Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL MARTES, 1 DE ENERO DE 2013 abc. es internacional ABC Los demócratas aceptan que la subida fiscal afecte solo a los muy ricos La actualización de las pensiones era ayer uno de los escollos para alcanzar un acuerdo EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON Un acuerdo para limitar el aumento de impuestos solo a los más ricos de los ricos se abría anoche paso en las negociaciones entre demócratas y republicanos para evitar que con la entrada del Año Nuevo se produzca el precipicio fiscal un automático aumento generalizado de impuestos y unos drásticos recortes del gasto público. Se considera que esto dañaría la recuperación económica que está experimentando Estados Unidos. Aunque Barack Obama había prometido en la campaña electoral que la subida afectaría a los hogares que ingresan más de 250.000 dólares al año, finalmente los demócratas han aceptado que el umbral del aumento de impuestos se sitúe en casi el doble, en hogares con rentas por encima de 450.000 dólares anuales (340.000 euros) El principio de acuerdo, de todos modos, estaba supeditado a un acercamiento de posturas en otros puntos. Además, de alcanzarse un pacto final, todo quedaba anoche pendiente de un voto en el Senado y también en la Cámara de Representantes, donde la mayoría republicana podía poner en entredicho lo pactado por sus líderes. sonas al que se aumentarían impuestos: los 1,6 billones de dólares en diez años que se pensaba obtener de los hogares con rentas por encima de los 250.000 dólares anuales, se pasaría a unos 600.000 millones de dólares en el decenio si el umbral son los hogares con ingresos de 450.000 dólares. Por su parte los republicanos no aceptan los planes demócratas que la mayor parte de esos ingresos por impuestos se destinen a gasto público en lugar de dedicarse a la reducción del déficit. La conveniencia de reducir la elevada deuda de EE. UU. -unos 16,4 billo- nes de dólares- -es precisamente lo que ha abocado a los dos partidos a este precipicio fiscal El deseo de reducir el déficit en unos 4 billones en diez años llevó a demócratas y republicanos a unas negociaciones a lo largo de 2011 que aún no se han podido cerrar por falta de acuerdo. Ante ese desencuentro, el Congreso se autoimpuso la aplicación de un gran ajuste automático si a final de 2012 no se alcanzaba un pacto. Ese automatismo contemplaba unos recortes del 3 del presupuesto, repartidos a partes iguales entre gasto de Defensa y gasto social. Guerra de cifras 250.000 dólares al año por hogar era el nivel fijado por Obama a partir del cual se aplicaría la subida 450.000 dólares anuales está dispuesto a aceptar Obama como nuevo umbral fiscal a partir de 2013 Fecha límite Esas votaciones podrían retrasarse, a pesar de sobrepasar la fecha límite de final de año, si las negociaciones muestran receptividad por ambas partes y se considera que un acuerdo es posible los próximos días. Ello obligaría a cierta ingeniería de procedimiento para que el aumento de impuestos generalizado que formalmente entraría hoy en vigor no acabe aplicándose a todos los contribuyentes si finalmente se reserva solo a las mayores rentas. Lo que está en juego son unas rebajas fiscales de la era Bush, que Obama ha ido prorrogando cada año, y que suponen un ahorro de 2.500 dólares (1.890 euros) de media por contribuyente. Las discusiones que están conduciendo el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, y el jefe republicano en el Senado, Mitch McConnell, se han visto encalladas en varios aspectos. Uno de ellos es el cálculo de las actualizaciones sobre las pensiones, en las que al parecer finalmente no habrá modificaciones a pesar del planteamiento restrictivo republicano. Otro punto de litigio son los menores ingresos que el Gobierno federal tendrá al reducirse el número de per- El jefe republicano del Senado, Mitch McConnell, ayer, antes de sentarse de nuevo con el vicepresidente Biden AFP EN OBSERVACIÓN DURANTE 48 HORAS Hillary Clinton, hospitalizada por un coágulo de sangre ABC NUEVA YORK La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, fue ingresada ayer en el Hospital Presbiteriano de Nueva York, después de que sus médicos, durante un examen de rutina, le descubrieran un coágulo de sangre, según informó su portavoz, Philippe Reines. Clinton, que había tomado unos días de descanso tras sufrir una contusión después de un desmayo el pasado 15 de diciembre, fue ingresada hoy al encontrarle un coágulo en una parte de su cuerpo no especificada, y está recibiendo anticoagulantes. Los médicos piensan tenerla bajo observación durante 48 horas para evaluar su reacción al tratamiento y otros problemas médicos relacionados con la contusión que sufrió, dijo Reines. Los médicos determinaran si se requieren más medidas añadió el portavoz. Clinton, de 65 años, ha mantenido un ritmo y una agenda muy activa de viajes al exterior como jefa de la diplomacia estadounidense. Había sufrido un desmayo el pasado 15 de diciembre a causa de un problema estomacal que le causó deshidratación y debilitamiento. A raíz de esos problemas de salud, Clinton canceló sus viajes al exterior y su comparecencia anunciada ante el Congreso para debatir las circunstancias del ataque terrorista contra el consulado de EE. UU. en Bengasi (Libia) del pasado 11 de septiembre. Pese a la reelección del presidente Barack Obama en noviembre, Clinton ha dejado claro que no continuará al frente del Departamento de Estado en este segundo mandato.