Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 1 DE ENERO DE 2013 abc. es españa ESPAÑA 15 Pinchazos telefónicos La diferencia son muchos millones de euros; llama a Oriol para que te dé alguna indicación de números Una parte para Oriol El político figura como socio tapado en el organigrama empresarial del trama de las ITV Oriol Pujol en el último Consejo Nacional de CDC INÉS BAUCELLS Oriol Pujol para que le dé alguna indicación de números Las pesquisas de la Agencia Tributaria apuntan claramente a que el secretario general de Convergencia tenía intereses económicos en la trama. Así, distintos puntos del sumario recogen que una parte de la empresa que los imputados iban a crear para gestionar ITVs, Aprime, sería propiedad de Oriol Pujol. Utilizarían sociedades interpuestas y los servicios del abogado de Oriol Pujol, Modest Llopis, para organizarlo. Además del gráfico que hoy reproduce ABC (bajo estas líneas) uno de los detenidos, el empresario Sergi Pastor, dijo abiertamente por teléfono varias veces que él, Sergi Alsina y Oriol se repartirían la mitad de la empresa, como ya publicó este diario. Por otro lado, Hacienda ha acreditado que la esposa de Oriol Pujol, Ana Vidal, recibió pagos de la trama más que sospechosos. El principal de ellos es una factura de 200.000 euros más IVA que el cabecilla, Sergi Alsina, le pide que le haga. Ana Vidal demuestra en una conversación telefónica (6 de octubre de 2011) que el empresario le encarga que le gire facturas y hasta le dicta el concepto que debe poner: Sergi Alsina: Me has de pasar de Avima (empresa de la mujer de Oriol Pujol) una factura en concepto de 200 más IVA en fecha 30 de septiembre y en concepto honorarios según contrato, pago a cuenta honorarios según contrato... Ana Vidal: Vale, pero... vale. S. A. Doscientos mil más IVA. A. V. Esta cantidad, ¿seguro? ¿Lo has hablado con Modest? S. A. Seguro, seguro. Sergi Alsina y el otro amigo de Oriol Pujol, Josep Tous, tenían amarrado el departamento de Industria de la Generalitat. De hecho, CiU había encargado a Tous que reordenara el complicado mapa de las ITV en Cataluña. Tous cobró por estos trabajos de forma irregular, ya que la Generalitat hacía los pagos al político a través de empresas interpuestas y fraccionando los contratos para no sacarlos a concurso. Tous, con la total connivencia de Oriol Pujol y aliado con Alsina, iba a aprovechar esta tarea para sacar nuevas concesiones de ITV que la trama ya estaba vendiendo. Las conversaciones del sumario demuestran que Josep Tous, que estaba a sueldo de Alsina, trataba como un subordinado al subdirector de Seguridad Industrial de la Generalitat, Isidre Masalles, también detenido e imputado. Los integrantes de la trama están acusados de tráfico de influencias, falsedad documental y delito fiscal. Oriol Pujol, que es aforado, no está imputado, pero es probable que, en su momento, la titular del Juzgado de Instrucción número nueve de Barcelona, Silvia López Mejía, envíe la parte que afecta al político al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el competente para imputarlo. LOS MANEJOS DE LA TRAMA BOICOT A TRABAJADORES AMENAZADOS POR UN ERE Mañana le envías al inspector que tenga más mala hos... Los imputados Josep Tous (presidente de la sectorial de Energía de Convergencia) Isidre Masalles (subdirector de Seguridad Industrial de la Generalitat) y Sergi Alsina (empresario cerebro de la trama) todos ellos de la máxima confianza de Oriol Pujol, presionan a las concesionarias de ITV para forzar un nuevo concurso del que beneficiarse. El 4 de octubre de 2011, Tous llama a Masalles: Josep Tous: Mañana le envías al inspector que tenga más mala hos... que es el Pere. ¿Lo conoces? O se lo dices al jefe de sala. Isidre Masalles: ¿El Pere Marquina? Sí, con él hablé del Carlos Sans. J. T. Y le dices ves (sic) a todas las ITV que ganaron, vas y haces un informe de cuál es el estado exacto de actuación y que acabe poniendo si está preparada para hacer inspección técnica de vehículos o no. I. M. Eso es decir que no, nada más que haga tres fotos... (risas) Poco antes, el 26 de septiembre, Tous había hablado con Alsina sobre la empresa Itevelesa: Sergi Alsina: Hemos quedado para vernos y si han de haber heridos, me parece bien, pero muertos no. Con lo cual, ¡escucha! ¡Hablemos! Yo creo que todos se están encaminando hacia la opción de la revisión de oficio. Josep Tous: Vale, ¡cojonudo! Le he dicho a Isidro Masalles empecemos porque el cuatro de noviembre es cuando acaba el año para haber hecho las obras Al otro, para darle por el culo, el día cuatro se levantará acta a las ITV para decir que no han cumplido. Oriol, retrasa al comité para que los asesores trabajemos El principal empresario imputado en el caso de las ITV, Sergi Alsina, tiene un lucrativo negocio de consultoría que asesoró a multinacionales que cerraban sus fábricas en Cataluña. Alsina, a través del grupo Alta Partners, para el que trabaja la mujer de Oriol Pujol, Ana Vidal Maragall, trabajó para la japonesa Sharp buscando un comrador para su planta de Sant Cugat del Vallés (Barcelona) Alsina vendía favores de la Administración, que se los proporcionaba, según revela el sumario, Oriol Pujol. Así, el 6 de abril de 2011, el empresario envía un mensaje a su amigo para que este torpedee una reunión de los trabajadores de Sharp con el consejero de Empresa y Empleo, Xavier Mena: Oriol, me dicen que el comité de empresa de Sharp pide al conseller tener la reunión con él que se canceló. Es importante que esta reunión se retrase lo máximo posible y que en el caso de llevarse a cabo él diga que no sabe nada y que se tiene que dejar trabajar a la compañía y a sus asesores. Sergi Al final, la multinacional del juego Cirsa se quedó con la fábrica de Sharp y Alsina cobró una comisión de dos millones de euros. Dos meses después del SMS del empresario imputado al secretario general de Convergencia, Sharp presentó un ERE para despedir a 189 de los 296 trabajadores con los que contaba en Cataluña. La investigación destapa que Sergi Alsina pagaba facturas ficticias a la mujer de Oriol Pujol. Una de ellas, con fecha 30 de septiembre de 2011, asciende a 200.000 euros más IVA.