Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 AGENDA MIÉRCOLES, 19 DE DICIEMBRE DE 2012 abc. es ABC NECROLÓGICAS PEDRO RODRÍGUEZ- PONGA (1913- 2012) UN SEÑOR DE LA BOLSA L Pedro Rodríguez- Ponga y Ruiz de Salazar nació en Madrid en 1913 y ahí ha fallecido el 16 de diciembre de 2012. Agente de cambio y bolsa, fue síndico- presidente de la Bolsa de Madrid entre 1965 y 1977 y presidió la Federación Mundial de Bolsas. Tuvo diez hijos, entre ellos Estanislao, que fue secretario de Estado de Hacienda (20012004) Rafael, actual secretario general del Instituto Cervantes, y Flavia, directora general de Seguros. os amigos le llamaban Perico Ponga con el mayor de los respetos, los que se merece por su trayectoria y por su comportamiento. Los demás le llamamos don Pedro, síndico de la Bolsa cuando quien le recuerda en esta nota empezaba a bracear en el periodismo económico, a principios de los años setenta. Don Pedro murió el lunes en Madrid, donde nació hace 99 años, sin prejuicio de su raíz asturiana (Langreo) donde nació su padre, médico de prestigio, discípulo de Cajal. D. Pedro se licenció en Derecho en la Central de Madrid para doctorarse en Bolonia, como algunos otros ilustres juristas de su generación y de las siguientes, con un expediente académico lleno de matrículas de honor y premios extraordinarios en cada titulación, desde el Bachillerato elemental. El profesor Garrigues (don Joaquín) al observar que en la lista de examinandos estaba un tal Pedro Rodríguez- Ponga le dijo: A usted tendremos que preguntarle qué es lo que no sabe Ingresó en la Escuela Diplomática en 1942 y al año siguiente en el cuerpo de Agentes de Cambio y Bolsa. Mientras pudo simultaneó ambas condiciones. En la diplomacia llegó a la categoría de ministro. Tomó parte en varias negociaciones comerciales internacionales importantes para España y ejerció como subdirector de la Escuela Diplomática. En la Bolsa ejerció de tesorero y vicesíndico del Colegio hasta que en el año 1965 fue elegido en fervorosa votación según refleja en sus Semblanzas de bol- sistas, banqueros y periodistas su colega Torrente Fortuño. Luego fue reelegido sucesivamente hasta 1977. Fue síndico de aquella Bolsa que cotizaba a viva voz en corros, unos minutos por título o sector, con los bancos protegidos en un sistema de caja que evitaba sorpresas y favorecía a los que estaban al tanto. La Bolsa madrileña iba a más, como la economía española, aunque tropezó con una crisis severa en los primeros años setenta. D. Pedro gobernó aquella Bolsa con estilo, como el señor que era, educado, precavido, atento a detalles y matices, y con buen humor. Un reloj de arena ocupaba sitio en su mesa de síndico, indicando que hay tiempo, que el acercamiento directo a los problemas puede no ser el camino más eficaz o más rápido. Los doce años de síndico de D. Pedro fueron un período de ensanchamiento del mercado, de consolidación, en una Bolsa familiar donde se conocían todos, e incluso algunos tenían sitio fijo en el parqué, incluidos los periodistas, que a última hora de la mañana compartían en torno a la mesa de la sala de la entrada a la derecha los cierres de los valores cotizados, con urgencia para los diarios de la tarde, y sin prisa para los demás. Tras su etapa de agente, D. Pedro ejerció de psicólogo con su título bien ganado. Pero sobre todo fue persona de convicciones religiosas y sociales y padre de diez hijos, cinco varones y cinco mujeres. FERNANDO GONZÁLEZ URBANEJA ESQUELAS EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON PEDRO RODRÍGUEZ- PONGA Y RUIZ DE SALAZAR EX SÍNDICO DE LA BOLSA DE MADRID EX PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE BOLSAS DOCTOR EN DERECHO POR BOLONIA, MINISTRO PLENIPOTENCIARIO. PSICÓLOGO. GRAN CRUZ DE ISABEL LA CATÓLICA, DEL MÉRITO CIVIL, DE SAN SILVESTRE Y DEL DOS DE MAYO FALLECIÓ EN MADRID EL DÍA 16 DE DICIEMBRE DE 2012 a los noventa y nueve años de edad Habiendo recibido los Santos Sacramentos y la Bendición de Su Santidad R. I. P. Su esposa, Excma. Sra. D. Soledad Salamanca Laffitte; hijos, Soledad, Pedro, José María, Fátima, Jaime, Estanislao, Luz, Rafael, Flavia, Ángeles; hijos políticos, sus 25 nietos, sus 5 bisnietos, sobrinos, hermanos políticos, primos, demás familia; y sus colaboradores. RUEGAN una oración por su alma. El entierro se celebró en la intimidad. El funeral se comunicará oportunamente. (3)