Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Un espectáculo de hoy enmarcado en la tradición La etiqueta es rigurosa. No en vano, por los salones del palacio de Hofburg desfilan lo más granado de la sociedad vienesa, de la política a la economía. Junto a estas líneas, imágenes de la gala La bailarina Olga Esina será la encargada de abrir la velada en esta ocasión da en centro de congresos, parece el lugar ideal para celebrar una fiesta cuyos invitados podrán bailar, además de hacer lo propio de este tipo de actos: es decir, mirar y ser mirados. Un cuento de hadas que se repite cada año Viena es, en Año Nuevo, la ciudad más parecida a un escenario de cuento de hadas, un lugar que invita a soñar. La nuit de l amour es el lema de la velada de este año, que abrirán Olga Esina y Roman Lazik junto a los solistas del Ballet del Estado de Viena. No faltarán los valses vieneses y las arias de óperas, cantadas por artistas de la Ópera del Estado de Viena y la Volksoper, como Alexandra Reinprecht, que interpretarán piezas de La Traviata Los cuentos de Hoffmann o West Side Story Sorpresas nocturnas El baile cuenta con la participación de altos representantes de la política, la ciencia, la economía y la cultura de Europa y el resto del mundo. La fiesta también suele convertirse en una pasarela para la aristocracia vienesa, que tiene en esta gala un sugerente escaparate. Como es habitual, este año estará presente la plana mayor del Gobierno austriaco, así como representantes de numerosas repúblicas y monarquías europeas. Seguro que la noche también depara sorpresas. Como en el caso del Concierto de la Filarmónica, el Gran Baile ya no está reservado para ricos: las entradas oscilan entre los 65 euros para estudiantes (precio que solo incluye un asiento y una copa de champán) y los 590 euros (que incluyen, entre otras cosas, la cena, acceso al concierto en vivo y la oportunidad de bailar sobre la tari- por el hombre como por la mujer. Sin ma de la sala central) embargo, en la pista de baile es el homSea cual sea el precio de la entrada, bre quien marca el ritmo y el que debe los asistentes tendrán que respetar un demostrar su habilidad para guiar a estricto código de vestimenta. Tal y la pareja. Tras el fin del baile, el homcomo manda la tradición, las mujeres bre debe acompañar a la bailarina hastienen que llevar un vestido de noche ta la mesa. Una invitación al baile siemlargo, cuyo color puede ser elegido al pre puede ser rechazada, pero debe gusto de cada asistente. No obstante, hacerse con encanto y gentilmente el protocolo no escrito establece como el código de conducta texque las bailarinas debutantes tualmente establece. En la PROTOCOLO deben ir vestidas de blanco. mesa, la mujer se sienta Las reglas del Si el vestido no tiene mansiempre a la derecha del baile son muy gas, es aconsejable llevar hombre. Y si la mujer se estrictas en cuanto a una chaqueta que cubra los levanta, el hombre tamvestuario. Rechazar hombros. Los zapatos y el bién debe hacerlo por una invitación ha vestido deberían ser del miscortesía. de ser con gentileza mo color, aunque no es obliEl protocolo arriba degatorio. Por su parte, los homtallado da lugar a una estambres tienen que vestir frac, smopa impresionantemente cereking o uniforme militar de gala con las moniosa que llena cada año pantallas condecoraciones correspondientes. de televisión de todo el mundo y páginas de diarios e Internet. El gusto vieManual de conducta nés por el baile, tradición que se reEl protocolo también establece un ma- monta siglos atrás, se ha convertido nual de conducta escrupulosamente así definitivamente en un producto de detallado para los asistentes: la invi- consumo global con el que se abre cada tación a bailar puede ser hecha tanto nuevo año.