Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 9 DE ENERO DE 2013 abc. es economia ECONOMÍA 31 Propuesta fallida Iberia propuso despedir a 680 empleados menos si los sindicatos aceptaban bajar un 3 más los sueldos Reacción de los pilotos Se espera que Sepla no participe en los posibles paros, apelando al laudo de Jaime Montalvo Morosidad en España en 2012 En días En grandes empresas (por sectores) Construcción e inmobiliario Servicios y comercio Industrial Energía 100 234 215 216 163 Media empresas En la administración pública 307 Central Autonómica Local Media administración Los límites que marca la ley 2010 2011 2012 2013 69 149 177 Administración Empresas 55 85 50 85 40 75 90 30 30 60 60 30 ABC Constructoras 120 120 de obra pública Frescos y 30 30 perecederos Fuente: Plataforma multisectorial contra la morosidad y ATA bilidad de reducir el número final de despidos (4.500 trabajadores) en, aproximadamente, 680 si los empleados aceptaban una rebaja de los salarios de un 3 adicional. El resultado de este nuevo ajuste dejaba las retribuciones de los tripulantes de cabina mermadas en un 38 y del personal de tierra en un 33 algo totalmente inadmisible recalcan fuentes sindicales conocedoras del desarrollo de los encuentros. Falta el visto bueno de todos las organizaciones, que suscribieron un acuerdo de coordinación para actuar en bloque. Pero eso no impide que cuenten ya con un calendario de paros sobre la mesa. Para respetar los trámites de convocatoria, estudiarán realizar huelgas en la última semana de este mes, con un mínimo de seis días de movilizaciones. El propósito es no solo obstaculizar la actividad de la compañía, sino que el conflicto se extienda a los aeropuertos españoles gracias a los servicios de handling integrado por unos 6.800 trabajadores. Los pilotos no participarán en esta reunión y tampoco se espera que se unan a las convocatorias, aunque se mantienen en diálogo con el resto de colectivos. Tras la aprobación del laudo que puso fin al conflicto con la compañía, Sepla ha apelado reiteradamente a una de las recomendaciones que les hizo el árbitro, Jaime Montalvo, para desmarcarse de los paros. Los trabajadores de tierra y tripulantes de cabina, que tachan la negociación de fraude pretenden contar con la intervención del Ejecutivo. El Gobierno ha insistido en que Iberia es una empresa privada y no puede interferir. Sin embargo, existe un precedente si esos paros llegan a producirse: un nuevo proceso de arbitraje obligatorio. Las empresas del Ibex- 35 pagan a sus proveedores con 215 días de retraso La demora supone casi el triple del límite que marca la ley, un máximo de 75 días JAVIER TAHIRI MADRID Ante la escasez de financiación, la morosidad afecta a todas las compañías del país. Y las mayores empresas no son las mejores pagadoras. Durante el primer semestre de 2012, las compañías que cotizan en el Ibex- 35 pagaron a sus proveedores con un retraso medio de 215 días, según anunció ayer la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad tras analizar los balances del sector no financiero publicados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Una demora que casi triplica el máximo fijado por la ley actual, 75 días en 2012. Un tope legal que en 2013 se reduce a 60 días para las empresas y a 30 días para las administraciones. Sin embargo, al acotar el cálculo a las empresas del Ibex que no pertenecen al sector financiero, el plazo de devolución de deudas pendientes fue de 175 días de media, un dato que me- jora los 217 días de retraso registrado durante el primer semestre de 2011. La plataforma admite que se registró un descenso de casi el 12 en los plazos de pago a proveedores por parte de las grandes compañías del país en el primer semestre de 2012 con respecto al cierre del año anterior. Una mejora que achacan a la puesta en marcha de la reforma de la ley 15 2010 de Lucha contra la Morosidad, si bien denuncian que este esfuerzo es claramente insuficiente En cuanto a las cifras por sectores, las diferencias se disparan. En el total de empresas cotizadas en España, las compañías de construcción e inmobiliario son las que pagan más tarde, con 307 días de retraso en el primer semestre de 2012, un dato que eso sí, mejoró el del mismo período de 2011, de 408 días. Los siguientes sectores que más dilatan la devolución de sus deudas son el del comercio y servicios, con 229 días, lo que Reducción de los plazos Desde el pasado 1 de enero de 2013 el sector privado debe saldar sus deudas en 60 días, y el público, en 30 supuso una rebaja respecto a los 263 días que registró en el primer semestre de 2011; industria, con 216 días frente a los 209 días registrados entre enero y junio de 2011; y energía, con 100 días, una mejora respecto a los 132 días del mismo período del año anterior. Como recoge la plataforma, las cifras de demora en el pago a proveedores contrastan con las correspondientes a los cobros de estas empresas a sus respectivos clientes. En el primer semestre de 2012, entre las empresas cotizadas, el sector de la construcción e inmobiliario cobró en un plazo medio de 136 días, el industrial lo hizo en 89 días, el de servicios y comercio en 69 días y el de energía en 60. Estos datos evidencian que algunas de estas grandes compañías se financian en cierta manera, a costa de sus propios proveedores, en su mayoría pymes y autónomos critica Antoni Cañete, portavoz de la plataforma. De esta forma, a pesar de la aprobación por parte del Gobierno del plan de pago a los proveedores de las administraciones públicas, Cañete lamenta que en muchos casos el dinero no fluye al siguiente eslabón de la cadena, los acreedores de los que ya han recibido su dinero, en este caso, de las mayores empresas del país. La morosidad ha sido la razón que ha llevado al cierre a 1 de cada 3 empresas en España desde el inicio de la crisis. Por ello, el organismo reclama el establecimiento de un régimen sancionador que castigue a los que sobrepasen el límite de pago legal. Para combatir la morosidad en toda Europa, la UE aprobó la directiva 2011 7, que el Gobierno debe transponer antes del próximo mes de marzo para no arriesgarse a posibles sanciones.