Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN POSTALES MIÉRCOLES, 23 DE ENERO DE 2013 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Un irresponsable ante las cámaras En una tertulia televisiva del pasado sábado, el socialista López Garrido sugirió que el diputado del PP Bermúdez de Castro manejaba dinero negro. Afirmó incluso que ese diputado llegó a extraviar un sobre con 24.000 euros. Pues no. Ahora dice que se equivocó, que no es verdad. Pero lo hace ante los 543 seguidores- -hay gente para todo- -que tiene en Twitter, cuando la mentira la aventó ante 2,1 millones de televidentes. Sin duda se puede ser más desvergonzado, pero quizá no más irresponsable. JOSÉ MARÍA CARRASCAL Lamentable precaridad judicial El magistrado del caso Madrid Arena, Eduardo López Palop, se quejó ayer, en voz alta, por la escasez de medios en su juzgado. La falta de personal le ha llevado a aplazar diligencias del dramático caso de las cinco chicas muertas en el Madrid Arena. Parece sensato que el CGPJ tome de inmediato cartas en el asunto y ponga más recursos en ese juzgado (un funcionario de refuerzo es muy insuficiente) para que la instrucción pueda llevarse a cabo de una manera eficaz. Ni una deficiencia más por respeto a las familias. ESPAÑA Y ESTADOS UNIDOS Aunque diferentes ambas, las naciones española y norteamericana son políticamente opuestas Q UE no me vengan con lo de ¡Qué envidia me dan los norteamericanos cuando veo la toma de posesión de su presidente! porque la cosa es muy fácil: hagamos lo que ellos. De entrada, tener la misma Constitución que hace 236 años, cuando nosotros hemos perdido la cuenta de las nuestras. Luego, respetarla, cosa que nosotros nunca hemos hecho. Es verdad que tuvieron una guerra civil. Pero ¿cuántas hemos tenido nosotros, si no estamos siempre en ella? Y no se atribuya a que somos diferentes Diferentes de verdad son los norteamericanos, llegados cada cual de su lado, de razas, religiones, lenguas, costumbres distintas. Y sin embargo, han sido capaces de ponerse de acuerdo sobre casi todo, mientras nosotros no estamos de acuerdo en prácticamente nada. Aparte de haber aprendido de su guerra civil la lección más importante: que no debía haber otra, por más diferencias que hubiera entre ellos. La otra gran lección que nos da ese pueblo es que los principios se mantienen, pero las circunstancias varían. Por lo que, respetando aquéllos, conviene ir haciendo los ajustes necesarios para adaptarse a éstas. La Constitución, por tanto, permanece invariable, pero las enmiendas constitucionales la van adaptando a las nuevas realidades. Es como los Estados Unidos no necesitan revoluciones, al hallarse en continuo cambio. Mientras nosotros hacemos justo lo contrario: no somos capaces de hacer los ajustes que las circunstancias exigen, por lo que necesitamos una revolución de tanto en tanto. Revolución que, en realidad, es más revuelta o algarada, pues pocas cosas nos gustan más que cambiarlo todo para que todo siga lo mismo. ¿Necesito ponerles ejemplos? Me quedan sólo unas líneas para comentar la segunda inauguración de Obama. El presidente norteamericano fue fiel a sí mismo en el pórtico de su último mandato: sigue decidido a ensanchar su sociedad sin romperla, dando acogida a las minorías que hasta ahora vivían en el extrarradio e incluso a los que desde fuera tratan de incorporarse a ella, según la tradición de este país, pero buscando el consenso para ello. Y sigue dispuesto a defender los intereses norteamericanos por encima de todo, sin perjudicar los de los demás. Eso significa volver la mirada hacia el Pacífico, en vez de centrarla en el Atlántico como hasta ahora. Una confirmación de que Asia es la protagonista del siglo que empieza, como lo fue hace miles de años. Una advertencia para Europa, si es capaz de escucharla. Aunque puede que la frase más importante de su discurso fuera la que recogía ABC en su portada: La paz no se consigue con la guerra perpetua Esa guerra perpetua que los norteamericanos libran desde 1941 por la democracia en las más diversas regiones del mundo sin que nadie se lo agradezca. Diego López Garrido SAN BERNARDO CARTAS AL DIRECTOR Envidia sana Envidia sana, si es que ambos términos son conjugables, es lo que me sugieren las imágenes de la ceremonia de toma de juramento de Barack Obama celebrada en Washington. Envidia por ver a tantos miles y miles de ciudadanos preocupados por el futuro de su nación, sin ser necesario que este se demuestre en forma de revuelta vestida de manifestación; por ver a los congresistas de diferentes partidos unidos en aquello que consideran fundamental... Y sana porque bien quisiera para mi país un poco del patriotismo y el sentido común de los que se gastan por aquellas latitudes. Si hubiera algún excedente, no duden en enviárnoslo, que en la patria donde todo es discutido y discutible (incluso la patria misma) buena falta nos haría unas dosis de norte común en detrimento del imperante relativismo. RAFAEL GONZÁLEZ CASERO TOLEDO Todos tenemos un precio Una ola de corrupción nos invade, especialmente en la vida política, que, por otra parte, debería ser un modelo de comportamiento para toda la sociedad. La crisis que padecemos es sobre todo moral. El ambiente materialista y relativista ha contribuido a esta degeneración, ya que los valores que predominan son el dinero, el poder y el todo vale. La corrupción está tan extendida que se llega a afirmar que todos tenemos un precio. Y algunos recuerdan que hasta Jesucristo fue valorado por Judas en treinta monedas de plata. Así que, ante esta claudicación de no pocos, no puede sorprendernos el desconcierto reinante. Sin duda, caben soluciones, porque estamos hechos para el bien, y no podemos caer en el derrotismo. La regeneración es urgente. Aparte de las medidas del Gobierno y de los partidos, pienso que los puntos clave de la regeneración social están en la formación en valores, especialmente en la educación y en la familia, a los que hay que proteger de manera urgente. Y entre estos valores cobran especial relevancia: inculcar un espíritu de servicio tantas veces olvidado, la relación entre la libertad y la responsabilidad, el sentido del sacrificio, la laboriosidad, la veracidad, la solidaridad, la justicia y la trascendencia de la vida. Y es que la dignidad humana no tiene precio, tiene un valor incalculable en sí misma. RAFAEL CAMPOAMOR ELCHE Bien por el sector público Hace unos días leía que el absentismo en el sector público en el tercer trimestre de 2012- -ausencias del trabajo por enfermedad, accidente o incapacidad temporal- -fue menor que en el privado por primera vez en la serie histórica que se remonta a 2005. El carácter excepcional del dato denota un paso al frente de los empleados públicos que no puede desmarcarse de las políticas de racionalización y en favor del rendimiento y la eficiencia emprendidas por el Gobierno y asumidas por las administraciones. Es el síntoma de un cambio sustantivo y que, en mi opinión, vale la pena recordar. Bien por el sector público, bien por los funcionarios. PEDRO GARCÍA SAN FELIÚ DE GUIXOLS (GERONA) Explotación infantil Creo que cualquiera de ustedes, que alguna vez haya entrado en un negocio regentado por personas de origen chino, habrá podido comprobar que es muy frecuente encontrar a menores de edad en el establecimiento, en ocasiones detrás del mostrador, incluso cobrando, y otras muchas deambulando por la tienda para ayudar a los clientes a encontrar lo que buscan, o vigilando entre las estanteríaas. Esto en mi opinión es trabajar; es decir, colaboran con sus padres o hermanos en la atención del negocio y por lo tanto están desarrollando un trabajo, completamente ilegal, al no ser remunerado, y encima desempeñado por menores de edad. En