 76 TV 77 España ya ha demostrado que vuelve a ser un país que cumple con sus compromisos, por sacrificados que sean. Ahora le toca a países como Alemania aplicar políticas de estímulo. Y Rajoy se lo ha vuelto a recordar a Merkel Su nombramiento como embajador en Pekín evidencia la importancia que el Gobierno concede a la vertiente comercial de la relación con el gigante asiático, llamado a ser la primera economía mundial Calentando motores ante el inminente clásico, el luso firmó ayer ante el Getafe un letal triplete. No puede haber mejor mensaje de unidad para la afición que ver al ariete volcado en lo suyo. Sin distracciones