Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 9 DE ENERO DE 2013 abc. es familia FAMILIA 43 Hasta los 3 años Desde que nacen, los bebés pueden familiarizarse con los libros, ya que entienden su musicalidad y la poesía de las canciones. A esta edad los libros deben garantizar su seguridad: sin piezas pequeñas ni materiales tóxicos, de cartón y con las puntas redondeadas. Desde libros de plástico para el baño hasta otros con diferentes texturas, sonidos, de grandes imágenes y colores vivos. Los libros tienen que ayudar a despertar los sentidos y favorecer el desarrollo evolutivo. A partir del año funcionan determinados personajes, sobre todo animales que permiten a los bebés desarrollar afecto; libros con solapa y ya con palabras que el niño asocia a una imagen. A partir de los dos años comienzan a hablar. Entonces empiezan a identificar objetos, emociones básicas (triste, enfadado, alegre) aprenden formas, rutinas diarias (irse a dormir, cepillarse los dientes) los números, las estaciones, los colores... Se les pueden contar los primeros clásicos adaptados. Los libros deben acompañar el desarrollo evolutivo del pequeño desde sus primeros meses de vida De 8 a 12 años Las lecturas ya son más extensas y complicadas. Las imágenes dejan de ser un complemento para facilitar la comprensión y los relatos crecen en intensidad. Aun así, el libro tiene que ser atractivo y con tipografía clara. Los niños empiezan a ser más críticos y ya no creen todo lo que se les dice. Pero el mundo de la fantasía va a existir. Para saber qué libro le puede ir bien, lo mejor es preguntar qué es lo último que le ha gustado dice Isabel Carril. Su interés por la realidad continúa y se mezcla con la fantasía, tienen un extraño sentido del humor. Les gustan las aventuras de pandillas, los héroes, la ciencia ficción, el misterio y las narraciones detectivescas, personajes con los que se identifican... Una biblioteca que crece con el niño M. J. PÉREZ- BARCO MADRID ingún experto lo duda: el contacto con los libros es primordial desde la cuna. La lectura estimula el desarrollo de los niños, la imaginación, la creatividad, el afecto, les ayuda a conocer y entender el mundo que les rodea... Por eso, los padres deben generar en sus hijos, desde que nacen, la sensación de que la lectura está asociada al bienestar. Los libros ayudan en el conocimiento, pero no hay que olvidar que tambibén ofrecen un contenido lúdico, es una forma de divertirse, de soñar... Y para N cada edad, y para cada niño, hay libros acordes a su desarrollo. Que sean grandes lectores dependerá en gran parte de los padres. Ellos deben conocer cuáles son los intereses y necesidades de sus hijos; dar ejemplo en casa; leer a los pequeños incluso cuando solo balbucean; llevarles a librerías y bibliotecas y nunca, nunca, convertir la lectura en un castigo. Tres expertas ofrecen consejos para saber cuáles son los libros más adecuados según la edad: Eliana Maridueña, de la editorial Juventud; Isabel Carril, directora de publicaciones de la editorial Bruño, y Elsa Aguiar, responsable de contenidos infantiles y juveniles de la editorial SM. De 12 a 14 años Ya disfrutan de historias complejas, de libros con más de cien páginas. Sin embargo, conviene que las frases no sean demasiado largas ni complejas y que prime la acción sobre la descripción. Las ilustraciones casi desaparecen. Se bifurcan entre la fantasía, pero también les interesa conectar con su realidad y lo que están viviendo (amor, sexo, convivencia en las aulas) Se inician en lo romántico. Es buen momento para comenzar con adaptaciones de los clásicos de la literatura. Les gustan las aventuras, los viajes, las novelas de detectives, de espionaje, terror, de contenido sobrenatural. Despiertan el interés por biografías de figuras relevantes, por versiones de mitos y leyendas. De 3 a 6 años El lenguaje, su vocabulario, crece por momentos. Es la etapa de la prelectura y, por tanto, resulta fundamental que el niño entienda el mensaje de los libros, con frases sencillas. Para eso, se puede apoyar en otros elementos, como ilustraciones. Ya pueden seguir una historia con imágenes. Les encantan los libros tridimensionales, imaginativos y de la vida cotidiana, se puede empezar a introducir en valores, en la inteligencia emocional... Disfrutan con libros de juegos y creativos, así como los que tienen canciones, adivinanzas y rimas fáciles. Se sigue trabajando los hábitos, pero ahora de forma diferente: un cuento para el niño al que le cuesta coger el sueño, o que no quiere ir al cole. Se tratan miedos: a la oscuridad, a los monstruos... Hay que estimular la fantasía y saciar su curiosidad dando respuestas a sus preguntas: de dónde viene la leche o por qué cambian de color los semáforos. Y nunca olvidar el cultivo del humor. Nunca se debe convertir la lectura en un castigo De 6 a 8 años Ya son lectores, pueden seguir libros cortos con argumento, donde predomine la imagen, con frases sencillas y palabras nuevas que comprenden fácilmente por el contexto. Mucho cuidado cuando empiecen a leer, porque un libro se les puede hacer cuesta arriba. Esta transición debe ser suave: tienen que recibir su dosis de literatura con el adulto y poco a poco irles soltando la mano. Es la edad de la fantasía, de la imaginación, comienzan a experimentar, a sentir miedos... Por eso les gusta todo tipo de cuentos. Les encantan las series de personajes con los que se pueden identificar (la niña que es un trasto en el colegio y se ha peleado porque le han quitado las pinturas) los libros sorprendentes (novelas de detectives que investigan enigmas... los libros de animales, princesas y piratas... Hay que seguir cultivando los valores (la solidaridad, la honestidad) E introducirles en situaciones reales: papá no tiene trabajo, por ejemplo. Adolescentes Los libros deben abordar temas sobre el ser y el sentir del adolescente, con los que se sienta identificados y que traten aspectos de su interés: preocupaciones sociales, emociones profesionales... Les gustan las novelas realistas de temas contemporáneos: ecología, terrorismo, racismo, enfermedades como la anorexia, bulimia, problemas de adicción, tribus urbanas, novelas de misterio, fantástica, épica de ciencia ficción, poemas de amor, cómics...