Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID Caso Madrid Arena El frente judicial Caos de medios Ante la baja de la secretaria oficial, ayer hubo primero una sustituta y luego otra que se fue a las 3 de la tarde Precedentes Estoy sentado sobre un polvorín y fumando se quejó el juez en 2008, cuando tramitaba casos de violencia machista na llevó al instructor poco después de su inicio a solicitar un juez de apoyo que se dedicara al trabajo ordinario del juzgado número 51. La petición se cursó por el trámite correspondiente, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que semanas después dio su visto bueno. Sin embargo, a fecha de hoy, el juez de apoyo aún no ha llegado. Esto es un auténtico caos. Los medios del juzgado son un auténtico desastre añadió el letrado Abdón Núñez. El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, instado al ministro de Justicia, Alberto Ruiz- Gallardón, a que dé la máxima prioridad a las peticiones del juez del caso. MIÉRCOLES, 23 DE ENERO DE 2013 abc. es madrid ABC El jefe de Seguridad se marchó a su casa con la pista ya saturada Pese a su cargo, niega su responsabilidad en el dispositivo y la carga a sus colegas de Madridec C. HIDALGO MADRID Sentado en un polvorín No es la primera vez que Eduardo López- Palop muestra públicamente su disgusto por las carencias en la Administración a la que pertenece. En una entrevista de 2008 a El País cuando tramitaba asuntos de violencia de género, denunció que tenía 7.000 resoluciones contra maltratadores pendientes de ejecución. Estoy sentado sobre un polvorín y fumando llegó entonces a manifestar. La situación de carestía de medios que se vive en la Justicia madrileña es una continua queja que parece no solucionarse nunca. ABC ya denunció en noviembre pasado un caso sin precedentes. La operación Tutú II prometía. Desde agosto, la Policía Nacional andaba detrás de una organización criminal rumana que estaba reventando comercios de la Comunidad de Madrid, sobre todo joyerías. Sus golpes no eran cualquier cosa; los había en los que se apoderaban de 200.000 euros de una tacada, después de hacer tres butrones para llegar a un negocio. El Día D el de las detenciones, llegó a finales de octubre, bajo la supervisión del juez instructor número 52. Pero la esperanza de recuperar el suculento botín cayó en saco roto: no había suficientes secretarios judiciales para cuatro entradas y registros simultáneos, que es como se hacen estas operaciones. A los ladrones, que fueron apresados, les dio tiempo a esconder las joyas. Rafael Pastor, director de Seguridad de Madrid Espacios y Congresos (Madridec) titular del Madrid Arena, negó cualquier tipo de responsabilidad en el operativo de vigilancia de la fiesta, pese a su cargo. Y lo hizo descargando sus competencias al respecto sobre sus colegas en la empresa municipal en materia de producción y explotación de eventos, José Ruiz Ayuso y Francisco del Amo, este último también imputado. En su declaración de ayer durante cinco horas, limitó sus atribuciones a aquellos momentos en que el recinto estaba vacío y sin celebración alguna en curso. El contrato entre Madridec y la promotora de la fiesta dice todo lo contrario, que la responsabilidad máxima en seguridad en el evento era de la empresa municipal, que había subcontratado a Seguriber. Ayer, Pastor incurrió en varias contradicciones sobre su declaración ante el Grupo V de Homicidios e incluso en el informe que él mismo redactó sobre los hechos. En el primero, afirmó que abandonó el recinto a las 3.30 de la madrugada. Ayer dijo que a las 3. Es decir, justo antes de la avalancha. Y que, eso sí, antes echó un vistazo sobre la pista desde la planta primera y que vio que todo iba normal y que aún tenía capacidad en algunas zonas, como adelantó ABC. Policía Municipal El dispositivo fue muy escaso, menor que en otras ocasiones similares Responsabilidad La seguridad de la fiesta correspondía a José Ruiz Ayuso y Francisco del Amo, de Madridec Muelle de carga El mando de apertura del portón lo tenía Seguriber, pero no se quién dio la orden de abrirlo Aforo Antes de irme a casa vi bastante gente en la pista, pero era normal Datos de la fiesta Me limité a firmar la comunicación oficial, pero no la redacté DE SAN BERNARDO 11.000 personas en la pista Pero las imágenes delatan que a esa hora la pista de baile ya estaba saturada. Es más, el bufete de Abdón Núñez, abogado de la acusación de la familia de la fallecida Belén Langdon, ha realizado su propio peritaje sobre el aforo. Sobre las 2.15 de la mañana, media hora antes de que Pastor observara las condiciones interiores del pabellón, había unas 11.000 personas en la pista, el triple del aforo permitido, según el recuento del letrado. Resulta curioso, además, que para, según él, carecer de competencias de seguridad en la fiesta, elaborara un informe para el Ayuntamiento sobre sus actuaciones al respecto. Según el documento, comprobó que se habían realizado las inspecciones previas competentes, intercambió impresiones con otros mandos y se acercó al parking del recinto, donde había un número importante de jóvenes en situación de charlar, beber... No hay incidentes apostillaba. Rafael Pastor, ayer, a su llegada a los juzgados Continúa en el cargo El imputado sí que elaboró un informe municipal tras la fiesta como director de Seguridad del recinto Los abogados no pararon ayer de preguntarle por sus verdaderas responsabilidades en seguridad, y la respuesta fue siempre la misma: esa noche, ninguna. Hasta el propio juez le espetó: Yo no me puedo creer que un director de seguridad no sepa nada de seguridad Pastor afirmó que llegó al Madrid Arena a las 11 de la noche y que se marchó a las tres. Siempre, excepto en el momento antes de retirarse a su casa, estuvo en la zona exterior del pabellón. ¿Si no tenía responsabilidades por qué acudió entonces a la fiesta? Reconoció que había ido al pabellón para mostrárselo a unas personas que estaban interesados en él. Pero que, visto lo ocurrido, se arrepentía de ello, puesto que, además, esa visita nunca apareció por el lugar. Y se marchó. Abdón Núñez afirmó que, al irse Pastor a su casa, no quedó nadie en el pabellón con competencias de seguridad titulado por el Ministerio del Interior. Rafael Pastor también tuvo palabras acusatorias contra la Policía Municipal. Dijo que el despliegue fue muy escaso, desproporcionadamente menor a eventos similares anteriores, pero que desconocía la razón. Reconoció que, a instancias suyas, dos empleados de Seguriber cobraban 10 euros a cada coche (210 en total) por utilizar el aparcamiento, cantidad que iba a la caja financiera de Madridec Pastor continúa imputado y deberá presentarse en el juzgado los días 8 y 22 de cada mes. Sigue como jefe de Seguridad de Espacios y Congresos.