Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 GENTESTILO SÁBADO, 20 DE OCTUBRE DE 2012 abc. es estilo ABC La princesa Carolina de Mónaco Mette- Marit y Haakon de Noruega Máxima y Guillermo de Holanda Matilde y Felipe de Bélgica Kiryl de Bulgaria y Miriam Ungría Margarita y Simeón de Bulgaria Guillermo de Luxemburgo da el sí, quiero en una discreta ceremonia civil El Príncipe y su mujer, Stéphanie, pasarán hoy por el altar de la catedral de Notre- Dame ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS Guillermo de Luxemburgo, Gran Duque Heredero, y la condesa Stéphanie de Lannoy se convirtieron en la tarde de ayer oficialmente en marido y mujer, después de una sencilla ceremonia en el Ayuntamiento de la capital del pequeño Gran Ducado. Por primera vez en la historia del país, este trámite no ha tenido lugar en el palacio Gran Ducal, sino que, en señal de normalidad, los novios llegaron caminando hasta las oficinas del alcalde, donde cientos de personas les estaban esperando. La ya Gran Duquesa Heredera era el principal centro de atención de las manifestaciones de alegría, aunque ella quiso tener en este momento un discreto recuerdo para su madre, la condensa Alix della Faille de Leverghem, recientemente fallecida, cuyo anillo de compromiso llevaba junto al suyo propio. Tan normal ha sido la ceremonia que hasta se había programado por la tarde, para darle tiempo al primer ministro, el bien conocido Jean Claude Juncker, a volver a la capital desde la cercana Bruselas, donde asistía al Consejo Europeo. Los novios vestían con una elegante discreción, traje de chaqueta claro de Chanel ella y traje azul y corbata morada él, como si fueran a una tranquila tarde de compras en esta ciudad que, como recordó el alcalde Xavier Bettel, está teniendo sus horas de celebridad mundial gracias a esta historia de amor. Guillermo es el último de los herederos de las monarquías europeas de su generación que aún permanecía soltero. Los Príncipes Guillermo y Stéphanie, tras la ceremonia civil, junto a los Grandes Duques Antes de la boda, los novios habían celebrado una recepción con sus amigos más próximos y representantes de la juventud luxemburguesa, ya que a la ceremonia del Ayuntamiento no estaba previsto que asistieran más que los familiares directos y las principales autoridades políticas del país. A la salida, los ya casados cruzaron de nuevo la calle a pie, esta vez junto a los Grandes Duques Enrique y María Teresa. Los novios se prestaron a hacerse fotografías con la gente y a saludar a los niños. Stéphanie no solamente ha cambiado su estado civil, sino que la misma ceremonia sirvió para atribuirle su nueva nacionalidad, después de su renuncia a la ciudadanía belga, gracias a una ley especial aprobada la semana pasada por el parlamento luxemburgués. La nueva Gran Duquesa Heredera es la segunda princesa belga en la familia gran ducal, después de la abuela del novio, la Gran Duquesa Josefina- Carlota, hija del Rey Leopoldo III de los belgas. FOTOS: REUTERS EFE Gala e iglesia A primeras horas de la noche, los representantes de las principales Casas Reales llegaban al palacio Gran Ducal para participar de una cena de gala. La gran ceremonia religiosa se celebrará hoy en la catedral de NotreDame, a la que se espera que asistan los Príncipes de Asturias y otras personalidades muy vinculadas a la sociedad española como es el caso de la Reina Fabiola de Bélgica, Simeón y Margarita de Bulgaria, Kiryl de Bulgaria o Miriam Ungría. Sin embargo, aunque estaban invitados, los Duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, no estarán en Luxemburgo, aunque en su lugar estarán sus tíos los Príncipes Eduardo y Sofía.