Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 CULTURA MARTES, 1 DE ENERO DE 2013 abc. es cultura ABC La mar de fantasía Se publica una nueva y bella edición con sesenta dibujos espectaculares de la inmortal obra de Julio Verne MANUEL DE LA FUENTE MADRID Eran unos momentos inolvidables. Que a lo largo de la vida y sus industrias más o menos penosas jamás volverían a repetirse. Mejor o peor, los deberes estaban hechos, ya había sonado en la tele en blanco y negrísimo aquello de vamos a la cama que hay que descansar y casi todavía con la tortilla francesa en el estómago llegaba la hora de acostarse... pero con un libro en las manos, por ejemplo aquellos libros ilustrados de Bruguera y su Colección Historias. En sus páginas, entrechocábamos las manos con el bandolero Dick Turpin, con el cruzado Ivanhoe, con BenHur, con Rob Roy, con El Último Mohicano, con los hijos del capitán Grant, con Phileas Fogg y, por supuesto, con el temible y genial Capitán Nemo, surcando los océanos en sus veinte mil leguas de viaje submarino. No había ordenadores, ni videojuegos, pero Julio Verne abría la escotilla de nuestra imaginación y podíamos colarnos en los camarotes, en la biblioteca, en la sala de máquinas, en el puente de mando del legendario batiscafo llamado Nautilus Y el Nautilus vuelve a otra vez a navegar con el libertario y resentido Nemo al timón, a todo trapo por las estanterías de las librerías en la fantástica edición que de la obra acaba de publicar Nórdica Libros con sesenta impactantes ilustraciones deAgustín Comotto, y una nueva y muy afortunada traducción de Íñigo Jáuregui. Un proyecto de largo recorrido, como explica Diego Moreno, editor de Nórdica: En efecto, se trata de un trabajo en el que hemos estado trabajando dos años. La traducción también ha llevado casi un año Comotto, para ilustrar ese futuro que nos invita a contemplar Julio Verne, pensó en los trazos subyugantes y rompedores de las vanguardias europeas, rusas, principalmente, que acierEl Capitán Nemo bien parece un gran héroe de la iconografía del realismo socialista: lobo del mar y de la vida tan plenamente con el contenido del libro, dibujando con presteza y osadía el mundo que Verne imaginaba. Un trabajo exhaustivo, en el que tampoco faltó un detalle de gran importancia, definir el rostro de Nemo, su corazón de vengativo justiciero, su cerebro de intelectual, su alma de científico. Este Nemo, bien parece sacado de un cartel del realismo socialista, pero con una mirada de perdedor, de hombre solitario, de lobo del mar y de la vida. Aventura gráfica Los libros ilustrados y las novelas gráficas vuelven a triunfar como aquellas de Bruguera que hace unas líneas recordábamos. Diego Moreno no tiene ninguna duda sobre el presente y el futuro de este tipo de publicaciones: Los libros ilustrados (junto al cómic y la novela gráfica) son los únicos que están aumentado en lectores. Cada vez lectores de todas las edades descubren el placer de leer clásicos bien editados y con magníficas ilustraciones (a un precio razonable) Son libros que nunca defraudan y son un estupendo regalo De hecho, en Nórdica Libros ya tienen pensados dos proyectos similares y de auténtica categoría. Sí continúa Moreno Creo que ya hemos encontrado el formato ideal para publicar textos fundamentales y extensos. Tengo dos títulos previstos para 2013 y 2014: Los tres mosqueteros y Moby Dick Nemo, el Nautilus y las veinte mil leguas de viaje submarino son para muchos aficionados a Verne los mejores registros de su gigantesca obra. El libro, que originalmente constaba de dos partes, se publicó entre 1869 y 1870 en el Magasin d Éducation et de Récréation Magazín de ilustración y recreo cuando Verne tenía poco más de cuarenta años. Curiosamente, Hetzel, editor del magazín, no estaba contento con ese Nemo, con sus facetas oscuras, con ese arrebol vengativo que le iluminaba la cara cuando se cruzaba con una fragata aureolada por la Unión Jack británica y presto ordenaba zafarrancho de combate y a montar los torpedos. Pero la verdadera historia del capitán Nemo y su atormentada psicología no tardaría mucho en ser desvelada. Apenas cinco años, cuando Julio Verne publicó La isla misteriosa otro de sus momentos sublimes. Nemo quedó para siempre en el fondo de los mares, allá en la isla Lincoln. Quedó también para siempre en nuestra educación sentimental, en nuestra infancia, aquella patria perdida. Como quedaron las palabras del biólogo Pierre Aronnax, voz protagonista de Veinte mil leguas de viaje submarino después del terrible maelström: Por eso, a la pregunta formulada hace seis mil años por el Eclesiastés: ¿Quién ha podido sondear jamás las profundidades del abismo? solo dos entre todos los hombres tienen derecho a responder ahora. El capitán Nemo y yo