Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 1 DE DICIEMBRE DE 2012 abc. es cultura CULTURA 49 José Carlos Plaza Firma la transparente puesta en escena, a base de equilibrios sutiles y depurada construcciones de atmósferas Vicky Peña Culmina una de sus mejores interpretaciones, cincelada al detalle, gesto a gesto le diagnosticó la arteriosclerosis cerebral que fue vaciando la memoria de la mujer que con tanto ahínco había perseguido el latido esencial de las palabras. Al hilo del tratamiento médico, se enhebran diversos instantes de su vida en un desarrollo dramático fluido, emocionante y muy inteligente que amalgama la evocación, el pálpito cotidiano y la ensoñación. Hay momentos de alta tensión escénica, como el del retorno a la pesadilla del tribunal de depuración, que restalla en su mente cuando responde a un sencillo cuestionario del doctor. José Carlos Plaza firma la transparente puesta en escena, a base de equilibrios sutiles y depurada construcciones de atmósferas, de esta hermosa pieza, que aúna el canto de amor por el lenguaje y el tributo de admiración a la dignidad de una mujer discreta que quiso ser libre y dejó clara constancia de ello en su obra. Vicky Peña culmina una de sus mejores interpretaciones, que ya es decir; su filóloga, cincelada al detalle, gesto a gesto, es un ejemplo de firme fragilidad, puro oxímoron (una de las palabras que salen al retortero en el texto) Helio Pedregal encarna con matizada solvencia al neurólogo: su cara cuando la paciente a la que trata de lo que define como delirio de diccionarista le entrega el diccionario es impagable. Estupenda también la interpretación muy de carne y hueso realizada por Lander Iglesias de Fernando Ramón en un montaje que es tanto una lección teatral como de civismo. Vicky Peña (María Moliner) junto a Lander Iglesias (Fernando, su marido) ABC CRÍTICA DE TEATRO El latido de las palabras EL DICCIONARIO su marido, el físico nuclear Fernando Ramón Ferrando. A base de tesón personal y solitario, completó ficha a ficha su gran obra en los ratos que le dejaban libre su trabajo de bibliotecaria y las tareas domésticas. Autor: M. Calzada Pérez. Dirección: J. C. Plaza. Esc. e ilumi. F. Leal. Vest. P Moreno y C. Rodríguez del Hierro. Música y espacio sonoro: M. Díaz. Intérpretes: V. Peña, H. Pedregal y L. Iglesias. Teatro de La Abadía. Madrid. JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Además de un soberbio ejercicio de escritura dramática, esta obra es la hagiografía razonable y laica de una mujer eminente. Digo razonable porque no resulta una cansina y pomposa relación de méritos y virtudes, sino que sitúa a la protagonista, con los pies bien en el suelo, en la órbita de un tiempo y unas circunstancias difíciles, habla de su cotidianeidad, sus silencios, sus cicatrices y de su tránsito postrero hacia la neblina mental. Filóloga, bibliotecónoma y lexicógrafa, María Moliner (1900- 1981) autora del imprescindible Diccionario de uso del español fue alumna de la Institución Libre de Enseñanza, se abrió paso en los estudios a pesar de las estrecheces económicas familiares, diseñó un Plan de Bibliotecas del Estado y fue represaliada tras la guerra civil, como Exquisita sensibilidad En su primera obra estrenada, Manuel Calzada Pérez arquitecto, escenógrafo y ayudante de dirección trenza todos esos datos con exquisita sensibilidad en un paréntesis entre dos discursos de la protagonista: el de la presentación de su diccionario y uno nunca pronunciado, que imagina en el momento de su muerte, dirigido a los miembros de la Real Academia Española, institución que le cerró sus puertas. El tronco de la pieza es la visita de María Moliner al neurólogo que SE ESTRENA MAÑANA Tcherniakov firma en el Real un Macbeth para inteligentes S. GAVIÑA MADRID Como preludio a las celebraciones del bicentenario del nacimiento de Verdi, el Teatro Real estrena mañana (estará en cartel hasta el 23 de diciembre) Macbeth la primera de sus óperas inspiradas en un texto de Shakespeare, que se encargaron de transformar en libreto Francesco Maria Piave y Andrea Maffei. El montaje es una coproducción entre la Ópera de Novosibirsk (donde se estrenó en 2008 con un reparto íntegramente ruso) y la Ópera Nacional de París (Mortier vuelve a tirar de fondo de armario) con el mismo reparto que se vio en la capital francesa: Violeta Urmana, como Lady Macbeth, y Dimitri Tiliakos, en el papel de Macbeth. La producción, creada para un público inteligente según el director artístico del Real, Gerard Mortier, llega en una relectura realizada por Dmtri Tcherniakov, uno de los directores de escena más interesantes del circuito internacional (se presentó en el Real con Eugene Oneguin y repetirá esta temporada con Don Giovanni La obra es una reflexión sobre el po- Violeta Urmana JAVIER DEL REAL der, en el que Macbeth, a su regreso del campo de batalla, recibe laureles y la predicción de un grupo de brujas. Predicciones que una a una se irán cumpliendo y que convertirán a Macbeth, obsesionado por el poder, en un asesino. Tcherniakov presenta al protagonista dominado por unas brujas transformadas en algo más cotidiano. Los amigos, los vecinos... un colectivo. Y yo siempre tengo miedo de los colectivos. El mal sale de ellos asegura el director de escena. Aquí manipularán y jugarán con la voluntad de Macbeth. En cuanto a la partitura, Teodor Currentzis, el director musical, subraya que Verdi vuelve en esta ópera a las formas renancentistas de la composición, con la incorporación de música popular de la época, un folclore ruidoso al estilo del flamenco. Vuelve a la cocina asceta italiana sin aditivos