Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 13.1.2013 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena, 7, 28027 Madrid. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.446 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 334 554 Atención al cliente 902 334 555. 13027 8 424499 000013 Españoles Retratos de ÁLVARO YBARRA ZAVALA El hombre- sistema Por IGNACIO CAMACHO ODER no es siempre sinónimo de influencia pero este sonriente caballero de las manos juntas es al mismo tiempo uno de los españoles más influyentes y más poderosos. Objetiva y etimológicamente podría ser un plutócrata clásico, un paradigma lineal de la soberanía inmutable del dinero. Banquero de estirpe, educado para perpetuar una saga ilustre del capitalismo nacional, Emilio Botín- Sanz de Sautuola ha sabido, sin embargo, convertirse en mucho más que un privilegiado ricachón apoltronado sobre una fortuna heredada. Un carácter tenaz, un método estajanovista y una visión estratégica implacable han trasformado al hijo del dueño de aquel banco de provincias en un mag- P nate de expansiva proyección transnacional, un tycoon de ascendiente categórico y de criterio determinante. Intuitivo para el riesgo, innovador en la percepción de los negocios, contundente en la toma de decisiones, este montañés hermético y sagaz es hoy un hombre- sistema que en medio de la mayor crisis financiera del último siglo y del desplome del régimen bancario español se ha erigido en fortaleza cardinal, en referencia de un liderazgo incontestable. Desde esa posición cenital, la sonrisa paternal y el semblante relajado podrían obedecer tanto a una legítima expresión autosatisfecha como a la esperanzada voluntad de desafiar al cataclismo con un mensaje de confianza.