Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 23 DE ENERO DE 2013 abc. es deportes DEPORTES 71 Alemania A favor Bloque. Sin grandes individualidades, el juego en equipo es muy compacto. La rapidez del extremo Patrick Groetzki. Todos lanzan. Sobresale pero todos ejecutan a la perfección. Físico. Muy fuertes en el 1 contra 1 y en la portería con Heinevetter. Día de descanso extra que España no tuvo. TENIS- -ABIERTO DE AUSTRALIA Ferrer, de la épica a Djokovic Remonta dos sets ante Almagro y luchará con el serbio por llegar a la final ENRIQUE YUNTA Albert Ramos, en la Copa Davis Álex Corretja, capitán español de la Copa Davis, anunció el equipo que competirá ante Canadá, del 1 al 3 de febrero, en la primera eliminatoria de esta temporada. El catalán Albert Ramos, zurdo, es la principal novedad y suple a David Ferrer. Nicolás Almagro y la pareja compuesta por Marc López y Marcel Granollers completan la convocatoria. De todos modos, falta por ver si Almagro, lesionado en Melbourne, se recupera a tiempo para la cita. Por Canadá estarán Milos Raonic, Frank Dancevic, Vasek Pospisil y Daniel Néstor. En contra Irregular. Ha sufrido en sus victorias en la fase de grupos y perdió contra Túnez. Sin títulos. En el Mundial de Suecia quedaron undécimos y no fueron a los Juegos. En transición. Tienen hasta 7 jugadores que disputan por primera vez un Mundial. Diferencia de goles. Alemania ha encajado 31 tantos más que España y ha marcado 15 menos. Ese mismo que ha encontrado la selección con el público. Entre todos podemos pasar asegura convencido el seleccionador, Valero Rivera. Y en ese todos incluye a una grada que acompaña desde la Caja Mágica y continúa en Zaragoza: Ante Serbia los zaragozanos supieron meter la presión en el rival. Sobre todo a partir de la roja a Viran, la grada se volcó y nos llevó a la victoria prosigue Rivera, que siente que la gente ha entendido el compromiso, la intensidad, y está valorando mucho su esfuerzo. Llenos los pabellones en los partidos cruciales, el público aprendió que no podía ser mero espectador. Se demostró ante Hungría, Croacia y Serbia: Supieron dirigir muy bien los vaivenes del encuentro e incentivarnos en los momentos más críticos comenta Gedeón Guardiola. Los jugadores, desde la pista, notan y agradecen ese aplauso, ese grito de guerra que les anima en el último lanzamiento y que frena el del rival. Es el octavo jugador- -asiente Rocas- Está comprobado que cuando aprieta, el rival pierde más balones Y advierte de que hoy (19.00 horas, TdP) en el partido de cuartos contra Alemania, necesitarán el doble de ruido, el doble de aplausos, el doble de alegría porque los alemanes tienen hambre de triunfos. Pero España está engrasada y bien arropada. Es otro partido para ensalzar el amor propio y la fe de David Ferrer, semifinalista en Australia después de ganar un partido imposible ante Nicolás Almagro- -4- 6, 4- 6, 7- 5, 7- 6 (4) y 6- 2- Es otro partido en donde el alicantino, que pasará a ser el cuarto del mundo después de este torneo, sonríe cuando escampa la tormenta, rehabilitado después de perder su identidad durante los dos primeros sets y buena parte del tercero. Ferrer, en la soleada central de Melbourne, atrapa de forma agónica su victoria 500 en el circuito y dinamita la moral de Almagro, a quien ha superado en los trece enfrentamientos que han disputado, a quien remonta dos mangas y le niega una vez más la gloria. Nunca el murciano ha estado tan cerca y lamentará durante mucho tiempo la oportunidad que se le escapa. Tenía dos parciales de ventaja y tuvo tres veces el saque para resolver, quedándose siempre a dos puntos del cielo, indultando a un tenista que siempre encuentra una salida y que acepta el reto que le propone ahora Novak Djokovic. La épica de Ferrer merece un aplauso porque luchó por un imposible cuando otros habrían asumido el adiós. Sin embargo, en su victoria hay más demérito de Almagro ya que el murciano fue el dueño y señor de la matinal australiana, protagonista para la bueno y para lo peor. Firmó dos sets de escándalo, descomunal en todos los sentidos, y ensució su recital con un desenlace caótico y desastroso, aquejado además de un problema muscular que le dejó sin opciones de pelear en la quinta manga. De todos modos, el partido ya lo había perdido antes. No supo ganar lo que tenía perfectamente encarrilado. Ferrer, en su reflexión, resumió su triunfo como un milagro ya que nadie podía imaginarse su remontada. Almagro le tenía acorralado con dos a cero y, con 5- 4 en el tercero, sacaba para ser semifinalista por primera vez en un grande. Su servicio funcionaba, estaba regalando una exhibición con su precioso revés a una mano y gestionaba la tensión con una naturalidad asombrosa, aparentemente equilibrada su impredecible cabeza. Hasta que se le apagó la luz. Almagro se enredó y no supo volver, desquiciado en el rocambolesco cuarto set que tuvo ocho roturas de saque, seis de ellas consecutivas antes del tie break. Su despedida, ya sin oponer resistencia por culpa del aductor, fue decepcionante. Lo festejó Ferrer, pero no fue su mejor encuentro, reducido por la falta de acierto en su saque y colérico como aquel tenista del pasado. Bramó, discutió con su raqueta y gritó después de cada error de bulto, pero aceptó que la batalla exigía un poco de paciencia y dramatismo. Ahora, clasificado por quinta ocasión para una semifinal de Grand Slam y repitiendo el mismo éxito que obtuvo en Melbourne en 2011, se enfrenta a su límite. Necesita un tenis perfecto para desactivar a Djokovic, serio y firme ante Tomas Berdych (6- 1, 4- 6, 6- 1 y 64) para llegar a su primera gran final. Tendré que estar muy agresivo y sacar muy bien si quiero tener opciones, tendré que jugar mi mejor tenis Galería con las mejores imágenes del día en el Abierto de Australia David Ferrer golpea una bola durante su partido de cuartos de final ante Almagro EFE