Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 6 DE ENERO DE 2013 abc. es cultura CULTURA 49 Robert de Niro Soy rico. Punto. Sé que ese no es el mundo real FABIÁN W. WAINTAL LOS ÁNGELES C oncretar una entrevista con Robert De Niro no es nada fácil, pero con la ayuda de la organización del Festival de Cine Tribeca, lo conseguimos. Sabemos que es uno de los mejores actores de Hollywood (vale, vale, el mejor) pero lamentablemente no tiene la mejor fama para las entrevistas, por timidez o por no tener demasiadas ganas de hablar sin las palabras definidas por un guión. Con él, la seriedad resulta el peor enemigo. Cualquier incomodidad puede resultar en las más cortas respuestas, con monosílabos. La clave, por experiencia, es lograr que se sienta cómodo, como cuando hace un par de años nos dio el protocolario permiso de llamarlo Bob. Por lo visto, tuvimos suerte. Encontramos un Robert De Niro con buen humor, mucho más agradable de lo normal, abierto a hablar de su vida más allá del cine. Un íntimo Robert De Niro, que ya nada se parece al poco simpático personaje de Los padres de ella o al del viejo clásico Taxi Driver ¿Cómo reacciona cuando se le acerca algún admirador, fuera de un estudio de cine? No tengo ningún problema, pero es gracioso cuando la gente se me acerca a veces con ciertas frases de alguna película mía. ¿Con tantas personas imitándolo con la frase de Taxi Driver You talking to me? suelen hacerlo también delante de usted? No es habitual, pero cuando pasa me sorprende porque no es algo que espere de la gente. No me molesta. Por lo general, las personas suelen ser muy respetuosas. A veces ni siquiera me reconocen, porque no esperan verme fuera del cine. ¿Hay quienes también tratan de pasarle guiones por debajo de la puerta? No, los guiones me llegan a través de mi representante. La mayoría de las veces él los lee antes y en la oficina hay personas especialmente contratadas para leerlos antes que yo, porque no tengo tanto tiempo. Pero suele pasar que alguien que conozco me da un guión y lo leo, si aprecio esa persona (ríe) Son los casos en que respeto el gusto de esa persona. Nunca se sabe, porque un guión puede llegar a tocar- AFP