Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 CULTURA MIÉRCOLES, 9 DE ENERO DE 2013 abc. es cultura ABC David Bowie aterriza, de nuevo y por sorpresa, en el planeta del pop The Next Day se publicará en marzo, y ya se puede escuchar la primera canción PABLO MARTÍNEZ PITA MADRID Imagen promocional del disco. Encima de Bowie aparece una fotografía de 1974 de él mismo con el escritor William Burroughs Discografía escogida POR PABLO CARRERO Hunky Dory (1971) Un formidable caleidoscopio sonoro en el que un lustroso ramillete de canciones pop es adornado con folk, psicodelia o glam, y en el que encontramos al menos dos clásicos del pop de todos los tiempos, Changes y Live on Mars? l hombre de las estrellas aterrizó de nuevo entre los simples mortales para entregarnos su mensaje. Lo hizo, además, el día de su 66 cumpleaños (curioso, Elvis Presley también nació un 8 de enero) Ayer, David Bowie hizo público el inesperado anuncio de la publicación de un nuevo disco, The Next Day y puso a disposición de sus fans una de sus canciones, Where are we now? Se trata de su primera entrega tras diez años de silencio discográfico, y se podrá adquirir en España a partir del 11 de marzo. Vuelve con hambre atrasada: ha compuesto él mismo nada menos que 14 canciones, a las que hay que sumar tres bonus tracks en la edición Deluxe. Algunos de los títulos: Dirty Boys The Stars (Are Out Tonight) Love Is Lost Valentine s Day If You Can See Me Dancing Out In Space El camaleón ha sumado, a su conocida capacidad de metamorfosearse, la del camuflaje. Ninguna página web, ninguna revista, ningún diario pudo adelantar la noticia, porque Bowie consiguió que el proceso de grabación de su trigésimo trabajo de estudio pasara completamente inadvertido para los medios. De esa manera no ha sufrido ninguna presión de fechas, ni preguntas que contestar, ni cuentas que rendir... Mientras todo esto ocurría, concretamente en Nueva York, el mundo se preguntaba por el estado de salud del músico británico, incluyendo en el paquete rumores sobre su muerte. Sus escasas apariciones públicas y su anuncio de retirada (no era la primera vez que amenazaba con ello) alimentaban los mentideros. Su última actuación tuvo lugar en el 2006, junto a Alicia Keys en un concierto benéfico. Dos años antes había tenido que abandonar la gira de Reality (2003) para someterse a una angioplastia que insuflara nueva vida a su castigado corazón. Y corazón es precisamente lo que ha puesto en la nueva composición que nos ha dejado escuchar. Se trata de un ejercicio de nostalgia, una práctica poco habitual en un hombre que solía adelantarse al futuro. A ritmo lento, sin sonidos innovadores, con voz melancólica, nos habla de Berlín. Incluso de lugares concretos que aparecen reflejados en el vídeo que lo acompaña. E The Rise and Fall of Ziggy Stardust and The Spiders From Mars (1972) Quizá el más logrado, e influyente. Al margen de su notable atractivo como disco conceptual, de la imaginación, la audacia y el espíritu innovador que lo envuelve desde el título hasta el diseño de la portada, ofrece una irreprochable sucesión de canciones que empiezan a medio tiempo para acabar con una cara B llena de guitarras rugosas y palpitantes. Low (1977) Editado en pleno estallido punk, Low es una nueva muestra del rechazo de lo previsible de su protagonista, que se enreda de lleno con máquinas, sintetizadores y efectos ambientales para hacer un disco denso, complejo, atmosférico y brillante. Scary Monsters (1980) Después de la trilogía berlinesa, Bowie regresaba al rock más inmediato y guitarrero con un disco sencillo, directo y potente, palpablemente influido por algunas de las bandas británicas del afterpunk de la época. ABC Bowie vivió allí entre 1976 y 1979. Llegó tras un curioso periplo: se marchó aburrido de Los Ángeles; pasó por Londres, donde apareció en la estación Victoria con un saludo nazi (cosas de las drogas, posteriormente se retractó del gesto) se trasladó a Suiza, donde comenzó a pintar y a estudiar arte y música clásica; y terminó en la ciudad alemana, atraído por su ambiente artístico. Allí compartió vida con Iggy Pop y Brian Eno, figura fundamental en la llamada trilogía de Berlín que incluye Low Heroes y Lodger todos ellos influidos por la música de vanguardia del lugar. Para las labores de producción ha recurrido a otro músico, Tony Visconti, que ha colaborado con Bowie desde la época del Space Oddity de 1969, hasta el Reality de 2003. Así que, inesperadamente, el rey del glam se convierte en una de la figuras protagonistas del 2013. Porque este lanzamiento coincidirá con la exposición que a él dedica, a partir de marzo, el museo Victoria y Alberto de Londres. Es el regreso a lo grande de una de los iconos del pop, representativo de un tiempo de fantasía y audacia que quizás ya no volvamos a ver nunca más. De hecho, fue uno de los inpiradores de la época más imaginativa del pop español. Como declaró ayer a ABC Ana Curra, integrante de Alaska y Los Pegamoides y Parálisis Permanente, nos fascinaba lo que tenía de transgresor, además en todos los sentidos: en música, en imagen, en cuestiones sexuales... Es la estrella total que traspasó las fronteras del rock Vídeo de Pablo M. Pita analizando la importancia de la vuelta de Bowie