Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 23 DE ENERO DE 2013 abc. es economia ECONOMÍA 35 Cifras nunca vistas La emisión sindicada de bonos a 10 años con cupón del 5,40 tuvo demanda por más de 22.700 millones Apetito anglosajón El Tesoro colocó finalmente 7.000 millones, el 60 en manos extranjeras y el 26 para inversores británicos abril, el Tesoro tiene margen para poder usar el colchón que se están consiguiendo en estos meses de calma. El Departamento que dirige Luis de Guindos destacó ayer que con esta emisión a diez años el Tesoro demuestra que goza de pleno acceso al mercado en los tramos más largos de su curva y a tipos sostenibles Y es que en los momentos más críticos de la crisis de deuda España llegó a pagar en el entorno del 7 por colocar bonos a diez años. Y tras el anuncio del BCE de que compraría deuda a corto plazo, se abarataron los tipos de estas emisiones, a dos y tres años, pero los bonos a diez seguían con altas rentabilidades. La emisión sindicada de ayer parece romper esa tendencia y alejar los momentos críticos de fuga de capitales. Entre julio de 2011 y el mismo mes del año pasado salieron de España cerca de 250.000 millones. Es el momento de emprender el camino de vuelta. De Guindos saluda al titular irlandés de Finanzas, Michael Noonan AFP el comisario de fiscalidad, Algirdas Smeta, se trata de un hito en la fiscalidad y en la historia de la construcción europea que abre la puerta a la posibilidad de que se creen impuestos comunes en la UE, algo todavía inconcebible. Este impuesto afectará a las operaciones llevadas a cabo desde cualquiera de los 11 países que han iniciado la cooperación reforzada o en las que intervengan entidades bancarias domiciliadas en su territorio. Además de España, los países que instaurarán esta tasa son Austria, Bélgica, Alemania, Eslovenia, Eslovaquia, Estonia, Grecia, Francia, Italia y Portugal. Holanda ha hecho saber que podría ser el primer país en sumarse a esta iniciativa cuando esté en marcha, mientras que los demás se han abstenido en la votación, para no obstaculizar que aquellos que lo desean sigan adelante. Políticamente, se trata de la segunda línea de fractura entre el núcleo duro de la UE y Gran Bretaña, después de su renuncia a participar en el Tratado Fiscal. Muchos expertos advierten que la fractura entre Londres y el continente se ensancha cada día más y que ello no dejará de tener consecuencias. La tasa Tobin empieza a andar El impuesto a las transacciones financieras ensancha la brecha entre Gran Bretaña y la UE ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS Hasta 40.000 millones La idea de instaurar esta tasa obedece a la pretensión de hacer que el sector financiero contribuya también a los costes de la salida de la crisis, aunque los países que se oponen a ella, como Gran Bretaña, Suecia o Luxemburgo, creen que significará una pérdida de competitividad. La Comisión Europea hubiera preferido que este impuesto hubiera sido asumido por la totalidad de los 27 países, no solo para preservar la integridad del mercado único, sino porque habría podido reclamar una parte de la recaudación como fuente de ingresos propios para el presupuesto comunitario. Según las previsiones más optimistas, con los países que se han sumado a este impuesto y que representan a dos tercios de los habitantes de la UE, se podrían llegar a recaudar hasta 40.000 millones anuales. Los planes de este grupo de países consisten en imponer una tasa del 0,1 a las transacciones de acciones y bonos y de un minúsculo 0,01 a las de derivados. Portugal pide más tiempo Y mientras España recupera la confianza, Portugal intenta volver a financiarse con normalidad. Lisboa ha pedido más tiempo para pagar los préstamos del rescate, posibilidad a la que Olli Rehn se mostró ayer abierto. El objetivo es evitar picos de refinanciamiento cuando el país regrese a los mercados, una situación que parece cada vez más próxima, informa Belén Rodrigo. Ayer mismo Reuters aseguraba que el Tesoro luso ya trabaja con cuatro bancos para realizar en breve una emisión de deuda pública a cinco años. Videoanálisis sobre la colocación del Tesoro El consejo de ministros europeos de economía (Ecofin) aprobó ayer la puesta en marcha del mecanismo de cooperación reforzada por el que un grupo de 11 países, entre los que figuran las cuatro mayores economías de la zona euro, instaurarán un nuevo impuesto a las transacciones financieras, conocido como Tasa Tobin Paradójicamente, el país donde tiene lugar la inmensa mayoría de la actividad financiera objeto de esta tasa, Gran Bretaña, no figura entre los que la aplicarán, pero a partir de la decisión aprobada ayer, tampoco podrá influir en el diseño de esta política. Desde el punto de vista operativo lo acordado ayer en el Ecofin todavía no tiene consecuencias puesto que algunos de los países interesados ya aplican esta tasa por su cuenta y otros, como España, la tienen entre sus planes inmediatos. Y, además, falta todavía la engorrosa tramitación legislativa, a partir del proyecto que ha diseñado la Comisión Europea, y que en el mejor de los casos no estará disponible y en vigor probablemente antes de 2014. Sin embargo, como dijo